LINFEDEMA ¿Qué es y cómo prevenirlo?

      No hay comentarios en LINFEDEMA ¿Qué es y cómo prevenirlo?

Se trata de una afectación relativamente frecuente que se manifiesta con un aumento de volumen en la zona afectada. Normalmente se da en extremidades inferiores, pero también se puede dar en extremidades superiores, cara, tronco o incluso, genitales. Si quiere saber más acerca de esta patología siga leyendo.

Este incremento de volumen se produce como consecuencia de una alteración en el drenaje linfático y puede desarrollarse a cualquier edad. Se produce por acumulación de líquido linfático en el tejido intersticial y se caracteriza por un edema duro con cambios en la piel.

Clasificación del Linfedema:

  • Linfedema primario: se denomina así al que no tiene una causa. Surge por factores genéticos, anomalías en la médula o por alteraciones en los vasos linfáticos. Suelen desarrollarse en menores de 35 años.
  • Linfedema secundario: es el que se produce al existir otra causa que reduzca o bloquee el drenaje de los ganglios linfáticos o por la rotura de los vasos linfáticos locales. Por ejemplo, en las intervenciones quirúrgicas en las que se quitan ganglios linfáticos, existe riesgo de esta consecuencia.

Evolución:

El linfedema se da de forma asimétrica, es decir se puede observar en un brazo, y en el otro no.  Cuando se trata de extremidades inferiores, puede existir dificultad para pellizcar la piel de algunos de los dedos del pie.

Con el paso del tiempo, se producen cambios en la piel de la zona afectada, se vuelve más “gruesa”.

Para evaluar el progreso del linfedema, se puede medir la circunferencia de la extremidad afectada y calcular la diferencia con la extremidad sin alteración.

Complicaciones:

El linfedema puede tener complicaciones que vienen derivadas de la anomalía en el sistema linfático:

  • La complicación más frecuente son las infecciones, tanto por bacterias como por hongos. El alto riesgo de infecciones, viene porque al existir una alteración en la circulación, produce un inadecuado flujo de las células del sistema inmunológico.

En ocasiones los signos típicos de infección en la zona, como el enrojecimiento o dolor, pueden aparecer hasta 24 horas después que otros síntomas más genéricos como la fiebre, dolor de cabeza o vómitos.

  • Esta patología puede afectar a la calidad de vida de las personas y a su capacidad laboral, al verse limitadas ciertas actividades.
  • Se pueden producir infecciones por hongos en las zonas húmedas, por maceración en la zona entre los dedos.
  • Con el paso del tiempo, en ocasiones se producen verrucosidades en la piel afectada, lo que se conoce como “placas de adoquines” o “elefantiasis verrucosa nostra”.

Tratamiento:

El tratamiento debe ser individualizado, personalizado y a manos de un profesional sanitario. Es necesario un abordaje adecuado de la patología, para evitar complicaciones y mejorar la calidad de vida de la persona.

Existen varias terapias, que pueden utilizarse solas o combinadas. En líneas generales, el tratamiento incluye:

  • Terapias físicas: terapia compresiva, con medias, vendas o aparataje; fisioterapia con manipulación y ejercicios.
  • Medicación: siempre que lo recete un médico.
  • Intervención quirúrgica: cuando sea necesario. Poco habitual.

Actuaciones para evitar las complicaciones:

Cuando una persona ha sido intervenida, y le han retirado parte de la cadena ganglionar, es necesario que siga unas recomendaciones para evitar el linfedema o sus complicaciones.

Se debe llevar a cabo una adecuada higiene e hidratación de la zona a diario, como cualquier otra zona corporal.

  • Para evitar la hinchazón: sería adecuado el uso de almohadas para tener la extremidad afectada en alto, movilizar mano o pie de la extremidad afectada cuando esté tumbado. 
  • Para evitar las lesiones e infecciones:
  1. Usar guantes, cuando se vayan a realizar tareas en casa, en el jardín o en la cocina.
  2. Usar dedal cuando vaya a coser algo.
  3. Utilizar protector solar con factor 30 o superior y utilizar repelentes de insectos.
  4. Evitar usar cuchillar de afeitar, es mejor utilizar máquina de afeitar eléctrica para depilarse axilas o piernas.
  5. Evitar utensilios muy calientes o muy fríos, así como las saunas.
  6. Cuando sea necesario un análisis de sangre, canalización de una vía venosa o una inyección, siempre que se pueda, se utilizará la extremidad no afectada.
  7. Evitar usar ropa muy ceñida o utensilios que opriman en forma circular en el brazo o pierna con afectación.
  8. Evitar coger grandes pesos con la extremidad intervenida.

Si tiene dudas sobre las recomendaciones, no dude en consultar con su enfermera, médico y fisioterapeuta de atención primaria.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. MedlinePlus. Cuidados personales con el linfedema [Internet]. 2020. [consultado el 20 de agosto de 2020]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000045.htm
  2. García Corona S, Leyva Rocha T, Gutiérrez Rodríguez K, Vázquez Velo JA, Contreras Ruiz J. Linfedema y lipedema: similitudes y diferencias en su fisiopatología y tratamiento. Dermatología Rev Mex. 2010; 54 (3): 133-140.

Ester Aparicio Posada- EIR 2 Enfermería Familiar y Comunitaria. CS. Circunvalación

Nerea García Granja – Enfermera especialista en Enfermería Familiar y Comunitaria. C.S. Circunvalación

Revisado noviembre 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *