Edulcorantes, otra manera de endulzar tus platos

Los edulcorantes son sustancias naturales o artificiales que tienen como objetivo endulzar los alimentos. Los edulcorantes pueden ser de de alto valor calórico, como la sacarosa (más conocida como azúcar de mesa) y la miel, o de bajo nivel calórico, como la sacarina. A estos últimos son a los que nos vamos a referir en este post resolviendo algunas dudas.

¿Qué son los edulcorantes?

Es importante ser capaz de diferenciar entre los diferentes tipos de edulcorantes para que, a la hora de consumir un alimento, sepamos interpretar su etiquetado (hablamos de cuando aparecen carteles como “light” o “sin azúcar”).

Los sustitutos del azúcar están regulados como aditivos de los alimentos por la Administración de medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration FDA) de Estados Unidos, por lo que la FDA revisa la evidencia científica para garantizar que un sustituto del azúcar sea seguro antes de que pueda utilizarse con los alimentos y las bebidas.

 

¿Qué tipos de edulcorantes existen?

Podemos encontrar varias clasificaciones para los edulcorantes.

  1. Una de ellas es si aportan o no calorías.
    • De esta manera diferenciamos edulcorantes ACALÓRICOS, que no aumentan la glucemia ni contienen calorías. Su valor calórico es 0 Kcal/g. Entre ellos destacan: Aspartamo (E951), Ciclamato (E952), Sacarina (E954), Sucralosa (E955) y Estevia.
    • Los edulcorantes CALÓRICOS pueden a su vez clasificarse en Polialcoholes, que puede reconocerlos porque su nombre termina el -ol. Se producen a partir de azúcares naturales como la glucosa o la fructosa. Se caracterizan porque elevan la glucemia en sangre, pero un 50% menos que los azúcares naturales. Su valor calórico es de 2 kcal/g.Su exceso puede generar efectos laxantes y dolor abdominal. Son: Sorbitol (E420), Manitol (E421), Isomalt (E953), Lactitol (E965) y Xilitol (E967).
  2. Otra forma de clasificar los edulcorantes es en función de su origen. De este modo pueden ser:
    • Naturales como la miel y la estevia
    • Artificiales, como los polialcoholes, el aspartamo, la sacarina, el sorbitol, el xilitol y el eritriol.
  3. La fructosa es junto con el azúcar de mesa y la miel, otro edulcorante calórico que eleva la glucemia y aporta calorías, concretamente 4 kcal/g.

 

¿Cómo se encuentran anunciados los edulcorantes en los alimentos?

Los alimentos que carecen de azúcar natural son muy conocidos. Como hemos visto antes, que no tengan azúcar natural no quiere decir que no eleven la glucemia o que no aporten calorías. Por tanto, es importante estar atentos a las etiquetas de información nutricional de los alimentos para poder conocer su composición.

Debes saber que:

  • Bebidas light o sin azúcar: Suelen estar compuestas de mezclas de edulcorantes no calóricos (sacarina, aspartamo) por lo que no elevan la glucemia ni aportan hidratos de carbono. Muchas bebidas anunciadas como “0 azúcar”  contienen edulcorantes no calóricos (ciclamato y aspartamo).
  • Chicles y caramelos sin azúcar: la mayoría utilizan polialcoholes como edulcorantes. Su abuso puede generar un aporte importante de hidratos de carbono. Algunos chicles sin azúcar tienen como edulcorantes calóricos (isomalt, sorbitol y jarabe de manitol, siendo el sorbitol un edulcorante del grupo de los polialcoholes.
  • Pastelería, bollería, galletas o turrones: suelen utilizar polialcoholes, por lo que elevan la glucemia, aunque menos que el azúcar.
  • Chocolates y helados: Utilizan polialcoholes, pero en mayor cantidad que en la pastelería o bollería.

 

¿Qué beneficios puede aportar un sustituto del azúcar?

Muchos evitan el consumo de azúcar por la condición de ingerir menor número de calorías, como las personas con obesidad o sobrepeso, o para evitar el aumento de la glucemia, como las personas diabéticas, pero hay otras razones por las que se puede evitar tomar este producto.

Los beneficios por tanto de los sustitutos del azúcar son los que hemos dicho antes, es decir, que no aumentan los niveles de glucosa en sangre (especialmente los acalóricos), lo que beneficia a los pacientes diabéticos, favorecen la pérdida de peso (concretamente los edulcorantes acalóricos), beneficiando a pacientes con sobrepeso y obesidad, no intervienen en el desarrollo de caries dentales (en concreto, el xilitol las previene al proteger el esmalte dental).

 

¿Cuál es el mejor sustituto del azúcar?

Dependerá de las preferencias del consumidor y del uso que se le va a dar. Por ejemplo, en lo que respecta al sabor, el eritriol y el xilitol son los que más se parecen al azúcar. La estevia también es muy aceptada, aunque puede aportar un sabor ligeramente amargo. En postres, el xilitol, el eritriol, la estevia o el aspartamo son los más utilizados.

 

¿Existen dudas sobre sus efectos secundarios?

Hace tiempo que se estudian los posibles efectos cancerígenos de lo sustitutos artificiales del azúcar, pero no hay resultados concluyentes al respecto. Los edulcorantes más utilizados y autorizados en la Unión Europea son aspartamo, sacarina y sucralosa.

La FDA por su parte, ha aprobado varios edulcorantes por considerarlos seguros para el consumo, y son acesulfamo K, aspartamo, neotamo, sacarina, estevia, sucralosa.

 

¿Pueden producir efectos adversos?

Hay que consumir estos productos en cantidades recomendadas, pues, aunque se consideran seguros, pueden generar efectos adversos como el xilitol, que genera flatulencia, distensión y dolor abdominal y diarrea si se consume en dosis superiores a 50g diarios, y el espartamo, que puede producir mareos, dolor de cabeza o alteraciones digestivas.


Recomendaciones finales:

  • Aunque hay controversias acerca de los posibles efectos beneficiosos y al importancia y coste que supone para la salud pública la alta tasa de enfermedades crónicas como la obesidad o la diabetes, los edulcorantes podrían constituir una estrategia en el tratamiento dietético, ya sea como medida de prevención primaria o secundaria, así como en el tratamiento de la obesidad. No obstante, hay que evitar su uso indiscriminado.
  • En resumen, lo mejor sería acostumbrar nuestro paladar a los sabores naturales de los alimentos evitando en todo lo posible el consumo de azúcares añadidos, polialcoholes y edulcorantes. Se pueden utilizar fruta, canela, coco rallado, frutos secos, para reducir la cantidad de azúcar de las comidas.
  • En caso de que agradarnos el sabor de los alimentos sin aportar azúcar, se puede usar con seguridad los edulcorantes sustitutivos del azúcar siempre y cuando formen parte de una alimentación equilibrada combinado con actividad física.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  1. semFYC – PAPPS – Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud [Internet]. semFYC – PAPPS. 2020 [cited 3 May 2020]. Available from: https://papps.es/
  2. García-Almeida J. M., Casado Fdez Gracia M.ª, García Alemán J.. Una visión global y actual de los edulcorantes: aspectos de regulación. Nutr. Hosp.  [Internet]. 2013 jul [citado 2020 mayo 03]; 28(Suppl 4): 17-31. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112013001000003&lng=es.

Fátima Villafañe Sanz
Médico residente MFYC, CS. Arturo Eyries, Valladolid. 

 

Revisado: julio 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *