Traumatismo craneoencefálico (TCE)

¿Qué es un TCE?
Llamamos TCE a cualquier daño en el cerebro producido tras un golpe, impacto o
sacudida causada sobre la cabeza. Dependiendo de la extensión del daño, los TCE pueden ser leves, moderados o graves.


Cuando el TCE es leve, podemos denominarlo conmoción cerebral. Generalmente, la conmoción cerebral genera síntomas que desaparecen a los pocos días o semanas de la lesión, mientras que los TCE más graves, pueden producir daño cerebral permanente, coma o incluso la muerte.

¿Cuál son las causas del TCE?
Hay muchas situaciones que pueden generar un TCE. Entre ellas la más frecuente son los accidentes de tráfico, seguidos de las caídas. Otras causas son movimientos de aceleración o desaceleración sin traumatismo directo sobre la cabeza, abuso infantil, lesiones deportivas o recreativas, cuerpo extraño que penetra en cráneo, etc.

¿Qué consecuencias tiene un TCE?
Las personas que sufren un TCE pueden desarrollar uno de los siguientes procesos:

  • Conmoción cerebral o TCE leve: se debe a una caída fuerte o un golpe en la cabeza que condiciona una sacudida del cerebro. Generalmente no se acompaña de pérdida de conciencia.
  • Fractura craneal: el hueso que rodea el cerebro se rompe. A veces los huesos roto desgarran el tejido cerebral y causan otros daños como por ejemplo sangrado.
  • Hematoma intracraneal: es el sangrado dentro del tejido craneal que puede acumulares y coagularse. Puede aparecer inmediatamente después del traumatismo, o hacerlo después de varios días o semanas.

¿Cuáles son los indicadores de mal pronóstico?
Las situaciones que se asocian a peor pronóstico son:

  • Disminución de la temperatura corporal por debajo de 35ºC.
  • Hipotensión en las primeras horas del evento.
  • Mecanismo de lesión de alta energía.
  • Edades extremas de la vida.
  • Alteración del nivel de conciencia.
  • Cambios en las pupilas.
  • Tratamiento anticoagulante (sintrom) o antiagregante (Adiro o clopidogrel).
  • Alteraciones en las pruebas de imagen.

¿Cuál es la clínica de un TCE?
Las manifestaciones del TCE dependen de su gravedad. Además hay que tener en cuenta que algunas expresiones del TCE no aparecen inmediatamente después del evento traumático, sino que tardan varios días o semanas en hacerlo.
Si el TCE es leve, lo más habitual es que aparezca mareo, náuseas, dolor de cabeza, dolor de cuello, zumbido en los oídos (conocido técnicamente cono acúfeno), visión borrosa, confusión, breve pérdida de la conciencia.
En TCE graves, podremos observar náuseas o vómitos persistentes, dolor de cabeza persistente, pupilas dilatadas (más grandes de lo normal). dificultad para despertarse, caminar o hablar, debilidad o entumecimiento en los brazos o las piernas. drenaje de líquidos sanguinolentos o transparentes a través de oídos o nariz y convulsiones.

¿Qué debo hacer ante un TCE?
Si ha sufrido un golpe en la cabeza, es recomendable acudir a un centro de salud para recibir atención médica.

¿Qué exploraciones debe hacer mi médico?
El médico le realizará preguntas acerca de las características de la lesión y sobre los síntomas que presenta. Además practicará un examen neurológico y explorará sus lesiones si es que existen.
Con esta exploración su médico podrá determinar la gravedad del TCE. En algunos casos, para objetivar la existencia de alguna lesión craneal o cerebral, puede ser necesario realizar alguna pruebas de imagen, como radiografías, tomografía axial computarizada (TAC) o resonancia magnética (RMN).

¿Puedo prevenir de alguna manera sufrir un TCE?
Sí. De hecho todas las personas podemos seguir las siguientes recomendaciones para ello:

– En el coche:

  • Usar siempre el cinturón de seguridad.
  • Uso adecuado de los dispositivos de seguridad como los asientos infantiles.
  • No conducir después de haber consumido drogas o alcohol.
  • Usar casco para viajar en moto, así como al hacer deportes y actividades como ciclismo, patinaje, equitación, esquí, etc.
  • Evitar los deportes y actividades peligrosas.

– En el domicilio:

  • Eliminar obstáculos susceptibles de generar tropiezos como las alfombras.
  • Instalar pasamanos y barras de sujeción en las escaleras o en el baño.
  • Instalar protectores de ventanas y mesas.
  • Usar puertas de seguridad en la parte superior e inferior de las escaleras.
  • Instalar, en la superficie de los patios de recreo, un material que absorba los golpes, como espumas, poliuretano o arena.

En caso de sufrir un TCE, ¿Qué tratamiento debo seguir?
El tratamiento del TCE depende del tipo, lugar y gravedad de la lesión. Si sufre tiene un TCE leve, el tratamiento consistirá principalmente en reposo. Los analgésicos pueden ayudar a aliviar los dolores de cabeza y el dolor de cuello. Asimismo, debería seguir unas pautas de observación en su domicilio durante 24-48 horas, para detectar cualquier síntoma nuevo o un empeoramiento de los síntomas (puede descargarlas aquí ).
Si el TCE es moderado o grave, su médico comenzará su atención estabilizando la lesión con el objetivo de evitar daños mayores.
En algunos casos como en los sangrados cerebrales o en las fracturas craneales puede ser necesaria la cirugía.
Finalmente, algunos pacientes que sufren TCE grave necesitan rehabilitación con el objetivo de mejorar la capacidad de realizar las actividades cotidianas.


Cuestiones importantes:

  • La mayoría de los traumatismos en la cabeza son leves y no producen daños.
  • Lo más frecuente es que no sea necesario realizar ninguna prueba de imagen.
  • Es normal que en las primeras horas del evento el paciente esté asustado, aturdido, tenga dolor de cabeza y no recuerde algún momento del traumatismo.

Fátima Victoria Villafañe Sanz
MIR 1 Medicina Familiar y Comunitaria. Centro de Salud Arturo Eyries.

REFERENCIAS:
1. Lesión cerebral traumática. familydoctor.org. https://es.familydoctor.org/condicion/lesion-cerebral-traumatica/
2. Atención primaria, Fisterra: portal de salud para médicos y pacientes.

REVISADO: Noviembre 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *