Listeriosis

Son muchas las noticias durante los últimos meses sobre toxiinfecciones alimentarias producidas por Listeria, en su mayor parte por el consumo de carne infectada.  Por eso, queremos acercar un poco más el tema a nuestros seguidores y poder resolver así las dudas que seguro están surgiendo. Si quieres saber más, sigue leyendo nuestro post.

¿Qué es la Listeria?

Listeria es una familia de bacterias que contiene diez especies. Uno de estos, Listeria monocytogenes (LM), causa la enfermedad listeriosis.

La listeriosis es una enfermedad principalmente de transmisión alimentaria, que puede presentarse en su mayoría como casos esporádicos y, ocasionalmente, como brote epidémico.

Las características de supervivencia y crecimiento en alimentos están favorecidas por su capacidad para resistir a temperaturas de refrigeración bajas (crece entre -1 y 45 ºC), pH bajo, baja actividad de agua y elevada salinidad, todas ellas condiciones empleadas para la conservación de alimentos.

¿Cómo se transmite la listeriosis?

  • Alimentaria: el 99% de los casos se transmite por el consumo de productos crudos o insuficientemente cocidos, contaminados por contacto con animales enfermos o durante su procesado. Es frecuente la aparición de casos en alimentos ya preparados que necesitan ser refrigerados y están “listos para su consumo” o precocinados.
  • En profesionales o personas en contacto directo con animales infectados o sus tejidos(labores de asistencia al parto, tareas realizadas en mataderos, contacto con excrementos de animales infectados, etc.) y de la industria alimentaria.
  • Transplacentaria: de la madre infectada al feto.
  • Entre los profesionales sanitarios que manejan muestras (sangre, tejidos) de pacientes enfermos.

¿Hay algún grupo de población más susceptible a esta infección?

Los adultos mayores tienen un riesgo más elevado. Esto es debido a que, a medida que las personas envejecen, su sistema inmunitario y sus órganos no tienen tanta capacidad para identificar y eliminar microorganismos potencialmente dañinos, incluidos los que causan la intoxicación alimentaria. Además, muchos adultos mayores tienen enfermedades crónicas que pueden debilitar el sistema inmunitario y facilitar el desarrollo de este tipo de infección.

Por el mismo motivo, las personas con el sistema inmunitario debilitado debido a enfermedades subyacentes (cáncer, diabetes, enfermedad hepática o renal, alcoholismo, infección por el VIH o sida, etc.) tienen más probabilidades de contraer una infección por Listeria.

Por último, las mujeres embarazadas también tienen una mayor susceptibilidad de contraer esta infección. La listeriosis durante el embarazo suele ser una enfermedad relativamente leve «similar a la gripe». Aunque la enfermedad grave en la madre es rara, la infección durante el embarazo puede provocar aborto espontáneo, muerte fetal, parto prematuro y sepsis o meningitis en el recién nacido. Puedes leer más sobre listeriosis en el embarazo en nuestro post publicado hace unas semanas.

¿Qué síntomas puedo notar?

La Listeria monocytogenes (LM) tiene dos formas de presentación, la invasiva potencialmente grave y la no invasiva o forma leve. La probabilidad de que se desarrolle la listeriosis invasiva depende de las características de las personas afectadas, el número de organismos consumidos y la virulencia de la cepa de LM. En general, la infección en la mayoría de las personas expuestas es normalmente no invasiva, asintomática y de ocurrencia relativamente baja.

Las personas con sistemas inmunes normales rara vez desarrollan infección invasiva (asintomática hasta en un tercio de los casos). Sin embargo, pueden experimentar una gastroenteritis febril aguda autolimitada después de la exposición a altas dosis de esta bacteria.

En adultos mayores y personas con afecciones inmunocomprometidas, las presentaciones clínicas más comunes son infecciones invasivas, que pueden producir cuadros graves como la meningitis o infección de otras partes del organismo.

¿Cómo se diagnostica la listeriosis?

La listeriosis generalmente se diagnostica cuando en un cultivo bacteriano (un tipo de prueba de laboratorio) crece la Listeria monocytogenes a partir de un tejido o líquido del cuerpo, como la sangre, el líquido cefalorraquídeo o la placenta.

¿Existe tratamiento para esta enfermedad?

Sí. El tratamiento se realiza con antibióticos, casi siempre en forma intravenosa, en los casos graves. En las formas leves, un tratamiento sintomático será suficiente (dieta y/o analgésicos habituales).

¿Qué debo hacer si sospecho que he podido ingerir un alimento contaminado?

Si tienes dudas sobre si has podido tener contacto con alimentos contaminados y has presentado alguno de los síntomas arriba referidos, deberás acudir a tu médico para que te evalúe. Él te indicará si precisas tratamiento y de qué tipo.

¿Qué puedo hacer para evitar contraer una listeriosis?

Para prevenir la listeriosis es importante seguir buenas prácticas de fabricación, prácticas correctas de higiene y el control efectivo de la temperatura en toda la cadena de producción, distribución y almacenamiento de alimentos, incluso en el hogar.

Desde la Agencia Española de Consumo, Salud Alimentaria y Nutrición (aecosan), se han difundido varias recomendaciones en cuanto a la conservación de alimentos. Aquí te dejamos algunos:

  • Mantén limpia tu nevera. Límpiala a fondo al menos una vez al mes.
  • Mantén separados los alimentos crudos de los cocinados.
  • Lee las etiquetas para conocer las condiciones de conservación de cada alimento y las fechas de caducidad/consumo preferente.
  • Ordena tu nevera. De arriba a abajo:
    1. Alimentos cocinados o listos para el consumo.
    2. Carnes y pescados crudos.
    3. Frutas y verduras (ponlas en el cajón de la nevera).
    4. Sitúa delante los alimentos que tienes que consumir antes.
    5. Descongela los alimentos en los niveles inferiores de la nevera.
  • Almacena los alimentos siempre en recipientes cerrados.
  • Refrigera o congela los alimentos cocinados lo antes posible. Si los separas en porciones se enfriarán antes. Pon etiquetas con la fecha para saber cuándo se prepararon.

Si quieres conocer más recomendaciones puedes visitar las siguientes webs:

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/subdetalle/listeria.htm

https://www.cdc.gov/spanish/listeria/education.html


Alba Hidalgo Benito
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid
Técnico Superior en Nutrición Humana y Dietética

 

REFERENCIAS:

 

Revisado: septiembre 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *