¿Tecnoestrés, tecnoadicción o entretenimiento durante el confinamiento?

EL uso de las tecnologías de la información y comunicación (conocido como TIC) se ha introducido con rapidez en nuestra sociedad, formando parte irreversiblemente de nuestro día a día. Las TICS han modificado nuestras vidas en muchos ámbitos, en nuestra forma de relacionarnos, ámbitos culturales, económicos, docentes, y laborales.

Debido al estado de alarma que hemos vivido, estos días más que nunca hemos recurrido al uso de estas nuevas tecnologías para estar informados, entretenernos, trabajar, realizar reuniones o entrevistas, asistir a clases y exámenes a distancia, ponernos en forma o para estar en contacto con nuestras familias y amigos, que en estas circunstancias no nos hemos podido ver en persona.

El trabajador o usuario por falta de formación, adaptación o por el uso inadecuado de las tecnologías, puede que no se adapte a las exigencias que se le piden, dando lugar a un nuevo riesgo, denominado “Tecnoestrés”.

Actualmente se clasifican dos tipos de trastornos derivados del uso inadecuado de las TICS en el trabajo, educación y en general: la tecnofobia (hace referencia al desarrollo de actitudes negativas hacia las TIC) y la tecnoadicción (engloba los síntomas afectivos o ansiedad relacionada con el alto nivel de activación psicofísica del organismo), siendo ambas consideradas como elementos motivadores del estrés.

La Tecnoadicción es un fenómeno relativamente nuevo que nace como resultado del uso excesivo de las diversas tecnologías aparecidas en las últimas décadas: televisión, videojuegos, teléfono móvil y participación en redes sociales, chats y foros de internet, etc. Suele ir unido a otras patologías relacionadas con el estrés, los problemas de atención y el bajo rendimiento escolar.

Lo que más prevalece en nuestra sociedad y más en estos momentos, es la Tecnoadicción, que podemos definirla como una alteración que se caracteriza por la incontrolable necesidad de hacer frente a un uso continuado, obsesivo y compulsivo de las nuevas tecnologías en todo momento y en todo lugar.

 

Factores de riesgo que favorecen la Tecnoadicción:

  • Alteraciones de la personalidad: introversión acusada, baja autoestima y alto nivel de búsqueda de sensaciones.
  • Déficit en las relaciones interpersonales: timidez y fobia social.
  • Déficit cognitivo: fantasía descontrolada, atención dispersa y tendencia al distraimiento.
  • Alteraciones psicopatológicas: ansiedad, depresión, etc

 

¿Cómo puedo saber si padezco Tecnoadicción?

Los síntomas que podemos encontrar en una persona que sufre este tipo de tecnoestrés serían:

  • Trastornos de sueño (insomnio o excesiva euforia)
  • Alteraciones en la alimentación.
  • Preocupación excesiva por las TIC y pérdida de interés por otras actividades.
  • Depresión, ansiedad, irritabilidad.
  • Ignorar o negar las consecuencias negativas asociadas al abuso de las TIC.
  • Aislamiento y soledad.
  • Abandono y fracaso escolar.

La persona pasa mucho tiempo “conectado” a la actividad adictiva, en este caso seria, las tecnologías; y esto hace que se reduzca el tiempo que se dedica a otras actividades tales como la familia, las relaciones sociales y las aficiones (haciendo referencia al periodo previo a la condición actual).

En el caso de hablar de un trabajador que usa las TIC en su ámbito laboral, se denomina que tienen adicción, cuando están constantemente conectado al trabajo, dificultando la conciliación de su vida personal y familiar, así como de su salud.

 

Lesiones físicas por el abuso de las TIC:

El uso excesivo de las tecnologías, también puede producir lesiones físicas o en otros ámbitos, como, por ejemplo:

  • Falta de concentración y memoria.
  • Sobrecarga y contracturas cervicales.
  • Estrés visual.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Obesidad y sedentarismo.
  • Problemas de audición.

 

Como en cualquier otra adicción, se dan los siguientes fenómenos:

  • Tolerancia (necesidad de aumentar el tiempo que pasa utilizando el dispositivo para alcanzar el mismo efecto/bienestar).
  • Abstinencia (sensación desagradable e irritante que experimenta la persona cuando no puede usar las TIC)
  • Dependencia (cuando la persona necesita aumentar progresivamente el tiempo de uso de las TIC y se siente molesto si no puede aumentar ese tiempo).

 

¿Cómo prevenir el Tecnoestrés?

Las estrategias que debemos de llevar a cabo para prevenir este trastorno serían:

  • Limitar el uso de aparatos y pactar horas de uso del ordenador.
  • Fomentar la relación con otras personas.
  • Potenciar otras aficiones como la lectura, el cine y otras actividades culturales.
  • Estimular deporte y actividades en equipo.
  • Desarrollar actividades grupales, como las vinculadas al voluntariado.
  • Estimular la comunicación y el diálogo en la propia familia.
  • La limitación del tiempo de conexión a la red en la infancia y adolescencia (no más de 1,5-2 horas diarias, con la excepción de los findes de semana), así como la ubicación de los ordenadores en lugares comunes (el salón, por ejemplo) y el control de los contenidos, constituyen estrategias adicionales de interés.

En el ámbito laboral, la mejor prevención sería disminuyendo las demandas para evitar el cinismo y aumentar los recursos para impedir el agotamiento emocional.

 

Actualidad

En estos momentos de confinamiento, el uso e incluso el abuso de las tecnologías es inevitable, para ocio, entretenimiento, asuntos laborales y educativos, y para comunicarnos con nuestras familias y amigos.

Pero no dejemos que esto nos lleve a una tecnoadicción, cuando este estado de alarma acabe y volvamos a la normalidad.

 


 

Ester Aparicio Posada
EIR Enfermería Familia y Comunitaria. C.S. Circunvalación

 

REFERENCIAS:

  1. Aragüez Valenzuela, L. El impacto de las tecnologías de la información y de la comunicación en la salud de los trabajadores: el tecnoestrés. e-Revista Internacional de la Protección Social, 2 (2), 169-190. 2017
  2. López Herrero AC. Diseño, implementación y evaluación de un programa de intervención educativa para la prevención de trastornos derivados del uso de las tecnologías en ESO. Universidad de Murcia. 2015

 

Revisado: mayo 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *