Sobre el Parkinson

 

Hoy vamos a hablar sobre el Parkinson en este post. Si quieres informarte sobre esta enfermedad, pulse para seguir leyendo.

¿Qué es?

Es una enfermedad degenerativa y progresiva del Sistema Nervioso Central (SNC) causado por la degeneración de un determinado tipo de neuronas ó células del sistema nervioso , que se caracteriza por síntomas no motores que acompañan o preceden a los síntomas motores.

Puede presentarse en cualquier momento de la vida adulta, aunque la mayoría de los pacientes presentan los primeros síntomas entre la 5ª y la 7ª década . Se considera de inicio temprano cuando comienza antes de los 40 años

Es una enfermedad crónica e invalidante por lo que requiere un abordaje terapéutico multidisciplinar que aglutine el tratamiento farmacológico, las terapias rehabilitadoras y la atención socio-sanitaria integral en la que colaboran las asociaciones de pacientes

 

¿Se conoce la causa?

No, y probablemente sea multifactorial . Se conocen algunos factores que aumentan la probabilidad de padecerla entre los que se encuentran una cierta susceptibilidad genética (se detecta historia familiar en menos del 10% de los casos, y es más frecuente en los casos de inicio precoz) , la exposición a tóxicos externos, la presencia de factores ambientales e incluso haber sufrido traumatismos craneoencefálicos previos

Progresa lentamente y no es contagiosa

Sin embargo existe otro cuadro clínico similar a la EP denominado Parkinsonismo que es secundario a otros procesos, fundamentalmente fármacos

 

¿Qué síntomas  sugieren enfermedad de Parkinson?

La evolución clínica es tan insidiosa que hace que en muchas ocasiones pase desapercibida, lo cual supone un retraso en el diagnóstico que generalmente es de 3 a 4 años desde el inicio de los síntomas. A medida que progresa la enfermedad el diagnóstico es más certero

Las primeras manifestaciones no son específicas y pueden consistir en ansiedad, irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño, depresión (presente en el 40% de los pacientes), fatiga, hiposmia ó disminución del olfato, estreñimiento , voz monótona, urgencia e incontinencia urinaria , seborrea, sudoración excesiva, y deterioro cognitivo o demencia .

En otras ocasiones aparecen los síntomas motores típicos desde el inicio, y que son:

–       Temblor, que es el primer síntoma en el 60-70% de los casos y puede permanecer como única manifestación durante varios años, , y no es exclusivo de esta enfermedad. Aunque es el síntoma más conocido , casi nunca es el único.

Se trata de movimientos oscilatorios  lentos , involuntarios y más o menos rítmicos que aparecen sobre todo en manos, pies, labios y mentón, y se aprecian en reposo. Asociado a la rigidez hace que las manos adopten una postura típica que se denomina “temblor de contar monedas” y generalmente es unilateral ó asimétrico al inicio de la enfermedad.

–       Bradicinesia ó lentitud y pérdida de los movimientos espontáneos y automáticos. Es necesario para su diagnóstico y uno de los síntomas más incapacitantes

–       Es típica la pérdida del balanceo de los brazos al caminar, así como  el “bloqueo” a la hora de comenzar a caminar, para levantarse de la silla y girarse en la cama. Es responsable de la típica inexpresividad facial (disminución del parpadeo, pérdida de los gestos) y de la caligrafía pequeña.

–       Rigidez muscular: se encuentra en el 90% de los pacientes pero también en otros trastornos del movimiento . Los músculos están tensos y contraídos sintiendo dolor, rigidez o debilidad . Suele tener inicio unilateral , aumentar con las emociones y disminuir con el sueño

–       Inestabilidad postural y alteraciones de la marcha: aparecen más tardíamente y tienen mala respuesta al tratamiento. El paciente adopta una postura característica inclinando hacia delante los hombros y la cabeza . La marcha se caracteriza por pasos cortos y rápidos , arrastrando los pies con disminución del braceo, por lo que son frecuentes las caídas.

 

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se basa en la historia clínica y la exploración neurológica, así como con la respuesta al tratamiento . Aunque el diagnóstico de certeza sería  anatomo-patológico, es excepcional que se recurra a él.

 

¿Son necesarias pruebas complementarias?

No existe ninguna prueba que permita apoyar o confirmar el diagnóstico. Los métodos de neuroimagen (TAC, Resonancia Magnética Nuclear,…) se usan para excluir el origen secundario del cuadro y para hacer el diagnóstico diferencial con otros procesos.

 

¿Con qué otros cuadros se puede confundir?

Frecuentemente se diagnostican erróneamente como EP los siguientes cuadros:

–       Parkinsonismo secundario a fármacos (25% de los parkinsonismos)- la clínica aparece a los pocos días de iniciar el tratamiento y suelen desaparecer al cabo de unas semanas tras su retirada

–       Parkinsonismo vascular por infartos del SNC

–       Temblor esencial : temblor postural que empeora con los movimientos voluntarios y mejora con escasas cantidades de alcohol, con la relajación y con la concentración . Presenta escasa o nula progresión, no se asocia a otros síntomas y en el 50% de los casos existen  antecedentes familiares . Es el trastorno del movimiento más frecuente

 

¿Cuál es su evolución?

La evolución depende de cada persona y de la respuesta al tratamiento, y puede llevar más de 20 años aunque en otros casos evoluciona más rápidamente. Al cabo de 10-15 años la mayoría de los pacientes presentan una importante discapacidad y son dependientes para las actividades básicas de la vida diaria

Entre las complicaciones en etapas más avanzadas se encuentran las que afectan al sistema respiratorio y las caídas

 

¿Tiene tratamiento?

El objetivo del tratamiento es mejorar la calidad de vida, haciendo que mantenga su autonomía el mayor tiempo posible, siendo el tratamiento  sintomático de la enfermedad  la pieza clave. Incluye el tratamiento no farmacológico y el tratamiento farmacológico

Cuando se trata de un parkinsonismo secundario, se debe tratar la causa.

Generalmente es el especialista en neurología el que instaura el tratamiento farmacológico , que se debe individualizar teniendo en cuenta la edad del paciente, los síntomas , el grado de discapacidad que presenta, las enfermedades concomitantes y la toma de otros fármacos .

También es necesaria la colaboración del médico de familia  en su seguimiento, así como la  de otros profesionales del Equipo de Atención Primaria como personal de enfermería,  fisioterapeuta y  trabajador social . En determinados casos puede ser útil el apoyo de un logopeda

       Tratamiento no farmacológico:

Lo más importante es informar al paciente y a sus familias sobre la enfermedad, así como de la existencia de ayudas sociales, asociaciones y grupos de apoyo.

También es deseable que hagan ejercicios de rehabilitación cuyo objetivo es la mejoría de los movimientos voluntarios, el equilibrio, la postura y disminuir las alteraciones del tono muscular para poder mejorar la calidad de vida y mantener su autonomía el mayor tiempo posible . Se recomiendan ejercicios de movilización tanto activa como pasiva , y la potenciación de la flexibilidad  mediante ejercicios de estiramiento.

 

–       Tratamiento farmacológico:

Ante la sospecha, se iniciará el tratamiento cuando los síntomas empiecen a interferir en la vida diaria , lo cual parece disminuir el riesgo de desarrollar complicaciones secundarias al tratamiento

Aunque ningún tratamiento cura o retrasa la evolución, el tratamiento más eficaz que produce una rápida mejoría de los síntomas y signos de esta enfermedad es la Levodopa. Se debe iniciar con dosis bajas , que se irán subiendo según la evolución de la enfermedad . Tiene efectos secundarios como son la hipotensión ortostática ( bajada de tensión arterial al incoroprarse), nauseas, los vómitos y anorexia, alucinaciones y trastornos del sueño.

Existen otros fármacos como son los Agonistas Dopaminérgicos que se utilizan al inicio de la enfermedad , en jóvenes , ya que retrasan la evolución de las complicaciones motoras a largo plazo

 

¿Se puede operar?

Esta opción se plantea en pacientes sin deterioro cognitivo, que responden a los fármacos pero necesitan dosis muy altas y por tanto presentan importantes efectos secundarios.


Para saber más:


Yolanda Granja Garrán.

Médico de Familia. Centro de salud Plaza del Ejército. Valladolid Oeste

 

REFERENCIAS:

  • Portal de Salud Castilla y León. Ciudadanos. Aula de Pacientes. Enfermedades
  • Casabella Abril B, Martínez Gisbert C. Temblor. A propósito de un caso . AMF 2017
  • Tarsy D,Shih L.Treatment and prognosis of essential tremor (Internet). UpToDay 2016
  • Torrell Vallespín G. Enfermedades neurodegenerativas. Los principales problemas de salud. AMF 2015
  • Infac. Enfermedad de Parkinson: aspectos prácticos. Vol 8. Nº 10 2010

Revisado: Agosto 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *