PTERIGIUM: Me ha aparecido una «carnosidad» en la superficie del ojo.

¿Qué es el Pterigium o pterigio?

El pterigio es una inflamación benigna de la conjuntiva que se manifiesta como una carnosidad en la parte blanca del ojo (esclera), concretamente cerca del lagrimal, que puede extenderse hasta la córnea.

Para tener más información acerca de esta patología, siga leyendo este post.

 

¿Es una patología frecuente?

La prevalencia del pterigium varía ampliamente, dependiendo de la población estudiada. En España es del 5,9%, pero en zonas tropicales puede llegar a ser de hasta un 25%.

 

¿Por qué aparece?

Su presencia está relacionada con la exposición crónica al sol, la edad, el sexo (ser varón), el trabajo al aire libre, la exposición al humo y a la contaminación, el alcohol, la infección por virus del papiloma humano, factores hereditarios, etc.

 

¿Puede prevenirse?

Sí. El pterigium se puede prevenir. La mejor medida preventiva es el uso de gafas de protección solar y el uso de colirios oculares.

 

¿Cómo se manifiesta?

En las formas leves, el pterigium puede ser asintomático, pero en las formas más graves observaremos lagrimeo, ojo rojo, sensación de cuerpo extraño, fotofobia (molestias generadas por la luz del sol) y, en los casos en que invada la córnea, detectaremos una alteración de la agudeza visual en forma de astigmatismo porque se altera la estructura de la córnea.

Podemos diferenciar varios grados en función de su extensión:

  • Grado I: Se extiende por el limbo corneal.
  • Grado II: se extiende entre el limbo y la pupila
  • Grado III: invade la zona de la pupila
  • Gado IV: Sobrepasa la zona de la pupila

 

¿Cómo se hace el diagnóstico?

El diagnóstico se realiza mediante la exploración ocular.

Hay que establecer el diagnóstico diferencial con la pinguécula, que también es una inflamación benigna de la conjuntiva pero que no invade la córnea.

 

¿Cómo se trata?

El tratamiento puede ser no farmacológico, farmacológico o quirúrgico.

El tratamiento no farmacológicoincluye medidas higiénicas como uso de gafas de protección solar.
Eltratamiento farmacológicopretende eliminar los síntomas pero no ha demostrado detener su progresión ni tampoco hace que desaparezca. Entre los productos usados están las lágrimas artificiales, antinflamatorioso incluso corticoides tópicos, poco usados por sus efectos adversos.
El tratamiento quirúrgicoconsiste en eliminar la “carnosidad” sustituyéndola por un injerto de a propia conjuntiva del paciente. Esta intervención permitirá corregir el astigmatismo y la pérdida de agudeza visual, aunque es frecuente que reaparezca.

 

 ¿Y cuándo debería operarme?

La cirugía está indicada en los siguientes casos:

  • Pérdida de la agudeza visual.
  • Restricción de los movimientos oculares.
  • Sospecha de malignidad.
  • Síntomas irritativos que no responden al tratamiento.

Fátima Victoria Villafañe Sanz
Residente Medicina Familiar y Comunitaria, Centro de salud Arturo Eyries, Valladolid

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

-www.fisterra.com

-Guiones de oftalmología. Miguel José Maldonado López, Jose Carlos Pastor Jimeno.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *