Uñas frágiles  

El engrosamiento  y las uñas quebradizas son una preocupación persistente de los pacientes en la consulta de Atención Primaria. No solo por su problema estéticos, sino porque en ocasiones son el reflejo de  otras patologías o carencias nutricionales.

¿A qué se debe el engrosamiento de las uñas?

El engrosamiento de las uñas es lo que llamamos hipertrofia, u Onicogrifosis, afecta principalmente a las uñas de los pies, dando un aspecto de gancho y aumento del espesor de la misma. Es de espacial interés, porque es un motivo de consulta frecuente sobre todo por su componente antiestético. En la mayoría de los casos llegan a provocar grandes molestias por el roce con el calzado produciendo una gran limitación funcional.

La más afectada suele ser la uña del 1º dedo del pie. Aunque puede afectar a cualquiera de ellas y el grado de espesor de las uñas depende del tiempo de evolución.

Si no se trata, el engrosamiento puede hacer muy difícil de recortar la uña y mejorar no solo el aspecto de la misma sino las molestias derivadas  de ella.

 

¿Por qué ocurre?

  • Los traumatismo ungüeales repetidos y presión permanente por uso de zapatos estrechos. El golpe o traumatismo en la zona matricial también produce un crecimiento anómalo de la uña. Es frecuente encontrase una uñas engrosadas después de haber sufrido un golpe o un pisotón, y a menudo después de haberla perdido por esta causa.
  • Puede haber causas congénitas, que exista un componente familiar que predispone a presentar engrosamiento de las uñas, en ocasiones afecta a todas las uñas de manos y pies.
  • Otras causasque producen engrosamiento, cambios estructurales y morfológicos de la uña son los hongos u onicomicosis  y enfermedades como la psoriasis.
  • La mala circulación sanguínea   a nivel de la matriz ungueal desemboca en un crecimiento lento y anárquico que provoca una uña engrosada.

 

¿Cómo evitarlo o mejorar su aspecto?

  • Se aconseja cortar las uñas con frecuencia en línea recta, no muy cortas y limar la superficie engrosada.
  • Evitar calzado estrecho que favorece el microtraumatismo repetido sobre la uña.
  • Además debemos hidratar muy bien los pies. El masaje que realizamos con la hidratación estimula la circulación sanguínea.
  • En pacientes diabéticos o con problemas vasculares se aconseja acudir de forma periódica al podólogo.

 

¿A qué se debe las uñas quebradizas?

Las uñas sanas se caracterizan por tener un aspecto liso y rosado. La debilidad de la lámina ungueal provoca pérdida de fuerza, dureza, flexibilidad y resistencia. Estas condiciones  favorecen la fragilidad de la uña presentándose con un aspecto quebradizo, se reblandecen, aparecen estriaciones, surcos, grietas y manchas, se rompen y se parten con facilidad.

Es más frecuente en mujeres, y el 30 % de los casos aparece en mayores de 50 años

 

¿Qué lo predispone?

  • La exposición repetida a la humedad sobre todo en las amas de casa que realizan las tareas sin guantes.
  • Personas que trabajan con productos químicos como cemento, disolventes, sales entre otros.
  • La manipulación: nos referimos a limado excesivo o traumas ocasionados en manicura.
  • Cosméticos: Disolventes (acetona), removedores de cutícula, aplicación de acrílicos (uñas postizas) , pegamentos y geles pueden provocar alteración de la lámina ungueal.
  • Onicotilomania : es un trastorno que aparece en pacientes  que se muerden y automutilan las uñas.  Se manifiesta con mayor frecuencia en aquellas personas con el habito de retirar la cutícula hacia atrás.
  • Onicofagia: habito de morder las uñas. Esto provoca un trauma constante sobre la lámina ungueal y expone de forma casi continua a la humedad.
  • Carencias nutricionales: La alimentación inadecuada puede revelar un estado anémico por falta de vitaminas y minerales.
  • Enfermedades sistémicas como el hipertiroidismo, Hipotiroidismo, diabetes, Psoriasis entre otras.
  • El uso de algunos medicamentos, también pueden provocar fragilidad de las uñas.

 

¿Qué aspecto pueden tener?

Las uñas frágiles se manifiestan por la tendencia a quebrarse, romperse o fracturarse.

Pueden aparecer surcos y estrías longitudinales, división de las capas de la lámina que se evidencia más en la zona distal.

Rotura en el borde distal  o en zonas laterales que pueden llevar a desprendimiento de la uña.

 

¿Qué puedo hacer?

Lo primero es acudir a su médico para que éste realice un examen de la uña y una completa historia clínica en busca de posibles causas. La identificación de los factores causales es importante para establecer un diagnóstico y tratamiento.

La realización de una analítica puede descartar la causa nutricional, metabólica o de alguna enfermedad sistémica. Una vez descartadas estas causas, el factor ambiental suele ser el principal responsable.

  • Evitar exposiciones prolongadas con el agua. Y en caso de ser así utilizar protección con guantes. Si además utilizamos guantes de algodón debajo de los guantes de vinilo aumentamos la protección de las uñas.
  • No usar removedores de esmaltes agresivos, evitar productos con acetona.
  • Evitar la manipulación excesiva (manicura) de forma frecuente
  • Evitar manipular la cutícula.
  • Usar emolientes para uñas, hidratación adecuada.
  • Aplicar sustancias ricas en urea, ácido láctico de forma diaria.
  • Mantener una alimentación balanceada rica en vitaminas, proteínas y minerales.

 

¿Los endurecedores sirven de algo?

Existen en el mercado una amplia variedad de productos en forma de lacas, que se utilizan como endurecedores de las uñas.

En general hay dos grandes grupos: los que producen una capa protectora y resistente y no modifica la estructura de la uña (solo protege), no resuelve el problema. Y otro tipo a base de formaldehido que penetra de forma más profunda, dando más dureza pero menos flexibilidad. Esto ultimo hace a la uña sea más propensa a la fractura.  Esta laca no está indicada en todos los casos de fragilidad  de las uñas.

El uso inadecuado de estos productos endurecedores puede conseguir el efecto opuesto al buscado. Otra alternativa al  uso  de formaldehido es el  cloruro de aluminio al 5 % con agua.

 


Dra. Ana C. Farias Gorbea.
Médico de Familia, Centro de Salud Laguna de Duero, Valladolid

Referencias:

Revisado: Marzo 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *