Tengo un nódulo en la mama, ¿que debo hacer?

Son muchas las mujer que, en algún momento de su vida, se detectan un “bulto” al realizar la autoexploración mamaria. Por este motivo, hoy vamos a hablar del nódulo mamario.

¿Qué es un nódulo mamario?

El nódulo mamario es una tumoración en el tejido mamario que puede palparse desde fuera y generalmente es de causa benigna en la mayor parte de los casos.

¿Por qué se produce el nódulo mamario?

La mama está formada por numerosos tejidos que pueden originar “bultos” (los conductos, acinos, estroma o tejido conectivo de sostén y tejido graso), debido a su distribución irregular o inflamación a lo largo del ciclo menstrual por los cambios hormonales.

Determinar la naturaleza de un nódulo mamario es a menudo difícil, principalmente en mujeres premenopáusicas, que presentan generalmente una marcada nodularidad del tejido mamario. Esta consistencia cambia durante el ciclo menstrual, y debe entenderse como un proceso fisiológico y no una señal de patología.

Tenemos que saber que también pueden ser denominados con varios términos como bultoma o incluso la palabra “tumor” lo que no significa que sean malignos ya que por el contrario el mayor porcentaje es benigno.

¿A quién suele afectar?

Toda mujer es susceptible de tener nódulos mamarios en cualquier época de su vida tras la menarquia (primera regla) y van a ir cambiando en cada ciclo menstrual.

¿Existen distintos tipos de nódulo mamario?

  1. Mastopatía fibroquística (fibroadenosis): tumor benigno anormal de la mama. Es común en las mujeres premenopáusicas, y causando nódulos y dolor con la palpación.
  2.  Fibroadenoma es un pequeño tumor en la mama. Con frecuencia, estos tumores se forman en la adolescencia pero pueden hacerlo a cualquier edad. Son benignos y no están relacionados con un aumento del riesgo de cáncer de mama.
  3.  Quistes de mama (“bultos” rellenos de líquido) son más comunes en las mujeres premenopáusicas, entre 40 y 55 años, y aquéllas que siguen una terapia hormonal a cualquier edad.
  4. Necrosis grasa: “bulto” duro anormal que a menudo es consecuencia de un traumatismo. Normalmente desaparecen espontáneamente.
  5. Lipoma: tumor graso que altera la forma del pecho.
  6. Cáncer de mama: todo nódulo mamario puede ser susceptible de tener un origen maligno.

¿Por qué tiene tanta importancia el nódulo mamario?

Son un motivo muy frecuente de consulta en Atención Primaria y aunque hemos recalcado que estas lesiones suelen ser benignas siempre debe descartarse la posibilidad de un cáncer de mama.

¿Qué síntomas pueden dar?

Generalmente son asintomáticos. La mayoría de estas lesiones en la mama son descubiertas por la propia mujer, muchas veces de forma accidental en la autoexploración rutinaria, o bien cuando tiene molestias glandulares y se explora. Otras veces, sin embargo, son un hallazgo en reconocimientos médicos o revisiones periódicas rutinarias.

Pueden aparecer una o varias tumoraciones en una o ambas mamas. En ocasiones esas tumoraciones pueden ser dolorosas y a veces puede acompañarse de sensación de hinchazón o signos de inflamación, deformidad de la mama, retracción del pezón o incluso de secreción del mismo.

¿Tengo que consultar a mi médico si encuentro un nódulo en la mama?

Sí. Si hemos palpado un nódulo o bultoma en la mama debemos acudir a nuestro médico ya que el nos corroborará el diagnostico con una palpación mamaria más minuciosa y nos aconsejara sobre el seguimiento del mismo o si es necesario hacer alguna prueba.

 ¿Pero exactamente qué hará mi médico?

El abordaje de un nódulo mamario consiste fundamentalmente en la realización de una adecuada historia clínica donde se pregunten a la paciente sus factores de riesgo, sus antecedentes personales y familiares de enfermedad y especialmente de cáncer de mama, medicamentos, la historia ginecológica y obstétrica previa. El siguiente paso será el examen físico detallado de la mama recogiendo toda la información posible sobre el nódulo (número, localización, tamaño, forma, consistencia, delimitación, movilidad, fecha de aparición o detección y sus modificaciones con el ciclo menstrual, otros signos acompañantes, etc.), examinándose los ganglios de las axilas y los existentes encima de las clavículas y en el cuello.

¿Existen más pruebas para corroborar la presencia del nódulo?

Por último, recurriremos a determinadas exploraciones complementarias que ayudarán a corroborar la presencia del nódulo.

Las pruebas diagnósticas que existen son:

  • Mamografía: Se trata de una prueba radiológica incluida en el screening para la detección de cáncer de mama en mujeres a partir de 45 años. No es necesario hacerla para diagnosticar un nódulo mamario, simplemente se deberán seguir manteniendo las mamografías correspondientes según el screening.
  • Ecografía: Prueba radiológica inocua que se realizara para detectar la naturaleza quística de los nódulos benignos y descartar complicaciones. Generalmente es utilizada en mujeres menores de 35 años. Debemos saber que no es un método de screening poblacional.
  • Punción –aspiración: Se realizara en caso de quistes complicados y en caso de nódulos sospechosos siendo normal la detección de microcalcificaciones que requerirán seguimiento posterior con mamografía.
  • Biopsia: En caso de nódulos sospechosos donde se haya realizado punción-aspiración con resultado alterado será necesaria la realización de la biopsia para confirmar el diagnostico mediante el microscopio.

 ¿Qué riesgo existe de que el nódulo mamario sea maligno?

Existen multitud de factores que pueden predisponer a un nódulo mamario a ser maligno. Entre ellos se encuentran: la edad, antecedentes personales de cáncer de mama, antecedentes familiares de cáncer de mama o de cáncer de ovario, antecedentes de radioterapia en mujeres jóvenes, edad temprana de menarquía, edad tardía de menopausia, primer hijo después de los 40 años…Por eso es necesario preguntar todos esos factores en la consulta al encontrar un nódulo.

 ¿Cómo se tratan los nódulos mamarios?

En principio el tratamiento del nódulo mamario benigno es el seguimiento periódico. En algunos casos habrá tratamientos específicos que dependerán del diagnóstico realizado tras un estudio exhaustivo del nódulo mamario.

 ¿Puede presentarse esta patología en el varón?

Aunque con menor frecuencia, los varones también pueden presentar nódulos mamarios que requieran un estudio y tratamiento.

La presencia de cualquier síntoma o el hallazgo de cambios en la mama del varón adulto, debe hacer pensar en la posibilidad de un tumor maligno y es necesario actuar con rapidez.

El nódulo o masa mamaria constituye una causa frecuente de consulta ginecológica que genera ansiedad y preocupación debido a la posibilidad de que este sea de origen maligno.

Si detecta un bulto o un extraño cambio en sus senos, debe consultar con su médico lo más pronto posible.


María Hernández Carrasco

Médico de familia, C.S. Arturo Eyries, Valladolid

 

 

 

REFERENCIAS

  • Silvia Torres Ardanuy. Lesiones benignas de la mama y riesgo de cáncer de mama (tesis doctoral). Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona; 2001.
  • Bland KI, Copeland III EM. La Mama. Manejo multidisciplinario de las enfermedades benignas y malignas. 3ª ed. Buenos Aires: Médica Panamericana, 2006.
  • Sickles EA. Diagnóstico por imagen de la mama. Clínicas radiológicas de Norteamérica. Barcelona: Elservier Masson. Vol 87, Núm 2. 2007.

 

Revisado enero 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *