Adaptación de la vivienda en la población dependiente

 

En nuestro modelo de sociedad las personas mayores suelen vivir solas e intentan mantener su independencia el mayor tiempo posible. Sin embargo, a medida que avanza la edad, sus domicilios, donde pasan la mayor parte del tiempo, van dejando de reunir las características adecuadas para que puedan seguir manteniendo una forma de vida autónoma e independiente.

¿En que consiste la adaptación de la vivienda en dependientes?

En el momento en el que las viviendas no tienen las características adecuadas para seguir siendo autónomos, surge entonces la necesidad de trasladarse a vivir con los hijos, o bien de ir introduciendo en el hogar las modificaciones y adaptaciones que les posibiliten la permanencia en su domicilio en condiciones aptas para poder desenvolverse, así como facilitar la labor del cuidador a medida que su presencia se va haciendo más necesaria, especialmente en el caso de las personas afectadas por distintas discapacidades.

La “adaptación funcional de viviendas” (AFV) se puede considerar compuesta por tres tipos de intervenciones, cada una con sus características y relevancia: la supresión de barreras en accesos y elementos comunes de la edificación (escaleras, pasillos, ascensor), la adaptación mediante obras en el interior de la vivienda, y la provisión de ayudas técnicas destinadas a facilitar o habilitar la realización de actividades de la vida diaria en el hogar. No obstante, es frecuente referirse como AFV sólo a las intervenciones que se producen en el interior de la vivienda, mientras que a aquellas que se producen en las zonas comunes de la edificación y entorno urbanístico inmediato se las denomina como “supresión de barreras”.

Más allá del hogar serán necesarias otras instalaciones o mejoras, ya sea para circular por la calle, tomar un transporte público o acceder a un edificio público, pero esta cadena de elementos que conducen a la plena independencia, comienza desde la propia vivienda.

 

¿Como se realiza la atención a las Personas Dependientes y sus familiares en el hogar?

Consideraremos tres bloques en los servicios públicos que desde distintas administraciones se vienen prestando en el domicilio a las familias en los últimos años, aunque existen distintas variantes según localidad, provincia o comunidad autónoma:

  1. Servicios domiciliarios: Ayuda en el propio domicilio para asegurar las Actividades de la Vida Diaria, el seguimiento y atención de los procesos degenerativos, la sensación de seguridad….
  2. Adaptación del domicilio: Modificación del entorno domiciliario, constructivo o equipamental, para facilitar los tránsitos y las AVD
  3. Accesibilidad al domicilio Posibilitar el acceso al domicilio desde el espacio urbano comunitario, tanto externo (entorno de la vivienda), como interno (espacios entre el umbral de acceso al portal y la puerta de la vivienda).

Y dentro de este apartado podemos contemplar tanto el Servicio Público de Ayuda al Domicilio en modalidad directa (SAD) o de prestación económica, como el servicio de Teleasistencia y la adaptación funcional de vivienda (Barahona et al. 2006).

 

¿Como debe ser el diseño arquitectónico de una persona dependiente?

Las actuaciones que se emprendan en la vivienda deben ir encaminadas a solucionar problemas concretos de manera que los resultados sean prácticamente inmediatos. De lo contrario, no mejorarán ni la calidad de vida del enfermo ni las labores del cuidador, por lo que no ayudarán a prolongar la estancia del enfermo en su propia casa. Tales actuaciones deben servir para:

  • Mejorar las condiciones generales de habitabilidad: eliminar humedades, dotar a la vivienda de agua caliente y calefacción o cualquier otro servicio necesario, aumentar la seguridad general de la vivienda y de sus instalaciones, etc.
  • Potenciar su autonomía física:
mejorando la accesibilidad;eliminando elementos de riesgo;
añadiendo elementos que estimulen las capacidades que aún conserva; paliando y compensando sus discapacidades funcionales, sensoriales y motoras.
  • Conseguir su seguridad psíquica mediante mecanismos que palien su desorientación espacial y temporal, ya que ambos déficits le producen frustración e irritación, y le generan inquietud y agitación. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los mecanismos que se adopten, deben ir evolucionando conforme avanza la enfermedad y estar acordes en todo momento con la capacidad de reconocimiento de la persona.
  • Respetar su intimidad en determinadas áreas de la casa, sin perjuicio de su seguridad.
  • Favorecer la relación social con su entorno.
  • Facilitar la labor del cuidador.

 

¿Cómo podemos mejorar la accesibilidad?

La accesibilidad es una necesidad que debe entenderse desde una doble perspectiva: acceder fácilmente a lugares, objetos e instalaciones y poder hacer un uso adecuado de ellos.

Principales dificultades de uso y movimiento:

 

De los enfermos que deambulan (caminan lentamente, con inseguridad y poca estabilidad).

  • Salvar pendientes pronunciadas, desniveles y escaleras, como consecuencia de su carencia de fuerza y de equilibrio.
  • Pasar por espacios estrechos (por ejemplo, pasillos o aceras estrechas, lugares de reducido tamaño, espacios en los que los muebles están muy juntos).
  • Recorrer trayectos largos sin descansar.
  • Caídas por resbalones o tropiezos.
  • Abrir y cerrar puertas, especialmente si tienen mecanismos de retorno.
  • Mantener el equilibrio.
  • Sentarse y levantarse.
  • Accionar mecanismos con ambas manos simultáneamente.

 

De las personas en silla de ruedas

  • Imposibilidad de superar desniveles, escaleras y pendientes pronunciadas.
  • Peligro de vuelco en escaleras y obstáculos menores.
  • Imposibilidad de pasar por lugares estrechos.
  • Necesidad de espacios amplios para poder efectuar giros, abrir puertas…
  • Limitadas posibilidades de alcanzar objetos.
  • Limitada área de visión.
  • Problemas de compatibilidad entre la silla de ruedas y otros muebles.

 

De los enfermos que tienen disminuidas sus capacidades auditivas o visuales
:

  • Detección de obstáculos.
  • Seguimiento de itinerarios.
  • Orientarse mediante información gráfica (escritos, imágenes gráficas, colores… ).
  • Localizar objetos plurales (botoneras, tiradores, mandos…).
  • Captar señales acústicas (alarmas, timbres, voces…).
  • Sensación de aislamiento respecto a su entorno.
  • Detectar objetos situados a una altura poco habitual (apliques muy bajos, techos abuhardillados, escalones…).

 

«Ocurre que la persona mayor sola en el domicilio se va apagando, va cayendo en sus propias limitaciones progresivamente, en silencio y sin conciencia de su falta de condiciones dignas. Simplemente se adapta. Y esque no tiene contraste, nadie le motiva ni le fuerza a mantenerse y reconocerse en una red social. Un día se deja de bañar, al siguiente no se viste, al siguiente se levanta del sofá sin saber si es la mañana o la tarde, y las instituciones podemos mirar o no hacerlo, porque la mayoría de esas personas no nos van a pedir nada”. 

Presentación del Departamento de Bienestar Social en la Ponencia de las Juntas Generales de Guipúzcoa (citado en “Programa Egokituz: resumen”. Manuscrito. Dirección de Bienestar Social. Donosita-San Sebastián, 2003)


            Nerea García Granja.
Enfermería Familiar y Comunitaria. C.S. La Victoria.  Valladolid Este

 

 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  • Soler, P. (2002). Guía de arquitectura: adaptación y habilitación de las viviendas para personas con Alzheimer y deficiencias de movilidad. Barcelona: Fundación «La Caixa».
  • Alonso López, F. Adaptación de la vivienda en la población dependiente: necesidades, soluciones y costes. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social. 2007.
  • Rodríguez Rodríguez, P. (coord.) (2012). Innovaciones en residencias para personas en situación de dependencia: diseño arquitectónico y modelo de atención. [s.l.]: Fundación Caser para la Dependencia. Enlace web
  • Fundación Pilares (2012). Innovaciones en residencias para personas en situación de dependencia: Diseño arquitectónico y modelo de atención. Enlace web

Revisado: enero 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *