Eccema de contacto

Los eccemas de contacto, tanto alérgico como irritativo, son quizá uno de los motivos más frecuentes las consultas de Atención Primaria (tanto por su incidencia como por las molestias que llega a generar al que lo padece). Intentaremos explicaros en qué consiste y cómo debéis actuar ante él.

¿Qué es una dermatitis o eccema?

Siempre que nos hablen de una dermatitis, debemos pensar en una inflamación de la piel. La piel está roja y suele picar. Según la fase en que nos encontremos, pueden aparecer otros signos.

En el caso de la dermatitis de contacto, la reacción inflamatoria de la piel se produce porque la piel entra en contacto con una sustancia alérgica o irritativa. Las lesiones aparecerán limitadas a la zona de la piel que entra en contacto con la sustancia irritativa o alérgica.

¿Qué diferencia existe entre eccema alérgico y eccema irritativo de contacto?

En el caso del eccema irritativo de contacto, las lesiones aparecen porque la piel entra en contacto el tiempo suficiente con  la cantidad suficiente de una determinada sustancia que es irritativa para la piel. Se trata de una sustancia que produce un daño tóxico directo en la piel. Va a afectar a cualquiera cuya piel entre en contacto con dicha sustancia.

Hay muchos tipos de irritantes: jabones, detergentes, disolventes, ácidos y alcalinos que producen daño celular si los aplicamos el tiempo suficiente a una concentración suficiente sobre la piel. Las dermatitis de contacto irritativas pueden desarrollarse de forma aguda y crónica. Estas dermatitis, al alterar la función protectora de la epidermis, facilitan el desarrollo de una dermatitis de contacto alérgica.

En el caso de la dermatitis alérgica de contacto, las lesiones son como las del eccema irritativo de contacto pero aparecen por contacto directo con un alérgeno con el que el paciente está sensibilizado. Esto quiere decir, que no va a afectar a cualquiera cuya piel entre en contacto con dicha sustancia, sino sólo al que sea alérgico. La distribución las lesiones en ente caso puede orientarnos hacia el diagnóstico y a reconocer el alérgeno causante de la dermatitis. Los alérgenos más frecuentes son el níquel y el cobalto.

Hay un tipo especial de eccema de contacto, el fototóxico. En este caso las lesiones aparecen cuando la sustancia en cuestión se vuelve tóxica para la piel al entrar en contacto con la luz del sol. Si es una sustancia que hemos aplicado de manera local, las lesiones quedan limitadas a la zona del cuerpo en que hemos aplicado dicha sustancia y nos da la luz solar.

Tipos de dermatitis irritativas de contacto

Las formas agudas se desarrollan tras el contacto con agentes que alteran de forma rápida la capa más superficial de la piel y adoptan aspecto de quemadura.

Las formas crónicas se producen tras la exposición repetida a agentes irritantes suaves que tienen un efecto acumulativo hasta producir la reacción inflamatoria. En estos casos la clínica puede persistir un tiempo a pesar de desaparecer el contacto con el irritante. Esto dificulta que lo relacionemos con esa sustancia. La forma crónica se observa con frecuencia en sujetos que realizan trabajos con humedad importante como pueden ser trabajos de hostelería, de educación o de enfermería. También se ven mucho en personas que por su trabajo entran en contacto con sustancias químicas suaves como detergentes o disolventes. La parte del cuerpo afectada suelen ser las manos.

Los pacientes con dermatosis previa, por ejemplo por atopia o psoriasis tienen una mayor incidencia de dermatitis irritativa de contacto. La forma crónica es la causa más frecuente de dermatitis de contacto en el ámbito laboral.

Dentro de las dermatitis de contacto de carácter laboral, hay que destacar la del ama de casa y la del los mecánicos y obreros. El ama de casa por contacto con detergentes y los guantes de goma al lavar. Suelen tener las manos eritematosas y con grietas. Los mecánicos y obreros, suelen tener la piel ya muy seca, descamada y engrosada.

Agentes causantes del eccema que debemos sospechar según la localización

Localización del eccema y agentes etiológicos responsables más frecuentes

Localización del eccema Agente etiológico responsable
Cuero cabelludo y orejas  Champús, tintes de cabello, medicaciones tópicas
Párpados Laca de uñas, cosméticos, soluciones de lentillas, medicaciones tópicas
Cara Alérgenos aéreos, cosméticos, filtros solares, medicaciones para el acné, lociones de afeitado
Cuello Cadenas, alérgenos aéreos, perfumes, lociones de afeitado
Tronco Medicaciones tópicas, filtros solares, plantas, ropa, elementos metálicos, gomas de la ropa interior
Axila Desodorante, ropa
Brazos Relojes y correas
Manos Jabones y detergentes, alimentos, disolventes, cementos, metales, medicaciones tópicas, guantes de goma
Genitales Preservativos, alérgenos transferidos por las manos
Región anal Preparaciones de hemorroides, preparaciones antifúngicas
Piernas Medicaciones tópicas, tintes de medias
Pies Zapatos, cemento.

Fases del eccema de contacto

Las fases de los eccemas de contacto son como las de cualquier eccema y de la fase en que esté nuestro eccema va a depender el tratamiento.

  1. En la fase aguda la piel está más roja, más inflamada y pica. Podemos ver también vesículas y a veces, exudado acuoso.
  2. En la fase subaguda vemos que la piel se va secando, el enrojecimiento de la piel se va aclarando y empieza a verse algo de descamación.
  3. En la fase crónica podemos ver ya una piel mucho más engrosada, a veces con color violáceo y grietas.

¿Es necesario que mi médico me haga alguna prueba para diagnosticarme?

En el caso de los eccemas irritativos, es suficiente con asociar la clínica al contacto con alguna determinada sustancia.

En el caso del alérgico, se pueden hacer las pruebas cutáneas de la alergia.

¿Qué tratamiento me pueden poner?

El tratamiento más importante es evitar el contacto directo de la piel con la sustancia irritante o que produce la alergia. Si desaparece el contacto directo, las lesiones acabarán por desaparecer. En el caso de la dermatitis irritativa, es importante que después de la exposición al irritante te laves bien y apliques crema hidratante.

Es imprescindible tener una piel sana y bien hidratada de base. Si nuestra profesión nos obliga a usar sustancias irritantes, hay que evitar la humedad y el contacto directo. Debemos ponernos guantes de algodón siempre debajo de los guantes de goma y mantener de forma constante una buena hidratación en las manos.

Si la causa es el contacto con una sustancia que nos produce alergia, hay que evitar el contacto de la piel con dicha sustancia en la medida de lo posible.

En las fases agudas, es posible que nuestro médico nos paute el uso de fomentos de sulfato de cobre 1:1000 o permanganato potásico 1:10000 si tenéis mucho exudado, con ello secará el eccema y evitará la sobreinfección. Además, puede que os paute un tratamiento con corticoides en forma de emulsión.

Si ya estáis en una fase subaguda, puede que os ponga un corticoide en crema. En caso de una fase crónica, lo más importante es mantener la piel bien hidratada, si necesitases un corticoide seguramente te lo pondría en ungüento o pomada.

RECUERDA, LA ÚNICA FORMA DE QUE DESAPAREZCA EL ECCEMA ES EVITAR EL CONTACTO Y TENER LA PIEL BIEN HIDRATADA.


María Hernández Carrasco

Médico de familia, C.S. Arturo Eyries, Valladolid

 

 

REFERENCIAS:

  • M. Tielemans,T. Eikendal,J.B. Jansen,M.G. van Oijen. Identification of NSAID users at risk for gastrointestinal complications: a systematic review of current guidelines and consensus agreements. Drug Saf, 33 (2010), pp. 443-453 http://dx.doi.org/10.2165/11534590-000000000-00000 Medline
  • Jordan L. J Drugs Dermatol. 2016 Nov 1;15(11):s81-s85. Efficacy of a Hand Regimen in Skin Barrier Protection in Individuals With Occupational Irritant Contact Dermatitis. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28095569
  • Alegre V. Dermatitis de contacto. [En línea] [fecha de acceso 12 de julio de 2004]. http://www.uv.es/derma/

 

Revisado: noviembre 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *