Viajar con Diabetes

 

En esta época del año en la que los viajes y las escapadas de fin de semana son tan frecuentes, es habitual que nuestros pacientes con Diabetes Mellitus (o sus familiares) se acerquen hasta nuestras consultas para plantearnos algunas dudas… ¿cómo debo transportar la medicación, debo cambiar las dosis, tendré algún problema en el aeropuerto con la insulina…? Son cuestiones a las que hoy intentaremos dar respuesta. Allá vamos:

ANTES de viajar

  • Es importante planificar que todo está en orden antes de salir de nuestro entorno habitual. En primer lugar, si viajas fuera de España, comprueba la cobertura de tu seguro de viaje, así como los centros hospitalarios de referencia más cercanos a la zona donde te alojes.

Debes saber que, si viajas a España, será suficiente con que lleves tu tarjeta sanitaria habitual y que, si viajas por Europa, existe una opción para solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea que acredita el derecho a recibir las prestaciones sanitarias que resulten necesarias, desde un punto de vista médico, durante una estancia temporal en el territorio del Espacio Económico Europeo.

  • Solicita un informe médico(a tu médico de familia o a tu endocrino), donde indique que tienes diabetes y que la medicación y otros dispositivos (agujas, lancetas, medidor de glucosa, bomba de insulina…) necesarios para el tratamiento y control de la diabetes deben viajar en la cabina contigo. Si viajas a un país en el que se hable un idioma diferente al tuyo trata de llevar toda la documentación en el idioma del país de destino o por lo menos en inglés. Aquí te adjuntamos un modelo de informe.
  • Las bombas de insulina pueden sonar al pasar un arco de control, según la sensibilidad del mismo, por lo que algunas personas prefieren avisar con antelación al funcionario encargado de que se es portador de bomba de insulina (con el correspondiente informe).
  • Busca información sobre el destino (horarios, climatología ytipo de alimentación). Es posible que, en función de ello, tu médico te indique cambios en tu pauta de tratamiento.
  • Prepara el material. Será útil que prepares una listacon todo el material necesario durante toda tu estancia y que la compruebes antes de salir, para evitar que se nos olvide nada en casa.

¿Cómo puedo transportar mi insulina sin riesgo de que se deteriore?

Es aconsejable que la insulina no sufra modificaciones de temperatura, ya que esto puede hacer que su eficacia se vea disminuida. Para ello existen pequeñas neveras con acumuladores de frio o carteras frio® que permiten mantener de forma constante una temperatura adecuada para los dispositivos.

¿Qué ocurre si olvido o pierdo la insulina o las tiras reactivas?

En caso de estar en España no existe ningún problema, ya que podremos acudir a cualquier centro sanitario para solicitar que nos faciliten medicación igual o equivalente a la nuestra. Sin embargo, pueden producirse con las tiras reactivas para medir la glucemia, por lo que es recomendable llevar de sobra desde el lugar de origen.

Si por cualquier circunstancia tenemos que comprar insulina en el extranjero, hay que fijarse en la concentración de la misma (en España toda la disponible está a una concentración de 100 unidades por ml) y realizar el cálculo para asegurarnos de que la dosis sea equivalente.

¿Es necesario hacer algún ajuste en la dosificación?

A veces es necesario, especialmente en las personas que se administra insulina, ya que entre los factores que influyen en la absorción están la temperatura y la humedad. Lógicamente, también el estilo de vida puede ser muy diferente, con lo que habría que adaptar la pauta a dicho estilo de vida.

Cuando se realizan grandes desplazamientos, es posible que vayan cambiando los husos horarios, lo que puede suponer una dificultad para adaptar la pauta terapéutica. Con las pautas de insulina tipo bolo/basal y, más aún, con las bombas de insulina, es más sencillo adaptar la terapia. Lógicamente, el médico encargado de llevar el caso es el que debe recomendar cómo ajustamos la medicación.

Los días de viaje conviene medir con más frecuencia la glucemia capilar, para tener más información para hacer los cambios. Evidentemente, en una persona con diabetes tipo 2 controlada con sólo antidiabéticos orales estos ajustes resultan mucho más sencillos, pero aún así, especialmente si además de los antidiabéticos orales también se está tratando con insulina, conviene hablarlo con su médico.

¿Debo llevar algo de comida o azúcares?

Por supuesto. No debemos olvidar llevar alimentos para remontar hipoglucemias, lo que incluye tanto hidratos de carbono de absorción rápida (azúcar, geles de glucosa, zumos -preferentemente industriales que remontan más deprisa que los naturales- que no sean “light”), como lenta (galletas, tostadas,…).

¿Debo seguir alguna recomendación en cuanto a la alimentación o las bebidas?

Aquí os proponemos algunas recomendaciones generales:

  • El hacer turismo o una mayor actividad física asociado a los periodos vacacionales, puede asociarse a que se necesite reducir la dosis de los medicamentos o bien compensar con la toma de hidratos de carbono para prevenir hipoglucemias. Consulta con tu medico cualquier duda que tengas respecto a cómo realizar estos ajustes.
  • En muchos países el etiquetado de los alimentos, especificando el contenido en hidratos de carbono, se hace de manera más rigurosa que en España. Sin embargo, en otros lo hacen peor o, simplemente, no lo hacen. Cuando la comida que haya escogido tenga más o menos hidratos de los previstos siempre podemos utilizar el pan o la fruta como comodines para ajustar las raciones.
  • Otro peligro asociado con el ejercicio, especialmente con temperaturas muy elevadas, es el de deshidratación. Por tanto, es imprescindible hidratarse bien con agua o con bebidas isotónicas.
  • Respecto a las bebidas, además de la recomendación anteriormente apuntada de mantenerse bien hidratado, conviene recordar que consideramos libres el agua, el café (normal o descafeinado), las infusiones, la malta y el sifón. Las bebidas “light” también están permitidas, pero conviene leer la etiqueta para garantizar la ausencia de carbohidratos.
  • Debe evitarse el consumo de alcohol (o hacerlo de forma moderada), teniendo la precaución de tomarlo junto con alimentos para evitar las hipoglucemias. Lo más recomendable sería el vino o la cerveza. En caso de tomarse alguna bebida de más graduación (ginebra, vodka,) conviene hacerlo en pequeñas cantidades.
  • En países que no cuenten con garantías sanitarias, especialmente si son tropicales, el agua consumida debe ser embotellada. El hielo añadido a las bebidas también hay que asegurarse de que no provenga de agua del grifo.

 


Alba Hidalgo Benito
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid
Técnico Superior en Nutrición Humana y Dietética

 

 

REFERENCIAS:

 

Revisado: junio 2018

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *