El temblor y su significado

Existen muchos tipos de temblor, la gran mayoría de ellos no deben alarmarnos, pero otros pueden ser el inicio de otra enfermedad. Por eso, vamos a intentar explicaros qué es el temblor, qué tipos de temblor hay y cuándo debemos acudir al médico.

¿Qué es el temblor?

El temblor es el trastorno del movimiento más frecuente. Se trata de un movimiento rítmico, involuntario y oscilatorio de una o varias partes del cuerpo. Se produce por la contracción alternante de los músculos agonistas y antagonistas.

Clasificación

Podemos clasificarlos según su aparición en 2 grandes grupos:

  • Temblor de reposo: tiene lugar cuando la parte afectada del cuerpo se encuentra en relajación (p.ej.: las manos en el regazo). La amplitud aumenta con el estrés mental o con el movimiento general (p.ej.: contar hacia atrás, caminar) y disminuye con movimientos específicos (p.ej.: maniobra dedo-nariz).
  • Temblor de acción: se produce al realizar un movimiento voluntario. Se puede dividir en:
    • Postural: al mantener una posición antigravitatoria (p.ej.: mantener los brazos extendidos).
    • Isométrico: al realizar movimientos contra objetos inmóviles (p.ej.: apretar la mano de alguien al saludar).
    • De intención:
      1. Simple: al realizar movimientos de las extremidades (p.ej.: al realizar balanceo del brazo al caminar).
      2. De intención propiamente dicho: al realizar movimientos específicos (p.ej.: coger un bolígrafo) aumentando conforme se va acercando al objeto deseado (al bolígrafo, en este caso).

También se puede clasificar según la causa que lo produce:

  • Temblor fisiológico: Aparece en todas las personas sanas, sin enfermedad neurológica. Relacionado con muchas causas. Puede pasar desapercibido y hacerse patente al sostener al un folio o apuntar con un puntero a la pared.

En ciertas situaciones podemos verlo más acentuado. Por ejemplo, en situaciones que aumentan la secreción de catecolaminas  como el estrés, el ejercicio, la fatiga o el síndrome de abstinencia. También lo podemos ver más marcado tras consumir cafeína, nicotina o ciertos medicamentos como el litio o algunos antidepresivos. Algunas enfermedades se acompañan también de un aumento del temblor fisiológico como el hipertiroidismo, una hipoglucemia,la hipotermia o un feocromocitoma.

Se trata eliminando la causa desencadenante o usando un betaboqueante.

  • Temblor esencial: Es el temblor más frecuente. Tiene un importante factor genético. El temblor aparece con el inicio del movimiento, siendo más intenso al mantener una postura (p.ej. mantener los brazos extendidos). Se puede ver en la lengua o la cabeza. Se acentúa en situaciones de estrés o que requieran cierta habilidad (contar monedas, tomar un café o realizar una firma). Puede ser muy incapacitante y curiosamente mejora al consumir alcohol.

El tratamiento de elección son los betabloqueantes. La cirugía y las inyecciones de toxina botulínica, se reservan para casos resistentes a tratamiento o altamente incapacitantes.

  • Temblor de la enfermedad de Parkinson: Los síntomas aparecen generalmente después de los 50 años, aunque pueden aparecer antes.

Suele comenzar como un temblor de reposo que empieza en el antebrazo o en la mano. Empeora con el estrés y disminuye con los movimientos voluntarios.

  • Temblor cerebeloso: Se presenta como un temblor intencional causado por traumatismos, alcoholismo, tumores e infartos cerebrales o esclerosis múltiple. En ocasiones puede ser hereditario. El temblor empeora con movimientos precisos como llevar el dedo a la punta de la nariz o intentar tocar con la punta de un dedo la punta de otro de la otra mano. Muchas veces se acompaña de dificultad para hablar y alteraciones al caminar o en el equilibrio.
  • Temblor iatrogénico inducido por tóxicos o fármacos: Lo más frecuente es que se trate de un temblor fisiológico aumentado por el uso de algunos medicamentos como la pseudoefedrina, broncodilatadores o antidepresivos. También aparece en al quitar de manera brusca un benzodiacepina o corticoides tras un uso prolongado.
  • Temblor psicógeno: Es un temblor variable de inicio brusco que puede disminuir o desaparecer cuando dejamos de mirar al que lo presenta, con psicoterapia o con placebo. Lo produce el mismo afectado de forma voluntaria o involuntaria.
  • Temblor ortostático: muy poco frecuente. El que lo padece siente inestabilidad al estar de pie más que el temblor en sí mismo. Suele ser bastante incapacitante, pero raramente se caen.
  • Temblor sintomático: Es un temblor de acción que aparece como síntoma de una enfermedad.

CaracTerísticas relevantes del temblor

 Rapidez o frecuencia: de lentos a rápidos

  • Amplitud de movimiento: de fino a grosero
  • Frecuencia de temblores: intermitentes o constantes
  • Qué intensidad tiene
  • Rapidez de aparición: de súbita a gradual

¿Cuándo debo preocuparme y acudir a mi médico?

  • Temblores que aparecen bruscamente
  • Otros síntomas neurológicos que acompañen al temblor como cambios en el estado mental, debilidad muscular, cambios en la forma de caminar y dificultad para hablar
  • Aceleración de la frecuencia cardíaca y agitación

¿Cuándo debo acudir a mi médico?

Se recomienda acudir al médico de manera inmediata si aparecen los signos de alarma expuestos anteriormente. Si no se observan signos de alarma, se recomienda ir al médico tan pronto como sea posible, pero por lo general no pasa nada por esperar 1 ó 2 semanas. Si el temblor se ha desarrollado a lo largo de meses o años, no pasa nada por acudir aunque pasen algo más de 2 semanas.

¿Qué me va a hacer mi médico si voy a verle por un temblor?

Lo primero que te va a hacer es una historia clínica detallada, para ellos te hará una serie de preguntas a cerca de antecedentes familiares de temblor,  antecedentes personales de enfermedades previas, síntomas asociados a tu temblor, consumo de medicamentos y tóxicos y limitaciones funcionales que te produce el temblor en situaciones habituales (trabajo, relaciones sociales, escribir…). Es importante conocer el inicio de los síntomas.

Acto seguido pasará a la exploración para valorar el temblor. Lo primero será la observación para ver si el temblor predomina en reposo (manos en el regazo), en una posición antigravitatoria (brazos en cruz) o al realizar movimientos específicos.

Si el temblor es postural, tu médico te mandará realizar movimientos dirigidos (dedo-nariz o dedo-dedo) para identificar un temblor de intención. También mandarte beber  de un vaso o dibujar una espiral.

Si tienes un temblor de reposo, tu médico te mandará extender y flexionar los brazos para ver si hay rigidez. Si hay rigidez, es posible que te mande caminar para valorar algunas cosas de la marcha que podrían orientar a un parkinsonismo.

¿Me deberán hacer alguna prueba especial?

Es posible que tu médico decida pedir una analítica completa. Si tomas algún fármaco que pueda causar temblor, con algunos fármacos se pedirán niveles del fármaco por si hubiese alcanzado niveles tóxicos.

La mayoría de veces el temblor no requiere que se hagan más pruebas. Si hay sospecha de un parkinson o esclerosis múltiple, se mandará a neurología para un estudio más completo. En el temblor psicógeno o en el ortostático puede ser necesario hacer una electromiografía.

¿Me van a poner algún tratamiento?

Cómo expusimos anteriormente, algunos de los temblores no requieren tratamiento salvo que lleguen a ser muy incapacitantes. En algunos casos, el tratamiento será eliminar el factor que lo desencadene. En otros casos, pueden ponerte un betabloqueante para intentar controlar el temblor. Si el temblor es una manifestación de otra enfermedad, el temblor se controlará al controlar la enfermedad que lo produce. En ciertas ocasiones pueden ser necesarias la cirugía o la terapia psicológica.

Por lo tanto, el tratamiento va a depender de la causa.


Marta Cano Pazos
Médico de Familia, médico de área en Segovia

 

REFERENCIAS

  •  Hai C et al. Advances in primary writing tremor. Parkinsonism Relat Disord. 2010 Nov;16(9):561-5. PubMed PMID: 20630791
  • Crawford P et al. Differentiation and diagnosis of tremor. Am Fam Physician. 2011 Mar 15;83(6):697-702. PubMed PMID: 21404980
  • Gironell A, Vives B, Pagonabarraga J. Temblor de la cabeza. Rev Neurol. 2010;50(11):676-84. PubMed PMID: 20514640

 

Revisado: octubre 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *