Epistaxis

 

En esta ocasión vamos a hablaros de las epistaxis o, lo que es lo mismo, los sangrados de nariz. Son un frecuente motivo de consulta, sobre todo en los meses de invierno y primavera. Se trata de la patología de otorrino más frecuente atendida en urgencias. Intentaremos explicaros por qué se producen, qué debéis hacer y cuando debéis visitar a vuestro médico para que lo valore.

¿Qué es una epistaxis?

Epistaxis es lo mismo que hemorragia nasal. Es la hemorragia procedente de los vasos que irrigan las fosas nasales.

Generalmente es leve y autolimitada. Sin embargo, en algunas ocasiones, cuando el sangrado es muy abundante y no para, la pérdida de sangre puede ser grave.

Tipos de epistaxis

Vamos a intentar simplificarlo mediante una clasificación en 2 grupos, epistaxis anteriores y posteriores.

En las anteriores la hemorragia procede de los pequeños vasos situados en la zona anterior de las fosas nasales y la sangre sale al exterior por las narinas. Generalmente se puede ver el punto sangrante o bien vemos una hemorragia en sábana por toda la mucosa, lo que dificultaría su control. En las epistaxis anteriores la causa más frecuente suele ser la desecación de la mucosa de la nariz por un catarro, ambiente seco o por abuso de descongestionantes nasales. Los traumatismos nasales también son causa frecuente de hemorragias nasales profusas, pero autolimitadas.

En las posteriores, el origen de la hemorragia procede de los vasos de la zona posterior que son de mayor calibre. Es difícil localizar el punto sangrante, lo que dificulta el control de la hemorragia. La sangre es expulsada hacia orofaringe y orificios nasales anteriores indistintamente. Las epistaxis posteriores aparecen durante las crisis hipertensivas y rara vez, por un trastorno de la coagulación.

Causas

Empezamos con las causas locales:

  • Idiopáticas o de causa desconocida: son la causa más frecuente de epistaxis. Se atribuye su inicio a micro-traumatismos, desecación y otras causas pero ninguna con certeza.
  • Traumáticas: Un traumatismo mínimo de la pirámide nasal o meterse el dedo por la nariz pueden provocar la epistaxis. Otras causas de sangrado nasal más graves son las fracturas de los huesos propios de la nariz o del cartílago, de los senos paranasales o de huesos de la base de cráneo por un golpe directo en la nariz. También se puede producir una epistaxis por traumatismo nasal después de una intervención quirúrgica de nariz o una endoscopia nasosinusal.
  • Cuerpos extraños: cualquier cosa que nos metamos en la nariz puede producir la erosión de la mucosa y favorecer el sangrado.
  • Factores ambientales: en las grandes alturas pueden aparecer sangrados nasales por las bajas presiones y la sequedad ambiental. También son causa de sequedad en el ambiente las calefacciones de aire y los aires acondicionados.
  • Rinitis inespecíficas: la inflamación de la mucosa nasal favorece el sangrado porque la mucosa está hipervascularizada y friable, como puede ocurrir en las sinusitis. En el caso de una rinitis seca también podrían aparecer epistaxis.
  • Neoplásicas. Los tumores benignos o malignos de fosas, senos paranasales o cavum pueden manifestarse como sangrado nasal.
  • Otras causas de sangrado nasal son los pólipos, la exposición a irritantes tóxicos y las malformaciones vasculares.

Las epistaxis por causa sistémica son las más frecuentes. Vamos a ver cuales son las principales causas sistémicas:

  • Infecciosas è La inflamación de mucosa por causa infecciosa altera la mucosa produciéndose sequedad, costras y hemorragia.
  • Cardiovasculares
    1. Aumento de la presión arterial.
    2. Enfermedades de la coagulación, de la sangre y de los vasos sanguíneos
  • Endocrinológicas è enfermedades endocrinológicas que cursan con aumento de la presión arterial.

¿Qué me va a hacer mi médico si sangro por la nariz?

Lo primero que hará será ver las constantes vitales. Es raro que por una epistaxis se produzca una pérdida de sangre tan grave como para poner en riesgo la vida, pero puede pasar. Por ello, lo primero es ver que estás estable. Para ello te tomarán la tensión.

Una vez que hemos visto que estás estable, pasaremos a hacer una rinoscopia, es decir, intentaremos mirar por la fosa nasal para ver si es posible observar el punto de sangrado.

Para valorar si hay sangrado activo veremos si sangras por la nariz y miraremos tu faringe para ver si cae sangre en cascada.

El diagnóstico de la epistaxis se hace por simple observación. Lo más importante es evaluar la gravedad del proceso.

Es posible que te hagan una analítica para ver la coagulación o una radiografía craneal, de fosas o de senos paranasales para descartar posibles causas primarias tales como procesos expansivos o infecciosos

Generalmente se podrán considerar epistaxis benignas las que afectan a personas con buen estado general, fundamentalmente niños y adultos jóvenes y que fluyen por un único orificio nasal.

¿Qué debo hacer si sangro por la nariz?

Debes sentarte e inclinar la cabeza hacia delante haciendo presión con el dedo el tabique nasal durante 5-10 minutos. Si así no se corta la hemorragia, coloca hielo en la nuca.

¿Cómo me lo va a tratar el médico?

Si en la exploración se observa un punto de sangrado, es posible que decida cauterizarlo.

Te pondrá un taponamiento nasal con gasa o con un algodón con forma de tampón, que retirará a las 48 horas. Deberás evitar hacer esfuerzo y movimientos bruscos de cabeza.

¿Cuándo debo alarmarme y acudir al médico?

  • En caso de un sangrado intenso, que no consigues cortar o que ya ocurre de forma frecuente.
  • Cuando la sangre se exterioriza por ambas fosas nasales y por la boca, pudiéndose acompañar de vómitos de sangre deglutida.
  • Cuando haya afectación del estado general (palidez, sudación, pulso débil y acelerado, deterioro del estado de consciencia, etc.).

Debes pedir cita con tu médico si:

  • Tienes fiebre y estás vomitando.
  • Tienes dolor en la nariz que empeora incluso después de tomar analgésicos
  • Te han puesto un taponamiento nasal y está suelto.

Debes acudir a un centro médico de urgencias si:

  • Te han puesto un taponamiento y está ya goteando sangre.
  • Después de 20 minutos presionando para cortar la epistaxis, sigues sangrando.
  • Tienes una secreción maloliente en la nariz.
  • Te sientes débil y mareado, con dificultad para ponerte en pie, respirar o hablar.

¿Qué puedo hacer para evitar el sangrado de nariz?

  • Evita hurgarte en la nariz.
  • Evita sonarte fuerte, en especial si has sangrado ya los días previos.
  • Evita las sustancias irritantes.
  • En casa, con la calefacción pon ropa húmeda en los radiadores o un recipiente con agua para evitar la sequedad ambiental.
  • Si tienes la nariz muy sea, puedes aplicarte un poco de vaselina.

Marta Cano Pazos
Médico de Familia, médico de área en Segovia

 

 

REFERENCIAS

  • Manual de otorrinolaringología. Barcelona: Salvat Editores, SA, 1982; 286-289.
  • Otorrinolaringología: manual ilustrado (2.a ed). Barcelona: Doyma, 1992; 153-157
  • Manual de otorrinolaringología. Getafe (Madrid): Interamericana McGraw-Hill, 1998; 207-212

 

Revisado: octubre 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *