Beneficios del consumo de cerveza

El consumo moderado de cerveza, dentro de una alimentación saludable, puede proporcionar beneficios tanto nutricionales como sobre la salud. Por ello, hoy queremos acercar a nuestros lectores un poco más de información sobre esta bebida tan popular en nuestro país.

La cerveza se considera como uno de los ingredientes de la Dieta Mediterránea y su ingesta resulta beneficiosa y saludable gracias al aporte de una gran variedad de nutrientes. Por este motivo, desde hace años, su consumo no sólo se ha estudiado desde el punto de vista nutricional, sino también desde el punto de vista sanitario por su relación con diversas patologías.

Aunque algunos autores españoles señalan que el consumo de bebidas con contenido alcohólico podría ser inadecuado, no todas las bebidas ejercen el mismo efecto. De hecho, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye la cerveza y el vino en su pirámide nutricional, recomendando su consumo moderado y opcional durante las comidas.

Estudios han confirmado que los individuos que consumen cerveza de forma moderada tienen una ingesta superior de vitaminas del grupo B, C y D, así como diversos minerales (calcio, hierro, yodo…).

¿De qué se compone la cerveza?

Las bebidas fermentadas, especialmente la cerveza y el vino, son fuentes importantes de agua, vitaminas, minerales y antioxidantes naturales.

La cerveza contiene una importante cantidad de vitaminas del grupo B (especialmente algunas como los folatos y la vitamina B12 importantes para el correcto estado de nuestro organismo).

Por otro lado, contiene más de 30 minerales diferentes, la mayoría derivados de la cebada. Los más abundantes en la cerveza son el magnesio, el potasio y el fósforo. Los minerales contenidos tienen un buen equilibrio, y al ser rica en potasio y baja en sodio, se trata de una bebida adecuada para dietas de personas con hipertensión. Además, al ser rica en magnesio y baja en calcio ayuda a evitar el desarrollo de cálculos biliares y renales.

La cerveza contiene también hidratos de carbono. Se considera una buena fuente de fibra soluble y de otras sustancias que sirven con alimento a la flora de nuestro grueso, pudiendo considerarse sustancias prebióticas.

Además, la levadura de cerveza es rica en proteínas de alto valor biológico ya que contiene todos los aminoácidos esenciales considerador por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero… ¿qué se entiende por “consumo moderado”?

No hay unanimidad a la hora de definir un consumo moderado de bebidas alcohólicas en general ni de cerveza, en particular.

De forma aproximada, podemos decir que un consumo moderado y habitual de cerveza puede ser el equivalente a 10-12 g alcohol/día para mujeres y 20-24 g alcohol día para los hombres. Esto equivaldría a un consumo diario máximo de una cerveza de 330 ml (4’5 % vol.) para las mujeres y dos cervezas de iguales características para los varones.

Sin embargo, la cerveza, al igual que todas las bebidas alcohólicas, presenta problemas cuando se consume en exceso, sobre todo en relación con el riesgo de daño hepático y la posibilidad de desarrollar alcoholismo en caso de abusar de ella.

Entonces… ¿qué beneficios puedo obtener con un consumo adecuado de cerveza?

El consumo moderado de bebidas con contenido alcohólico (que supone una ingesta de 10-15 g de alcohol al día), se relaciona con una disminución de la mortalidad en comparación con los consumidores elevados de alcohol y con los no bebedores.

El consumo bajo a moderado de bebidas con contenido alcohólico está asociado con una mejora del metabolismo de las lipoproteínas y una reducción del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Además, en el caso de la cerveza, los componentes no alcohólicos también son beneficiosos. De hecho, una serie de estudios con modelos animales he evidenciado que la cerveza puede prevenir la aparición de algunos cánceres (asociado a propiedades anticarcinogénicas del lúpulo y la malta), la osteoporosis (por su alto contenido en silicio y las propiedades del lúpulo), la obesidad o la diabetes tipo 2.

En cuanto a las enfermedades cardiovasculares, un consumo moderado de alcohol, incluyendo la cerveza, se asocia con un incremento de los niveles de colesterol HDL (“colesterol bueno”).

¿Qué riesgos tiene un consumo no adecuado de esta y otras bebidas alcohólicas?

Las bebidas fermentadas, en especial el vino y la cerveza, son una fuente importante de vitaminas, minerales y antioxidantes naturales. Sin embargo, el consumo abusivo de estas bebidas puede incrementar el riesgo de otras enfermedades y de accidentes, y nunca deben tomarse durante el embarazo, la lactancia o en la infancia.

La cerveza sin alcohol es una opción para aquellas ocasiones en las que quiera limitarse completamente el consumo de alcohol y/o reducir el aporte de energía.

Por lo tanto, no debemos olvidar que:

  1. El consumo de vino y cerveza puede hacerse sólo por adultos y con moderación.
  2. El consumo moderado de cerveza y de otras bebidas alcohólicas fermentadas de baja graduación (sidra y cava), disminuye el riesgo cardiovascular y protege de algunas otras enfermedades.
  3. No deben sobrepasarse las cantidades recomendadas de consumo diario.
  4. El consumo abusivo de bebidas con contenido alcohólico puede incrementar el riesgo de otras enfermedades y de accidentes. Nunca deben tomarse durante el embarazo, la lactancia o en la infancia, o cuando se conduzca un vehículo.
  5. La cerveza sin alcohol es una buena opción en aquellas ocasiones en las que quiera limitarse completamente el consumo de alcohol.

Alba Hidalgo Benito
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid
Técnico Superior en Nutrición Humana y Dietética

 

 

REFERENCIAS:

  • Dra. Rosa María Ortega Anta y Prof. Dr. Lluís Serra Majem. Relación entre el consumo moderado de cerveza, calidad nutricional de la dieta y tipo de hábitos alimentarios. Octubre de 2014. Centro de información Cerveza y Salud.
  • Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Guía de alimentación saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *