Lengua geográfica

Doctor, tengo la lengua rara desde hace tiempo, como con dibujos. No me molesta mucho pero cuando como ciertos alimentos como la naranja o el tomate, siento escozor, ¿qué me pasa?

¿Qué es la lengua geográfica?

La lengua geográfica o también llamada glositis migratoria benigna es una inflamación de la lengua de carácter benigno (como indica su propio nombre).

¿Por qué se produce?

No se conoce la causa pero sí se sabe que tiene lugar una pérdida de papilas gustativas filiformes de la cara dorsal y lateral de la lengua que conlleva a la aparición de lesiones similares a úlceras de forma parcheada, lo cual confiere a la lengua un aspecto de mapa.

Puede estar relacionada con la psoriasis, alergias, asma, dermatitis atópica, acné, déficits de vitaminas (grupo B, cinc), estrés, ansiedad, diabetes juvenil, fármacos como el litio, síndrome de Reiter…

¿A quién afecta?

Puede ocurrir a cualquier edad pero parece ser que tiende a afectar a personas de edad media y sobre todo a mujeres .

 ¿Cómo se manifiesta?

Generalmente no produce síntomas pero en algunos pacientes genera sensación de ardor y quemazón sobre todo al ingerir ciertos alimentos (naranjas, piña, tomate, berenjena, nueces, comidas calientes, picantes, ácidas, mentoladas). No altera el sentido del gusto y no es contagiosa.

La lengua presenta zonas enrojecidas, depapiladas, con pequeñas grietas, rodeadas de bordes de aspecto blanquecino bien marcados. Con el tiempo estas lesiones pueden ir cambiando de forma, tamaño y distribución.

 ¿Cuál es su diagnóstico?

El diagnóstico es sencillo al observar el aspecto de la lengua en forma de mapa. En pocas ocasiones se recurre a la biopsia para confirmarlo.

Su médico puede solicitarle un análisis de sangre para comprobar si coexiste algún déficit vitamínico así como pruebas de alergia o intolerancia alimentaria.

¿A qué otras enfermedades puede parecerse?

Hongos en la boca, psoriasis, lengua fisurada, liquen plano, reacción a fármacos, leucoplasia, lupus, herpes…

 ¿Cómo se trata?

No existe un tratamiento específico pero afortunadamente, como hemos dicho anteriormente, la mayoría de los pacientes no lo necesitan al no tener síntomas. Además, el cuadro suele desaparecer por sí solo aunque puede recurrir y migrar a otras áreas de la lengua.

Es conveniente mantener una buena higiene bucal y analizar qué alimentos la empeoran para tratar de evitarlos.

Cuando produce muchísimas molestias se puede pautar tratamiento sintomático utilizando antihistamínicos tópicos en enjuagues, anestésicos tópicos, corticoides tópicos o tacrolimus.

Conclusión: ¡tranquilidad! Es una enfermedad benigna y suele desaparecer por sí sola.


Sara Leticia de la Fuente Ballesteros
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid

REFERENCIAS:

  • Assimakopoulos D, Patrikakos G, Fotika C, Elisaf M. Benign migratory glossitis or geographic tongue: an enigmatic oral lesion. Am J Med. 15 de diciembre de 2002;113(9):751-5.
  • Wolff K, Goldsmith LA, Katz SI et.al. Biología y afecciones de la cavidad oral. En: Fitzpatrick Dermatología en Medicina General. 7th ed. Buenos Aires: Medica Panamericana; 2009 P.643
  • Barcala FG, Robles CC. Lesiones en la cavidad oral. AMF 2015;11(1):4-13

Revisado: noviembre 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *