Intoxicación por setas (micetismos)

Llega el otoño y con él actividades de temporada como la recolección y consumo de setas. Por eso, vamos a hablar hoy sobre la importancia de un consumo seguro y los síntomas derivados de una intoxicación por setas no aptas para la ingesta.

Y es que la recolección y consumo de setas silvestres produce un notable número de intoxicaciones accidentales, ya que en muchos casos se relaciona con un consumo de setas tóxicas confundidas con otras comestibles, o bien ingeridas tras someterlas a falsas pruebas empíricas de toxicidad.

¿Qué debo tener en cuenta si este otoño salgo a recoger setas?

Lo primero y más importante es conocer los riesgos que supone un consumo no responsable de estos alimentos. Existen múltiples libros de expertos, aplicaciones para nuestros dispositivos móviles y sociedades micológicas en cada provincia que nos ayudarán a identificar las variedades de nuestra zona y que podrán resolver muchas de las dudas que surgen tras una jornada de recolección. Además, al tratarse de un recurso natural limitado, que implica acceder a zonas naturales protegidas, en algunas comarcas es necesario conseguir un permiso, infórmate.

Una buena opción es aprender a distinguir unas pocas variedades locales y asegurarnos de recoger solo aquellas que conozcamos bien. Es aconsejable que lleves encima material fotográfico para poder comparar unas setas con otras en caso de duda (en el bosque, igual no tienes conexión a internet, piénsalo) o para mostrarlas a los especialistas oportunos en caso de ser necesario.

¿Qué síntomas puedo notar en caso de consumir setas no aptas para el consumo?

Es importante saber que según la especie ingerida, los síntomas y sus repercusiones pueden ser muy diversas. Así, distinguimos claramente entre dos grandes grupos de manifestaciones clínicas:

DE PERÍODO DE LATENCIA BREVE: Aquellas intoxicaciones en las que el intervalo desde la ingestión y la aparición de las primeras molestias es menor a 6 horas. En general, son cuadros gastroenteríticos leves y autolimitados, pero no siempre. La más conocida de las especies de este grupo es la Amanita Muscaria.

Entre los síntomas que pueden aparecer se encuentran:

  • Gastroenteritis aguda. Suele ceder espontáneamente en unas 12-48 horas.
  • Síndrome delirante: es el típicamente producido por la Amanita muscaria. Aparecen náuseas, dolor abdominal, alucinaciones y aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Síndrome alucinatorio: en estos casos es frecuente que el paciente o sus acompañantes informen de un consumo habitualmente recreativo.
  • Síndrome muscarínico: náuseas, aumento de salivación, sudoración, visión borrosa lejana, diarrea y enlentecimiento del ritmo cardiaco.
  • Síndrome copriniano: este síndrome aparece al consumir algunos tipos de setas (género Coprinus) junto con alcohol. Los síntomas son enrojecimiento facial, disminución de la tensión arterial, dolor de cabeza, vértigos, sudoración y vómitos.
  • Dermatitis, alergias y otras intolerancias: en los últimos años se han detectado un pequeño número de episodios de formas infrecuentes de intoxicación: alergias, intolerancias y dolores de cabeza. En ellos se han visto implicadas diversas setas consideradas comestibles

DE PERÍODO DE LATENCIA LARGO: Aunque pueden aparecer también síntomas digestivos, estos serán siempre tras 6 o más horas tras la ingesta.

Suelen ser intoxicaciones graves que producen frecuentemente daño hepático aunque pueden dañar células de otros órganos vitales (por ejemplo, el riñón).

¿Y las setas aptas para el consumo, pueden producir algún daño?

Efectivamente, existe un porcentaje no desdeñable de casos en los que la sintomatología aparece no por comer setas tóxicas, si no por consumir setas en mal estado de conservación

¿Qué debo hacer ante un consumo no seguro de setas?

Ante la aparición de estos síntomas o dudas sobre una ingestión no segura, acude a tu médico para que pueda realizar un seguimiento exhaustivo y poner tratamiento precoz si fuera necesario.

Recuerda que si dispones de material fotográfico de las setas antes de ser cocinadas pueden ayudar a la identificación de la especie y que sea más fácil anticiparse a la aparición de los diversos síndromes.

¿Existe tratamiento ante el consumo de setas tóxicas?

Sí.  Hay diversos tratamientos ante una intoxicación alimentaria por hongos. Lo principal será el tratamiento de los síntomas que presente el paciente (reposición de líquidos, fármacos, abstención de alcohol, etc.), así como un soporte vital en caso de necesitarlo. Otros procedimientos que se podrán llevar a cabo son la

  • Eliminación de las toxinas del tubo digestivo mediante lavado gástrico o carbón activado.
  • Aplicación de antídotos: existen fármacos que bloquean la entrada de las toxinas en el las células del hígado. Sin embargo, una vez dentro no es posible contrarrestar sus efectos.

En caso de manifestarse signos daño hepático severo, cabe plantearse la posibilidad de un ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos así como un trasplante hepático.

Para terminar, os dejamos este link para que podáis consultar las diferentes asociaciones micológicas que existen en cada Comunidad Autónoma.   Además, recuerda consultar con tu médico de familia todas aquellas dudas sobre intoxicaciones alimentarias que puedas tener.


Alba Hidalgo Benito
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid
Técnico Superior en Nutrición Humana y Dietética

 

RFERENCIAS:

  • Santiago Nogué Xarau. Intoxicaciones agudas. Bases para el tratamiento en un servicio de urgencias. Novoprint 2010.
  • http://tratado.uninet.edu/c101102.html
  • Josep Piqueras-Carrasco. Intoxicaciones por setas, una actualización. Revista Española de Medicina Legal. 2014;40(1):19—29
  • F. Benítez-Macías, D. García-Gil, F.M. Brun-Romero y S. Nogué-Xarau. Intoxicaciones agudas por setas. Revista Clínica Española. 2009;209(11):542-549

Revisado: octubre 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *