Halitosis: mal aliento

El mal aliento es un síntoma muy frecuente que genera una importante connotación social e interfiere en las relaciones sociales y laborales. ¿Estás preocupado por ello? En este post te ofrecemos información y algunos consejos.

¿Qué es la halitosis?

La halitosis es un olor desagradable del aliento de una persona.

¿Por qué se produce?

Se origina por la descomposición de restos de comida y células por parte de bacterias localizadas en el dorso de la lengua y en los surcos de las encías, de manera que se liberan compuestos volátiles de sulfuro que son los principales responsables del mal aliento.

El olor del aliento depende en cierta medida de dos aspectos:

  • La cantidad y calidad de la saliva, puesto que esta tiene actividad anitmicrobiana, lubrica y oxigena la cavidad bucal. En una boca sana, los restos de comida pasan a la saliva y son deglutidos y digeridos rápidamente.
  • La cantidad y características de las bacterias que predominen en la boca.

¿A quién afecta?

Puede afectar a cualquier persona. Se calcula que un 30% de los mayores de 60 años tienen o han tenido halitosis en algún momento de su vida. Otros autores consideran que afecta a 1 de cada 2 personas. Lo que sí que es cierto es que los pacientes no consultan con frecuencia con su médico al no considerarlo un problema de salud.

 ¿Cuáles son sus causas?

En un 85-90% de los casos la halitosis se origina por un problema en la cavidad oral (déficit de higiene bucal, gingivitis, sequedad de boca, enfermedades bucales…). El resto tienen relación con patologías de órganos cercanos a la boca, enfermedades digestivas o sistémicas (ej. Diabetes mal controlada)

Diferenciarla de la halitosis fisiológica que es aquella que se produce en condiciones normales ya sea por disminución de la cantidad de saliva (por la noche, por la edad, prótesis dentales, tabaco, alcohol…) o por sustancias expulsadas por la vía respiratoria (consumo de cebolla, ajo, grasas, eructos, alcohol, vómito…).

Existe un tercer tipo denominado pseudohalitosis o haliofobia que consiste en que el paciente percibe mal olor en su aliento pero los demás no lo detectan y no se puede objetivar.

 ¿Cuál es su diagnóstico?

En general, la halitosis es difícil de detectar por uno mismo, por lo que ante la duda, se recomienda preguntar a alguna persona de confianza o consultar directamente con su médico.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico. El médico le hará una serie de preguntas acerca de sus hábitos odontológicos, alimentarios, fármacos… y posteriormente le explorará la boca, los dientes, la orofaringe y las fosas nasales.

Se dispone de pruebas complementarias para detectar los compuestos volátiles de sulfuro que se desprenden en la boca pero no suele ser necesario recurrir a ellas.

En función de la causa sospechada, se valorará consultar con el odontólogo u otro especialista hospitalario.

 ¿Y su tratamiento?

  • Lo primordial es mantener una buena higiene bucal con lavado, cepillado, uso de hilo dental e incluso raspado del dorso de la lengua pudiéndose complementar con colutorios y pastas de dientes que tengan componentes que neutralicen e mal olor o las bacterias que lo causan.
  • Otras medidas generales que ayudan a tratarlo son: no fumar, seguir una dieta rica en frutas y verduras frescas, beber mucho líquido y verdura, evitar el alcohol, bebidas con cafeína y alimentos que producen mal aliento (ajo, cebolla, chorizo, especias…)
  • Además se pueden usar productos que neutralicen el mal olor durante un breve periodo de tiempo: chicles, enjuagues, aerosoles de mentol, gotas aromáticas…

Sara Leticia de la Fuente Ballesteros
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid

REFERENCIAS:

  • Castiñeira C, López S, Torres M. “Guía clínica de halitosis”. Fisterra. Actualización enero 2012 (acceso agosto 2017)
  • Martínez A,  “Halitosis” AMF 2007; 3(6):334-337

Revisado: agosto 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *