Fascitis plantar

“Doctora, desde que empezó el verano, me duele muchísimo la planta del pie, la parte del talón. Estoy en chanclas desde la primera ola de calor, pero me duele tanto que me dan hasta pinchazos. Y  mire que no me he dado ni golpe ni nada, pero cuando me levanto por la mañana y pongo el pie en el suelo es insoportable, luego ya, me voy haciendo”

¿Y qué es lo que duele?

La fascitis plantar es la inflamación de una fascia (banda ligamentosa) que recubre la planta del pie. Esta banda se inserta en diversos puntos óseos recubriendo todo el aparato muscular y ligamentoso por lo que el dolor puede localizarse en cualquier zona de recorrido de la misma, que forma aproximadamente un triángulo con la punta en la cara interna del talón.

Pero yo he hecho lo de siempre

Hay situaciones que pueden precipitarlo: sobrepeso, trabajar de pie de forma estática,  caminar con zapato plano, o hábitos deportivos con carga, por ejemplo, correr. Algunas características propias  pueden aumentar la probabilidad de que nos ocurra, como el  pie cavo – con puente alto-  o el espolón calcáneo (acúmulo de calcio en la inserción de la fascia), pero no son sinónimos de fascitis, pudiendo no aparecer ésta aunque estén presentes.

Y qué hago

Tu médico te preguntará sobre tu dolor, tu actividad habitual incluida tu profesión y tu actividad física. Además, realizará una exploración deteniéndose en los puntos dolorosos de tu pie y tu deambulación (caminar) para valorar tu afectación.

¿Y no me hacen una radiografía?

Si no tienes ningún antecedente traumático no será necesario realizar ninguna prueba de imagen. La historia clínica, junto con la exploración física, nos dan suficientes datos para establecer un diagnóstico. Es mejor iniciar el tratamiento que radiar sin un motivo justificado, ya que la fascitis plantar es la primera causa de dolor de talón habitual.

Hablemos del tratamiento

  • Medidas físicas, es decir, facilitar las condiciones para no perpetuar la fascitis. Calzado adecuado (zapatos con suela ancha y un poco de cuña  2 – 3 cm y con sujeción del talón, evitando chanclas y similares); bajar de peso, realizar reposo relativo, intentando evitar en lo posible la sobrecarga de la zona.
  • Los Ejercicios de Fascitis plantar (hacer click para acceder) son la parte crucial del tratamiento, y tendrán que ser realizados de forma regular -2 o 3 veces al día- durante varias semanas. Podemos ayudarnos de una superficie rodante y fría, para aumentar el efecto analgésico y antiinflamatorio (una botella metida en el congelador nos servirá de herramienta) No hay mejor fisioterapia que la realizada activamente por uno mismo.
  • Como en la mayoría de los problemas osteoarticulares, será útil, siempre que no esté contraindicado, un ciclo corto de antiinflamatorios, durante unos 5-7 días, pautados, para reducir la inflamación de la fascia. Este ciclo se puede repetir, o variar, en función de la evolución. Podrán ser tanto por vía oral como tópica.
  • En ocasiones, unas taloneras blandas pueden acoplarse en tu calzado habitual para disminuir la tensión de la fascia.
  • Si hemos realizado correctamente los tratamientos anteriores, durante al menos tres semanas, y no hay buena evolución, podremos plantear un paso más en el tratamiento. En algunas ocasiones tu médico podrá colocar un parche de iontoforesis con antiinflamatorio local, o realizar una infiltración en el punto de inserción de la fascia. Para este último tipo de tratamientos, y dependiendo de la disponibilidad en tu centro de salud, podrá ser necesario que seas derivado a los Médicos Rehabilitadores.  Ellos realizarán en este punto del proceso una evaluación por su parte y propuesta de tratamiento si los pasos anteriores no han sido eficaces.

Resumiendo, que es gerundio

  • Sin pies, no hay transporte: la fascitis plantar incapacita.
  • Los ejercicios son el primer paso y el último: la constancia es la clave
  • Acude a tu MAP: con una valoración desde el inicio, la fascitis tiene habitualmente buena evolución.

Irene García Álvarez
Médico residente, MFyC, C. S. Arturo Eyries, Valladolid

María Dolores Pinilla García
Médico residente de Medicina Física y Rehabilitación, Hospital Universitario Río Hortega, Valladolid 

 

REFERENCIAS:

  • Sarlat, Ribas, MA.“Fascitis plantar” AMF 2008; 4(4); 222-226.
  • Castiñeira, Pérez, C.; Costa Ribas, C. ; Boyero Fernández, L. ; Francisco, Ollarves, J. “Guía Clínica Fascitis Plantar”. Fisterra. Actualización Diciembre 2016 [Acceso julio 2017]

Revisado: agosto 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *