Viajeros internacionales

 

En los últimos años se ha producido un gran incremento en el número de personas que viajan a países exóticos o tropicales, así como la rapidez con la que se realizan estos desplazamientos. Este considerable aumento del volumen de viajeros internacionales, provoca que muchas personas estén en contacto con enfermedades infecciosas diferentes a las de su entorno habitual. Por ello el viajero debe conocer los riesgos a los que se enfrenta para adoptar las medidas preventivas adecuadas.

¿Qué debo saber ANTES de realizar mi viaje?

No deje para el final los aspectos sanitarios de su viaje. En caso de padecer alguna enfermedad es aconsejable una visita a su médico para que le facilite un informe actualizado. Las personas sometidas a un tratamiento médico deben llevar cantidad suficiente de medicación para cubrir el período de tiempo que dure su estancia en el extranjero, o asegurarse de que podrán adquirirla en el país de destino.

Es conveniente que los viajeros se informen sobre el sistema local de asistencia sanitaria y que conozcan la extensión de la cobertura de su seguro.

Puede ser útil también contar con un pequeño botiquín que contenga material de cura y algunos medicamentos para síntomas menores (analgésicos, antihistamínicos, etc.)

¿Qué vacunas puedo necesitar?

  1. Fiebre amarilla: es una enfermedad vírica infecciosa aguda, que se transmite al hombre por la picadura de mosquitos del género Aedes. La vacunación contra la fiebre amarilla es obligatoria para entrar en algunos países, otros podrán exigirla dependiendo de si el lugar de origen es o no una zona infectada. Esta vacuna lleva consigo el correspondiente Certificado Internacional de Vacunación que las autoridades sanitarias de algunos países exigen como requisito de entrada. Su validez legal es de 10 años.
  2. Tétanos y Difteria: todas las personas deberían estar vacunadas, especialmente los viajeros. Actualmente se utiliza una vacuna combinada contra estas dos enfermedades. Cuando se está correctamente inmunizado en la infancia es suficiente con una única dosis de recuerdo en torno a los 65 años. Se administrarán las dosis de recuerdo necesarias hasta alcanzar un total de 5 dosis (incluyendo la primovacunación con 3 dosis), en viajeros vacunados en la infancia de forma incompleta.
  3. Hepatitis A: se trata de una enfermedad endémica en algunos países en desarrollo. Se propaga fundamentalmente a través de la ingesta de agua y alimentos contaminados y por contacto directo con personas infectadas. Los viajeros jóvenes a zonas endémicas constituyen la principal indicación para la vacunación.
  4. Hepatitis B: es una enfermedad de distribución universal que se transmite mediante relaciones sexuales y por contacto con sangre. Su vacunación se encuentra incluida en el calendario vacunal. Se recomienda a los viajeros que viajen frecuentemente a zonas endémicas, a los que residan en estas zonas más de 6 meses y a los que probablemente vayan a mantener relaciones sexuales de riesgo o que puedan precisar de atención médica o dental.
  5. Fiebre tifoidea: es una enfermedad de distribución mundial que se propaga a través del agua y los alimentos contaminados. Es más frecuente en los países en desarrollo, especialmente en las zonas rurales. Debido a la efectividad limitada de la vacuna, no se deben de olvidar las medidas higiénicas.
  6. El Cólera: es una enfermedad intestinal aguda y frecuente en países en desarrollo que suele cursar en forma de brotes epidémicos esporádicos. Se transmite por la ingesta de agua o alimentos contaminados. El riesgo de que un viajero contraiga el cólera es muy bajo. En situaciones especiales se podrán aconsejar vacunas orales (Dukoral®).
  7. Enfermedad Meningocócica: es una enfermedad que se presenta en forma epidémica y estacional, especialmente en el “Cinturón Subsahariano”. La vacunación está indicada en viajeros que vayan a estar en contacto con la población en zonas endémicas, sobre todo durante los meses de invierno y primavera.
  8. Encefalitis Japonesa: es una enfermedad vírica, endémica en algunas zonas rurales del Nordestes y Sudeste Asiático y Subcontinente Indio. Se transmite a través de mosquitos infectados y está estrechamente relacionada con el medio rural, sobre todo en las granjas de cerdos y cultivos de arroz. No es necesario vacunarse en estancias cortas y en zonas urbanas como itinerario de viaje.

¿Existe riesgo de contraer enfermedades para las que no exista vacuna?

Sí, existen una serie de enfermedades transmitidas por las picaduras de mosquitos para las cuales no existe una vacunación en la actualidad. Sin embargo, existen otras medidas preventivas que pueden ser igualmente efectivas. Entre ellas, las más importantes son:

  • La Malaria o Paludismo. Se trata de una enfermedad parasitaria potencialmente grave, muy extendida en casi todos los países tropicales. Son cuatro las normas fundamentales que se deben tener en cuenta:
    1. Sea consciente del riesgo
    2. Evite las picaduras de mosquitos
    3. Tome la quimioprofilaxis recomendada: dado que ésta variará según la zona a visitar y que ninguno de los medicamentos está libre de efectos secundarios, la prescripción deberá ser valorada de forma individual. El régimen profiláctico se debe comenzar antes de la zona palúdica, durante la estancia y después de haber salido de dicha zona.
    4. Conozca la importancia del diagnóstico y tratamiento precoz.

Si durante o después de viaje aparecieran síntomas de paludismo (fiebre, sudoración y escalofríos) aún tomando quimioprofilaxis, deberá consultar rápidamente a un médico.

  • Dengue y Chikungunya: ambas enfermedades son transmitidas por la picadura de mosquitos del género Aedes y en ninguna de las dos existe ningún fármaco profiláctico. Los viajeros deben adoptar medidas para evitar las picaduras tanto durante el día como al atardecer, en aquellas zonas donde existe riesgo.

¿Existe alguna otra medida preventiva que deba realizar DURANTE mi viaje?

La diarrea es la enfermedad más frecuente en los viajeros. Para reducir su riesgo se deben cumplir las medidas preventivas básicas con el agua y los alimentos:

  1. Lávese las manos con frecuencia.
  2. Beba agua embotellada. Las bebidas calientes y refrescos embotellados son más seguros.
  3. No tome hielo que no haya sido preparado con agua segura.
  4. Consuma solo leche envasada y derivados lácteos debidamente higienizados.
  5. Preste atención a la repostería y helados.
  6. Evite consumir pescado y marisco crudo.
  7. Las comidas deben estar suficientemente cocinadas y servirse calientes.
  8. Tenga cuidado con las salsas y los preparados que contengan huevos crudos.
  9. La fruta debe ser pelada personalmente y las verduras no deben comerse crudas.
  10. Evite la comida de los vendedores callejeros.

El viajero no debe olvidar que “los alimentos: cocinados, pelados o no tomados”

Otras medidas de prevención útiles son:

  • En algunos países tropicales la exposición al sol puede provocar graves insolaciones. Se aconseja el uso de sombrero y gafas de sol. Es conveniente el uso de protección con filtro solar alto.
  • El excesivo calor y humedad pueden provocar agotamiento, deshidratación o un golpe de calor. Se aconseja beber abundantes líquidos.
  • Las enfermedades transmitidas por insectos son muy frecuentes en el trópico. En el exterior, al anochecer y al amanecer se recomienda vestir ropas de manga larga y pantalón largo, evitando llevar colores oscuros y perfumes intensos. En las partes del cuerpo que no estén protegidas por la ropa, se deben usar repelentes de insectos que contengan DEET, IR3535 o Icaridin. Es aconsejable el uso de mosquiteros alrededor de las camas fijándolos bajo el colchón.

¿Y DESPUÉS  de mi viaje…?

Ya que algunas enfermedades no se manifiestan inmediatamente puede ocurrir que se presenten bastante tiempo después del viaje. En el caso de que necesite acudir al médico, deberá informarle de que ha realizado un viaje en los últimos 12 meses a una zona tropical, o aun país en desarrollo.

Las recomendaciones sanitarias han de realizarse de forma individualizada debido a que el riesgo de adquirir enfermedades varía, entre otros muchos factores, de un país a otro, de la zona que se visita, de la época del año y de la duración y tipo de viaje, así como de las características propias de cada viajero.

Para conocer las medidas preventivas que el viajero debe adoptar y la situación sanitaria del país de destino, antes de iniciar el viaje debe informarse en uno de los Centros de Vacunación Internacional distribuidos por todo el territorio nacional.

Toda esta información y mucho más lo puedes encontrar en la web del Ministerio de Sanidad.


Alba Hidalgo Benito
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid
Técnico Superior en Nutrición Humana y Dietética

 

 

REFERENCIAS:

 

Revisado: julio 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *