Disfunción de la articulación temporomandibular

atm

¿Qué es la articulación temporomandibular?

La articulación temporomandibular (ATM) es la articulación entre la mandíbula y el hueso temporal (cráneo). Consta de dos articulaciones, una por cada lado, que son funcional y estructuralmente diferentes. Está compuesta por un conjunto de estructuras anatómicas que, con la ayuda de los músculos, permite ejecutar movimientos para llevar a cabo la función masticatoria. Gracias a la ATM el maxilar inferior puede ejecutar tres clases de movimientos:

  1. Movimientos de descenso y elevación.
  2. Movimientos de protrusión y retrusión.
  3. Movimientos de lateralidad. Como la mandíbula es el único hueso que se articula a los dos lados del cuerpo, la simetría anatómica es importante.

Las ATM se posicionan según lo hagan los dientes, depende funcionalmente de la oclusión dentaria. No hay mecanismo de compensación, por eso, en caso de asimetría la función se ve dañada.

¿Qué estructuras componen la articulación temporomandibular?

  • Superficies articulares o cóndilo mandibular: Protuberancia en el borde superior de la rama ascendente de la mandíbula.
  • Disco articular: Está situado entre ambas superficies articulares que son incongruentes y es necesario para que se den los movimientos de rotación y traslación.
  • Ligamentos: que unen las superficies articulares y el disco permitiendo algunos movimientos y limitando otros.
  • Tejido sinovial: lubrica la articulación.

¿Qué daños pueden producirse en la articulación temporomandibular?

Los trastornos músculo-esqueléticos incluyen un conjunto de patologías que afectan a la musculatura masticatoria y/o a las articulaciones temporomandibulares y que tienen en común la posibilidad de alterar funcionalmente el aparato masticatorio.

En la mayoría de los casos no están relacionados con la oclusión dental. Se caracterizan por la presencia de dolor y sensibilidad de los músculos masticadores y/o de las articulaciones temporomandibulares y, a menudo, se acompaña de sonidos articulares y de limitación del movimiento mandibular.

Los tipos de trastornos de la ATM más frecuentes son:

  • Alteraciones de los huesos del cráneo o de la mandíbula (alteraciones anatómicas, fracturas…)
  • Trastornos de la musculatura masticatoria (sobrecarga, contracciones protectoras, dolores locales…)
  • Trastornos en la articulación temporomandibular (desplazamiento del disco articular, luxación del disco articular, dislocación, trastornos inflamatorios, artritis, anquilosis)

¿Qué síntomas pueden producir estos trastornos?

Los signos y síntomas más frecuentes son: dolor muscular y/o articular , limitación del movimiento articular, dificultad para masticar, desviación mandibular durante el movimiento, ruidos articulares durante la apertura y el cierre de la mandíbula, sensibilidad y/o dolor con la palpación muscular y articular, cefaleas, síntomas otológicos.

 ¿Por qué se producen los trastornos músculo-esqueléticos?

Los trastornos músculo-esqueléticos tienen un origen multifactorial y en muchos casos se desconoce.

El estrés psicoemocional, las parafunciones orales y la susceptibilidad genética son algunos de los factores más frecuentes. Además, cada individuo tiene una capacidad de adaptación a estos factores causantes de los trastornos, por lo que, ante los mismos elementos generadores algunos desarrollan la patología y otros no.

Macrotraumas producidos por: traumatismos faciales, latigazo cervical, intervenciones odontológicas, intubación para anestesia general, infecciones, inflamaciones locales.

Microtraumas producidos por: hiperlaxitud ligamentosa, asimetrías esqueléticas, alteraciones posturales, sobrecarga.

Hábitos parafuncionales: hábitos que comportan trabajo muscular sin finalidad funcional.

  • Bruxismo: movimientos inconscientes, no funcionales, de apretamiento y/o rechinamiento dentario. Puede ser diurno o durante el sueño. Sus causas son la alteración de los estados emocionales, los trastornos psicológicos o el consumo de drogas psicoestimulantes.
  • Onicofagia: hábito de comerse las uñas.
  • Masticación de chicles

 – Oclusión dental: mala mordida. No está aceptado que la única causa de los trastornos músculo-esqueléticos sea la oclusión. No es el factor más importante, suele ser coadyuvante, pero no determinante.

 ¿Qué tratamiento tienen los trastornos de la ATM?

El tratamiento suele ser multidisciplinario, abarcando los campos de la odontología, fisioterapia, neurología, psicoterapia, otorrinolaringología, cirugía… según el tipo de trastorno y su causa. Cada especialista tiende a tratar las alteraciones articulares desde su campo, pero lo importante no es estipular qué alteración es la mayor causante de los síntomas ya que el origen es multifactorial, sino comprender todos los factores implicados en la enfermedad. Los diferentes tratamientos que se pueden realizar son:

  •  Tratamiento farmacológico: analgésicos, relajantes musculares…
  • Ortopedia dentomaxilar (las férulas de descarga): son unos dispositivos de resina acrílica dura que suelen cubrir una arcada dentaria completa. Son utilizadas con fin diagnóstico y como tratamiento. Indicadas en pacientes con signos de bruxismo habitual. Existen dos tipos fundamentales aceptados por la AAOP (American Academy of Orofacial Pain), férula de estabilización mandibular y férula de adelantamiento mandibular.
  • Equilibrado oclusal: es la modificación de las superficies de los dientes mediante la eliminación selectiva de parte de la estructura dentaria, para mejorar el contacto entre ellas.
  • Fisioterapia mandibular y reeducación postural.
  • Electromedicina: introducción de iones de sustancias activas mediante energía eléctrica o ultrasónica.
  • Infiltraciones musculares y en la ATM: anestésicos locales, corticoesteroides… – Cirugía de la ATM: artrocentesis, artroscopia… Pueden proporcionar algún beneficio en pacientes que no responden al tratamiento conservador.
  • Técnicas de relajación y psicoterapia.

 

Laura Curiel Fuente
Odontóloga. Práctica privada exclusiva en ortodoncia. País Vasco y Cantabria

 

 

REFERENCIAS:

  • Peñarrocha M. Dolor orofacial. Etiología, diagnóstico y tratamiento. Masson, 1997.
  • Bell WE. Clinical Management of temporomandibular disorders. Chicago 1982, Year book medical publishers, Inc.
  • Okeson J P. Dolor orofacial según Bell. Editorial Quintessence, S.L., Barcelona, 1999.
  • Monje F. Diagnóstico y Tratamiento de la Patología de la Articulación Temporomandibular. Ripano Editorial médica.
  • Isberg A. Disfunción de la articulación temproromandibular: una guía práctica. Sao Paulo. Artes médicas, 2003.

 

Revisado: enero 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *