Prevención y tratamiento de la infección por Virus del Papiloma Humano (VPH)

prevencion-vph

 

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es un tema que cada vez más mujeres jóvenes conocen y por el que frecuentemente nos preguntan en nuestras consultas. Hoy haremos un repaso de cómo se puede prevenir y tratar este problema.

¿Qué síntomas produce?

La infección por VPH de alto riesgo oncogénico, en general no produce ningún síntoma. El desarrollo de lesiones premalignas cursa sin molestias para la paciente, y por lo tanto no es posible realizar un diagnóstico precoz de la infección a través de la sintomatología.

Los VPH de bajo riesgo (6 y 11 en el 95% de los casos), producen las verrugas anogenitales o condilomas acuminados en piel y mucosas, tanto en la mujer como en el hombre.  Estas lesiones no son premalignas ni progresan a cáncer.

¿Es la citología una forma de prevención?

No. La citología es una forma de diagnóstico precoz de infección por VPH, pero no es una medida de prevención de la infección.

Realizando el sistema de cribado mediante la citología, se previene la aparición del cáncer de cuello del útero al diagnosticar la infección o sus lesiones premalignas, y poner tratamiento antes de desarrollar un cáncer.

¿Qué es una colposcopia?

 La colposcopia es una prueba diagnóstica no dolorosa, realizada en la consulta de Ginecología, mediante la cual se visualiza el cuello del útero con ampliación microscópica para detectar lesiones precursoras de cáncer de cuello de útero, que no se identifican mediante visión directa en la exploración normal.

Existen dos tipos de lesiones que podemos encontrar cuando realizamos una colposcopia: las de bajo riesgo y las que se asocian a mayor riesgo de lesión maligna o premaligna. En este segundo caso se realizará una biopsia para analizar el tejido y descartar malignidad.

¿Existen vacunas frente al VPH?

 Existen dos vacunas para prevenir la infección por los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Estas son: una  vacuna bivalente  que nos da protección frente a los VPH 16 y 18; y otra vacuna tetravalente  que nos confiere protección frente a los VPH 6, 11, 16 y 18.

¿Para qué sirve la vacuna contra el VPH y quién debe vacunarse?

Las vacunas previenen la infección por los tipos que contienen (16 y 18), que causan más del 70% de los cánceres de cuello de útero, y también protege parcialmente frente a otros tipos no incluidos directamente, mediante un procedimiento que se denomina “inmunidad cruzada”, que ocasionan el 13% del resto de los casos de cáncer de cuello de útero.

La vacunación está recomendada para todas las adolescentes y mujeres hasta los 26 años. La vacuna no cura la infección, la previene.

La vacuna es más efectiva si se administra antes del inicio de las relaciones sexuales, aconsejándose adelantar la vacunación a los 12 años. A esta edad, es suficiente con administrar 2 dosis, ya que se obtiene la misma producción de defensas que con tres dosis. De esta manera se reducen gastos, y disminuyen los posibles efectos secundarios (si bien estos son poco  frecuentes) como  los mareos y síncopes.

De 13 a 26 años se recomienda la vacunación con tres dosis, para conseguir una respuesta inmunológica equiparable. No es necesario realizar un estudio citológico o viral antes de la vacunación.

La vacunación se aconseja también en mujeres sometidas a conización. Las mujeres que han sido tratadas, demuestran una predisposición por la persistencia de la infección y desarrollo de lesiones, por tanto tienen más riesgo de volver a infectarse y volver a desarrollar lesiones.

En varones, la utilización de la vacuna tetravalente es de utilidad para evitar la aparición de verrugas anogenitales, lesiones anales precancerosas y cánceres anales relacionados con VPH. Sólo la vacuna tetravalente, que protege contra los tipos 6 y 11, evita la aparición de las verrugas genitales.

¿Deben vacunarse las mujeres con infecciones previas?

 Si. Los expertos aconsejan vacunar a las mujeres que tienen resultados anormales en el cribado. Un resultado anormal puede indicar que existe una infección por VPH, y aunque la vacunación no ofrece protección ni curación contra el tipo de VPH para el que la mujer ya está infectada, si protege contra el resto de los VPH de alto riesgo que no han contactado con su organismo.

¿Cuánto cuesta la vacuna del VPH?

La vacuna del VPH se administra a las niñas de 12 años dentro del programa de vacunación infantil y es financiada por  los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas. A partir de esta edad, la vacuna se aplica en los servicios sanitarios pero son las pacientes las que deben comprar la vacuna. El precio de la vacuna oscila entre 120 y 150 euros cada una de las tres dosis.

¿Existe algún tratamiento de las lesiones premalignas?

 Es importante la detección de lesiones precursoras o malignas iniciales, porque contamos con un tratamiento sencillo, seguro y eficaz de estas lesiones: la conización cervical.

¿Qué es la conización cervical?

La conización cervical pretende eliminar una parte del cuello del útero, extirpando la lesión premaligna y evitando su progresión a cáncer. Se denomina conización porque el tejido se extirpa en forma de “cono”.

Es un tratamiento indoloro, ya que se realiza tras administrar anestésico local y/o sedación. No es necesario el ingreso hospitalario para su realización, no se realiza con anestesia general y no tiene repercusión en la vida sexual.

Las posibles complicaciones implican sangrado o infección, y son muy infrecuentes. A largo plazo puede estrecharse el canal endocervical, dificultando el drenaje de contenido de la menstruación o dificultando la posibilidad de lograr embarazo. También se puede producir incompetencia cervical, dando lugar a abortos o partos prematuros.

¿Cómo puedo evitar la aparición de nuevas lesiones antes y después de la conización cervical?

Es necesario recordar que la vacunación frente al VPH no exime de tomar todas las precauciones necesarias para evitar otras infecciones de transmisión sexual, o un embarazo no deseado.

Para disminuir el riesgo de reinfección por VPH debemos recomendar:

  • El uso de preservativo.
  • Suspender la píldora anticonceptiva: el consumo de anticonceptivos ha demostrado mayor riesgo de persistencia de VPH entre las usuarias a largo plazo. Es conveniente sustituirla por preservativo.
  • Dejar de fumar: se ha demostrado que el tabaco afecta a la respuesta inmune frente al VPH, favoreciendo la persistencia de la infección, y por tanto la posible progresión a lesiones premalignas y cáncer de cuello de útero.
  • La vacuna para VPH puede reducir hasta en el 60-80% de riesgo de aparición de nuevas lesiones en mujeres sometidas a conización.

Gala Melgar Hernández-Sampelayo

Médico residente, Ginecología y Obstetricia, Hospital Clínico Universitario, Valladolid

 

REFERENCIAS:

  1. AEPCC-Guía: Guía de cribado del cáncer de cuello de útero en España. Publicaciones AEPCC, 2014.
  2. Oncoguía SEGO: Prevención del cáncer de cuello de útero. Guías de práctica clínica en cáncer ginecológico y mamario. Publicaciones SEGO, Octubre 2014.
  3. AEPCC-Guía: Condilomas acuminados. Publicaciones AEPCC, noviembre 2015.
  4. Comité asesor de vacunas. Vacuna virus papiloma humano. [monografía en Internet]. Madrid: Asociación Española de Pediatría; Junio 2016. [acceso 31 de julio de 2016]. Disponible en: http://vacunasaep.org/familias/vacunas-una-a-una/vacuna-virus-papiloma-humano.

 

Revisado: septiembre 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *