El cateterismo cardiaco

cateterismo

El cateterismo cardíaco es una prueba diagnóstica-terapéutica que permite conocer la anatomía y función del corazón y de los grandes vasos, así como la gravedad de las lesiones que puedan existir en las válvulas cardiacas, en las arterias coronarias y en el circuito eléctrico del corazón.

Se entiende por cateterismo cualquier procedimiento invasivo en el que se usa un catéter para acceder al interior del torrente sanguíneo.

En este post repasaremos los principales tipos de cateterismo cardiaco y para que se realizan, como se realiza un cateterismo cardiaco, incluyendo la preparación y la recuperación del procedimiento, y finalmente unas pinceladas acerca de las complicaciones que pueden surgir.

Tipos de procedimientos

De forma básica se pueden dividir los procedimientos en diagnósticos y terapéuticos si bien en un mismo procedimiento se pueden realizar las dos intervenciones.

Procedimientos diagnósticos:

  • Arterias coronarias (coronariografía): su principal indicación es la cardiopatía isquémica (infarto de miocardio, angina de pecho) donde suele llevar asociado el procedimiento terapéutico. Sin embargo, también se realiza como estudio previo a planear intervenciones quirúrgicas, y es con mucha diferencia el procedimiento más frecuente.
  • Ventrículo izquierdo (ventriculografía): la generalización de la ecocardiografía y el desarrollo de la resonancia magnética cardiaca han disminuido la realización de este tipo de procedimientos. Nos permiten conocer la morfológica, la contractilidad y la hemodinámica (presiones) del ventrículo izquierdo.
  • Aorta (aortografía): se utiliza para estudiar morfológicamente la aorta pero también el funcionamiento de la válvula aortica, mediante la utilización de contrastes y medición de presiones.
  • Biopsia endomiocardica: se realiza como parte del estudio de las enfermedades del musculo cardiaco, cuando el resto de las pruebas no han demostrado un resultado concluyente, o como parte del estudio rutinario de los pacientes con trasplante cardiaco. Consiste en extraer una serie de muestras del músculo cardiaco que posteriormente serán analizadas bajo el microscopio en búsqueda de datos específicos de las diferentes patologías.
  • Cateterismo cardiaco derecho: se utiliza para medir las presiones a diferentes niveles del corazón derecho (aurícula, ventrículo y arteria pulmonar) y realizar estudios hemodinámicos que reflejan el funcionamiento del corazón.
  • Estudio electrofisiológico: bajo este térmico se agrupan una serie de procedimientos dirigidos al estudio de las arritmias cardiacas. Donde se originan, cuáles son sus mecanismos y por donde circulan, con el objetivo de poder programar la mejor forma de abordarlas mediante un procedimiento terapéutico (ablación).

Procedimientos terapéuticos

  • Arterias coronarias: consiste en dilatar por medio de balones o muelles (“stents”) las estrecheces que pueda haber en las arterias coronarias y que limitan el flujo sanguíneo.
  • Cardiopatía estructural:
    • Válvulas cardiacas:
      • Estenosis aortica: colocación de una prótesis aortica (TAVI) que sustituya las funciones de la válvula disfuncionante
      • Insuficiencia mitral: colocación de un clip a nivel de la válvula mitral (Mitraclip) para conseguir un mejor cierre valvular y disminuir la insuficiencia.
      • Estenosis mitral: inflado de un balón para romper las comisuras valvulares y conseguir una mayor apertura de la válvula.
      • Disfunción de prótesis valvulares
    • Miocardio: en casos de miocardiopatía hipertrófica se puede realizar un procedimiento con el fin de provocar un infarto localizado para reducir el tamaño del musculo cardiaco en un determinado territorio.
    • Pericardio: en caso de derrames pericárdicos crónicos o recidivantes, se puede realizar un drenaje mediante una ventana para evitar nuevas apariciones del derrame.
    • Cierre o apertura de comunicaciones entre las diferentes cámaras cardiacas, con el fin de tratar diferentes enfermedades congénitas o situaciones adquiridas que requieren una redistribución del flujo sanguíneo.
  • Arritmias: consiste en inducir una quemadura (ablación) en una zona concreta para evitar el origen o la perpetuación de un determinado tipo de arritmia.

Como se realiza

Preparación:

  • Dieta: en principio no es necesaria ninguna dieta especial el día antes, salvo indicación especifica. Sí que sería adecuado evitar estimulantes que pudieran falsear el resultado de determinadas pruebas diagnósticas (café, te, tabaco…).
  • Hidratación: aspecto fundamental del cateterismo cardiaco cuando se utilizan contrastes. Para disminuir el daño renal, se recomienda una hidratación adecuada el día previo a la prueba (aproximadamente 1.5-2 l).
  • Ayuno: ante la eventual necesidad de una anestesia general se requiere un ayuno de 6-8 horas.
  • Medicación: se deben seguir las recomendaciones del médico solicitante de la prueba, y siempre debe aportarse la medicación que se está tomando. En general no suele ser preciso suspender la medicación, salvo los anticoagulantes.
  • Higiene corporal: se debe acudir correctamente aseado, y preferiblemente se debería rasurar las ingles y las muñecas si fuera necesario unos días antes de la prueba.
  • Ingreso: depende del protocolo específico del hospital. No es obligatorio ingresar el día antes.

Procedimiento:

  • Desinfección local de las posibles zonas de abordaje: ingles y muñecas fundamentalmente.
  • Anestesia: generalmente se utiliza anestesia local, si bien ocasionalmente en procedimientos especiales se requiere sedación o incluso anestesia general.
  • Punción: en función del tipo de cateterismo, y cual sea nuestro objetivo se realizara una punción venosa por donde alcanzaremos las cámaras cardiacas derechas y la arteria pulmonar o una punción arterial desde donde alcanzaremos la aorta y las cámaras cardiacas izquierdas.
  • Control radiológico: por medio de un aparato de rayos X conectado a un software específico, se puede ver en tiempo real el curso de los catéteres a través del torrente sanguíneo o su localización a nivel de las cámaras cardiacas. En muchas ocasiones es preciso utilizar contrastes radiológicos.
  • Monitorización hemodinámica: se realiza control de las constantes vitales (tensión arterial y saturación de oxigeno), así como la monitorización del electrocardiograma durante todo el procedimiento. Existe acceso inmediato a equipos de resucitación avanzada y siempre debe realizarse la canulación de una vía venosa adicional por si fuera necesaria la infusión de medicación específica.
  • Medicación: cada procedimiento puede requerir su medicación específica, y en ocasiones es preciso proceder a la anticoagulación total del paciente. Si es preciso conocer que los procedimientos arteriales vía radial (muñeca) precisan una “cóctel” específico de medicación para evitar el espasmo y la trombosis arterial y que puede resultar inicialmente molesto.
  • Duración: la duración es variable según el tipo de procedimiento y no se puede predecir antes de la realización del mismo. Desde 20-30 minutos en procedimientos diagnósticos sencillos, hasta 3-4 horas o incluso más en procedimientos complejos.

Recuperación:

  • Hemostasia local para evitar el sangrado post-procedimiento. En general las punciones arteriales o el uso de anticoagulación durante el procedimiento obligan a un mayor cuidado. Existen diferentes técnicas que básicamente consisten en mantener presión en la zona de punción durante un tiempo prolongado. Posteriormente se recomienda el reposo relativo durante los primeros 2-3 días.
  • Ingreso: es difícil de determinar y suele variar en función de los protocolos específicos de cada hospital. En general, procedimientos de bajo riesgo (diagnósticos) no precisan ingreso hospitalario, y solo vigilancia hasta que la hemostasia sea correcta. Procedimientos de mayor riesgo precisan al menos un día de ingreso y en ocasiones la realización de pruebas complementarias para la comprobación del resultado del procedimiento.

Molestias y complicaciones

Durante la realización del cateterismo cardiaco el paciente puede experimentar diferentes molestias que son normales, y que no deben generar respuestas alteradas del paciente que puedan complicar el procedimiento. A saber:

  • Escozor de la anestesia local.
  • Fuerte calor e incluso reacción vagal asociado al “coctel” de medicación de la punción radial.
  • Incomodidad en relación a la postura corporal.
  • Palpitaciones o molestias inespecíficas en relación a los catéteres.

Existen diferentes complicaciones que pueden ocurrir en el contexto de un cateterismo cardiaco. En general las formas más graves (taponamiento cardiaco, insuficiencia renal secundaria a contraste, infarto de miocardio, ictus, arritmias cardiacas…), potencialmente mortales, son poco frecuentes, mientras que complicaciones menores (sangrado, trombosis, infecciones…)  son más frecuentes.

La mejor forma de evitar las complicaciones es mediante una correcta preparación del procedimiento, incluyendo al paciente y a los profesionales. Lógicamente las situaciones vitales (emergencias) son las que asocian mayores tasas de complicaciones, sin embargo, siempre que se realiza este tipo de procedimientos la valoración beneficio-riesgo aporta un saldo favorable.


Pablo Elpidio García Granja
Médico Residente de Cardiología, Hospital Clínico Universitario, Valladolid

 

 

REFERENCIAS:

 

 

Revisado: enero 2017

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *