El tabaco es una droga

tabaco

 

Ha llegado el momento. Nos adentramos en el mundo del tabaco. Una droga que se consume a diario. Creemos que somos conscientes de los efectos que tiene el tabaco sobre nosotros pero, ¿realmente lo sabemos todo?

Consideramos importante hablaros de este tema porque el tabaco es la causa directa o indirecta de la muerte de hasta el 50% de los fumadores. Cada fumador pierde una media de 10 años de vida. El tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas. De estas, más de 5 millones son consumidores del tabaco y más de 600000 son fumadores pasivos. El tabaco es el responsable del 50% de las muertes por cáncer. No sólo es importante por el elevado número de muertes se cobra. También debemos ser conscientes de todas las enfermedades relacionadas con el tabaco que afectan a la calidad de vida y al bolsillo de millones de personas.

 ¿Cómo produce el tabaco sus efectos?

Sabemos que son dañinas al menos 250 sustancias químicas que hay en el humo de los productos de tabaco. El principal componente adictivo es la nicotina.

Al fumar un cigarrillo, la nicotina inhalada alcanza rápidamente sus niveles máximos en el torrente sanguíneo. Llega al cerebro en 7-10 segundos. La rapidez con que llega hasta el cerebro es la responsable de su alto poder adictivo. En el caso de las personas que no inhalan humo pero usan otra forma de consumo de tabaco, la nicotina se absorbe a través de las membranas mucosas y alcanza los niveles máximos en la sangre y en el cerebro más lentamente.

El hígado se encarga de procesar la nicotina que ha entrado en nuestro organismo para que pueda ser eliminada. El producto de desecho que se crea se elimina por la orina. Desde que la nicotina entra en nuestro organismo hasta que la eliminamos pasan aproximadamente 2 horas.

Cuando llega al cerebro, la nicotina imita la acción de un neurotransmisor que se encuentra allí (acetilcolina), pero lo hace de forma más potente. Este neurotransmisor pone en marcha los músculos, hace que se libere dopamina y controla el ritmo cardiaco, la respiración, el funcionamiento del bazo y la dilatación de las pupilas.

Cuando se produce la liberación de dopamina, aparece la sensación de placer y euforia típica de las drogas. Esta sensación es la que refuerza el consumo. El fumador busca consumir para obtener esa sensación de placer.

Hay personas que dicen que fumar les relaja. No es así, fumar es estimulante.  Lo que ocurre es que al fumar, se calma la ansiedad producida por la falta de nicotina en el cuerpo, generando así esa falsa sensación de relajación.

Después de la exposición a la nicotina, hay un estímulo inmediato que hace que se libere adrenalina. Esta provoca un aumento de la presión arterial, de la frecuencia respiratoria y del ritmo del corazón.

Formas de consumo  de tabaco

El método más popular de consumo del tabaco son los cigarrilos, pero no es el único. Vamos a hablaros de algunas otras formas de consumo de tabaco:

  • Cachimba o pipa de agua: el uso de la cachimba está cada vez está más extendido, sobre todo entre los jóvenes. Se fuma pensando que es menos dañino que consumir tabaco, dado que el tabaco pasa por agua antes de ser inhalado. Pero esto no es cierto. Con el uso de la cachimba, la absorción de monóxido de carbono es muy elevada y se obtiene suficiente cantidad de nicotina como para crear adicción.
  • Cigarrillos con tabaco de liar: Muchos fumadores se escudan en que es más sano porque lleva menos aditivos. Pero crean la misma adicción que los convencionales debido a que suelen fumarse de forma más intensa y con caladas más frecuentes. Esto conlleva una inhalación de nicotina superior a la que se obtiene con un cigarrillo industrial.
  • Puros: contienen mayor cantidad de tabaco que un cigarrillo. El tabaco del puro es de naturaleza alcalina. Esto significa que es suficiente con mantener el puro en la boca para exponerse a las sustancias nocivas.
  • Pipa: su efecto es muy similar al del puro. El humo de las pipas es más alcalino y no se necesita una inhalación directa para mantener niveles de adicción a nicotina.
  • Tabaco de mascar: su uso se está extendiendo debido a la prohibición de fumar en sitios públicos y establecimientos. El tabaco de mascar es altamente adictivo.
  • El snuff: es el consumo de tabaco sin humos en forma de polvo, pasta, crema u otros. Se coloca entre la encía y el carrillo. Se absorbe a través de la mucosa. Ya se han visto efectos dañinos, como el cáncer, relacionados con esta forma de consumo de tabaco.
  • El cigarrillo electrónico: los hay con nicotina y sin ella pero también poseen un montón de sustancias químicas que pueden resultar dañinas para nuestro organismo.

¿A quién se considera fumador pasivo? ¿cuáles son los riesgos para el fumador pasivo?

El fumador pasivo es aquel que respira el humo del tabaco que exhalan otras personas.

El humo que se desprende del cigarrillo y el humo que se exhala, es aun más dañino que el humo que inhala el fumador. Este humo contiene mayor concentración de sustancias perjudiciales.

Os exponemos los efectos perjudiciales del tabaco en el fumador pasivo. Hay que tener en cuenta que los niños son especialmente vulnerables:

  • Cáncer de pulmón: El riesgo de padecer cáncer broncopulmonar se incrementa en un 35% en los fumadores pasivos.
  • Enfermedades cardiovasculares: Los fumadores pasivos tienen un riesgo incrementado de infarto entre un 25 y 35%
  • Enfermedades respiratorias: El humo del tabaco puede causar enfisema y EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) en adultos no fumadores. Los niños expuestos al humo del tabaco poseen un riesgo mayor de padecer enfermedades respiratorias graves.
  • La irritación nasal, la irritación de los ojos y la irritación de las vías respiratorias causando tos, flemas y otros problemas, son los efectos más frecuentes asociados con el humo del tabaco en el ambiente.
  • Embarazo y tabaquismo pasivo: Cuando una mujer embarazada fuma, el feto debe ser considerado fumador pasivo, ya que los componentes del humo del tabaco (especialmente la nicotina y el monóxido de carbono), atraviesan la barrera placentaria. Esto provoca diversas alteraciones entre las que destacan un peso bajo al nacer, mayor probabilidad de síndrome de muerte súbita del lactante, mayor riesgo de partos prematuros y abortos espontáneos y alteraciones placentarias que aumentan las complicaciones del embarazo y parto.

Efectos del tabaco a corto plazo en el fumador

Sobre el sistema respiratorio la exposición constante a los componentes tóxicos del humo del tabaco produce un incremento de la producción mucosa en las vías respiratorias y reduce la eficacia del sistema inmunitario. A consecuencia de este proceso, comienzan a aparecer la tos y la expectoración.

A nivel del sistema circulatorio la nicotina produce un aumento de la presión arterial, aumenta la frecuencia cardiaca y favorece la formación de trombos. El monóxido de carbono hace que la sangre transporte menos oxígeno a los tejidos.

Riesgos y consecuencias del tabaco a largo plazo

En el sistema respiratorio pueden aparecer diferentes enfermedades, las más graves y que peor calidad de vida van proporcionar son:

  • Bronquitis crónica: Es una inflamación permanente de los bronquios por la continua agresión del humo del tabaco. (poner enlace a post del EPOC).
  • Enfisema pulmonar: Se caracteriza por la destrucción progresiva de los alvéolos y la retención de aire en los pulmones.
  • Cáncer de pulmón: Fumar es el factor causal más frecuente en la aparición de este cáncer.

En el sistema circulatorio el consumo de tabaco que a largo plazo puede causar arterioesclerosis. Esto favorece la aparición de una angina, infarto o de accidentes vasculares cerebrales (ictus).

En el sistema digestivo la nicotina es muy irritante y favorece la aparición de enfermedades como la gastritis crónica, úlceras gastroduodenales y esofagitis por reflujo.

El humo entra directamente a la boca produciendo efectos en toda a cavidad oral. Aumenta el riesgo de caries, migración gingival y disminuye el flujo salival.

En la mujer fumar acelera la aparición de la menopausia entre 2 y 3 años. Además dificulta el quedarse embarazada. En el hombre contribuye a la impotencia y altera la formación de esperma.

El consumo de tabaco no sólo produce cáncer de pulmón. También causa cáncer de laringe, faringe, esófago, estómago, páncreas, hígado, colon, recto, riñón, vejiga, mama, aparato genital y linfático.

Se está viendo, mediante estudios, que fumar también puede provocar y mantener ciertos trastornos de ansiedad, especialmente el de pánico.


Marta Cano Pazos
Médico de Familia, médico de área en Segovia

REFERENCIAS

 

Revisado: diciembre 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *