Gingivitis

eyrieSalud   28 diciembre, 2016   No hay comentarios en Gingivitis

 

gingivitis

¿Por qué me sangran las encías?

El sangrado de las encías, durante el cepillado o de manera espontánea, es la manifestación más evidente de que no están sanas.

Está provocado por una inflamación conocida como GINGIVITIS, que puede ser localizada o generalizada y que también produce cambios en la coloración y forma de las encías haciendo que se encuentren más rojas y abultadas que en situación saludable.

 ¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es la inflamación de las encías y constituye la manifestación más leve de la enfermedad periodontal. Es una patología reversible ya que afecta exclusivamente al periodonto de protección, es decir, las encías, y no ocasiona la pérdida del tejido que sostiene los dientes.

¿Por qué se produce la gingivitis?

La causa principal de la gingivitis es la acumulación de placa bacteriana debido a la mala higiene bucal. Dependiendo del tipo de bacterias predominantes en la boca, ácidas o alcalinas, se producen caries o inflamación e infección de la encía, la gingivitis. Si esta placa bacteriana que se acumula no se retira, se endurece, llega a calcificarse y se adhiere superficie del diente convirtiéndose en sarro. Éste puede generarse sobre los dientes, en el borde de la encía y debajo de esta, lo que provoca que se infecte, se inflame y se vuelva más sensible. Además de la acumulación de placa hay otros factores que hacen que los cambios inflamatorios se agraven:

  • Alteraciones hormonales: en la pubertad, durante la menstruación, el embarazo y la menopausia.
  • Infecciones específicas: gingivoestomatitis herpética, cándida.
  • Enfermedades sistémicas: leucemia, diabetes, SIDA, déficit de vitamina C.
  • Alergias.
  • Quemaduras.
  • Medicamentos: los que reducen el flujo de saliva, secando la boca que queda más susceptible a la inflamación y los que provocan agrandamiento de encías dificultando la higiene.
  • Traumatismos provocados por el mal cepillado, prótesis mal ajustadas…
  • Apiñamiento dental que impide el correcto cepillado.
  • Tabaco
  • Genética

¿Cuáles son los signos de la gingivitis?

A parte del sangrado, la gingivitis puede manifestarse de alguna de estas maneras:

  • Encías rojas o inflamadas
  • Mal aliento
  • Sensibilidad
  • Dolor al masticar
  • Retracción de encías Las personas que fuman tienen más riesgo de desarrollar gingivitis, sin embargo, es menos probable que presenten sangrado de encías ya que el tabaco produce vasoconstricción y enmascara este signo. En estos casos son muy importantes las revisiones periódicas para el control por parte del odontólogo.

¿Qué debo hacer para tratarlo?

Para controlar y tratar el sangrado de encías hay que acudir al dentista que, mediante un reconocimiento comprobará si hay gingivitis, el grado de afectación y si se debe únicamente a la acumulación de placa o, además, hay otros factores que agraven la situación.

Hay tres pasos importantes a seguir en el tratamiento de la gingivitis:

  • El primero es eliminar o reducir las bacterias que producen la enfermedad. El dentista procederá a la eliminación de la placa y el sarro, e instruirá en el método de higiene oral que más convenga en cada caso. Si la formación de sarro se ha producido de manera supragingival (alrededor de las encías) podrá eliminarse mediante una limpieza con ultrasonidos, que, mediante una serie de vibraciones, elimina de forma indolora el sarro y la placa bacteriana. Si se detecta sarro subgingival (bajo las encías) puede ser necesario la realización de curetaje, que consiste en una técnica de limpieza más profunda.
  • El segundo paso es suprimir o reducir los factores que hacen que los pacientes sean más susceptibles a la acumulación de placa. En caso de que existan factores secundarios como prótesis mal ajustadas o empastes desbordantes, procederá a corregirlo. También puede aconsejar sobre tratamientos que ayuden a mejorar la higiene y evitar que se acumule tanta placa bacteriana entre los dientes, como la ortodoncia en caso de apiñamiento dental que impida el correcto cepillado.
  • El último paso es el mantenimiento. Después de crear las condiciones orales adecuadas, el tratamiento de la gingivitis requiere motivación por parte del paciente para llevar una correcta higiene y un seguimiento con controles y limpiezas periódicas en la consulta del dentista.

¿Qué problemas pueden derivarse del sangrado de encías?

  1. Periodontitis: Si se mantienen unos buenos hábitos de higiene diarios y se acude a revisiones y limpiezas periódicas a la consulta del dentista, la gingivitis se controla fácilmente. Sin embargo, si no se trata, evoluciona a periodontitis (comúnmente llamada piorrea) que supone un problema de salud crónico, no reversible y de tratamiento complejo. Mientras la gingivitis sólo afecta al periodonto de protección de los dientes, es decir, las encías, la periodontitis tiene un grado mayor de severidad y avance, afectando además al periodonto de inserción, constituido por el hueso alveolar y los ligamentos periodontales. La pérdida de hueso que se produce en la periodontitis no es reversible lo que provoca un grave riesgo para el mantenimiento de los dientes si no es tratada a tiempo. El tratamiento de la periodontitis es más complejo que el de la gingivitis, ya que, aparte de eliminar la placa bacteriana y el sarro, y reducir los factores de susceptibilidad, puede requerir tratamiento antibiótico, técnicas de limpieza quirúrgicas debido a la profundidad de la inserción bacteriana y terapia de mantenimiento para el control a largo plazo.
  2. Riesgo de enfermedades sistémicas. La relación entre la periodontitis y las enfermedades sistémicas se debe al paso de las bacterias orales al torrente sanguíneo. La bacteriemia, que en este caso se produce por el paso de las bacterias del sarro a la sangre desde la bolsa periodontal que se forma en la encía, representa una peligrosa puerta de entrada sobre todo en los pacientes con una patología sistémica de base. La enfermedad periodontal se considera un factor de riesgo importante en los casos de enfermedades cardiovasculares como infarto o ictus, o en casos de enfermedades metabólicas como la diabetes.

Laura Curiel Fuente
Odontóloga. Práctica privada exclusiva en ortodoncia. País Vasco y Cantabria

REFERENCIAS

  • Bascones, A. Periodoncia básica. Ed Avances. Madrid 1992.
  • Genco RG, Goldman HM, Cohen DW. Periodoncia Contemporánea. Interamericana-McGraw-Hill. México 1993.
  • Sanz, M. 1º Workshop Ibérico. Control de placa e Higiene bucodental. Ed Ergon. Madrid 2003.

Revisado: noviembre 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *