La enfermedad celíaca

celiaca

 

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Es una intolerancia permanente a las proteínas del gluten que cursa con inflamación o atrofia severa de la mucosa del intestino superior. Como consecuencia se producen alteraciones en la utilización de los nutrientes en el tracto digestivo, lo que lleva a la aparición de diferentes síntomas tanto dentro como fuera del aparato digestivo.

¿Quién puede padecer la enfermedad?

Personas con susceptibilidad genética, que porten los genes HLA DQ2 y DQ8. Estos genes son necesarios para padecer la enfermedad pero no son suficientes para el desarrollo de la misma puesto que hay más factores que influyen.

¿Qué desencadena la enfermedad?

La ingestión de productos con gluten. Éste se encuentra en el trigo, el centeno, la cebada y la avena.

¿Cuáles son los síntomas?

No existe un síntoma característico pudiendo haber diversas formas de manifestarse. Las más frecuentes son:

  • Manifestaciones del aparato digestivo: ardor de estómago, dolor o hinchazón abdominal, meteorismo, digestiones lentas y pesadas, alteración del hábito intestinal (diarrea/estreñimiento), pérdida del apetito.
  • Manifestaciones cutáneas: dermatitis herpetiforme, son placas que aparecen en la piel y producen picor. Suele aparecer en zonas de extensión de rodillas, codos, espalda y glúteos.
  • Manifestaciones ginecológicas: aparición tardía de la menstruación, menopausia precoz, alteraciones en el ciclo menstrual, dolor menstrual, dolor pélvico, esterilidad.
  • Otras como alteración del carácter (irritabilidad, apatía, tristeza), anemia por déficit de hierro resistente al tratamiento, osteopenia, fatiga.

En muchas ocasiones no aparecen síntomas o cursa con síntomas atípicos y se detecta de forma casual por analíticas alteradas o estudios en familiares.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad celíaca?

Lo más importante para diagnosticar la EC en el adulto consiste en pensar en su posible existencia ya que  no hay una sola prueba que diagnostique de forma definitiva (o excluya) la enfermedad. Será la combinación de los datos clínicos, analíticos, la biopsia intestinal y la respuesta a la dieta sin gluten lo que lleve al diagnóstico.

En aquellas personas que presenten signos y síntomas sospechosos de enfermedad celiaca, de forma prolongada y sin etiología conocida, se solicitará una analítica sanguínea que incluya los marcadores serológicos. Los primeros de elección diagnostica son los anticuerpos antitransglutaminasa tisular IgA. Otros marcadores que pueden pedirse en un estudio más ampliado son los anticuerpos antigliadina y antiendomisio y la IgA total o estudio genético.

En caso de que los anticuerpos sean positivos o haya una alta sospecha clínica se derivará al paciente al especialista de digestivo para realización de una biopsia duodenoyeyunal. La biopsia consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior para ver si está o no dañado y esto se realiza mediante endoscopia digestiva alta. Los hallazgos característicos histológicos de la enfermedad celiaca son atrofia vellositaria, hiperplasia de las criptas e infiltrado linfocitario.

Para realizar esta prueba y que sea significativa es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta.

¿Tiene tratamiento la enfermedad celiaca?

Una vez establecido el diagnóstico, el único tratamiento que existe es una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. Con ello se consigue que desaparezcan los síntomas clínicos, los anticuerpos y las alteraciones de la mucosa intestinal.

Es muy importante saber que la ingesta de pequeñas cantidades de gluten puede producir lesiones intestinales incluso sin presentar ningún tipo de síntoma. Para evitar comer gluten involuntariamente se recomienda evitar el consumo de productos  que no vengan perfectamente etiquetados y consultar los listados de productos prefabricados sin gluten que poseen las asociaciones de celiacos. Habrá que eliminar de la dieta el trigo, la cebada, el centeno, la avena y sus derivados (pan, harinas, pastas…etc.)

¿Qué alimentos están permitidos? Alimentos naturales que no contengan gluten como la leche, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, legumbres, maíz y arroz.

Una vez confirmado el diagnostico de enfermedad celiaca y establecida la dieta sin gluten, es conveniente realizar un seguimiento periódico por su médico de atención primaria consiguiendo así la reducción de las posibles complicaciones que pudieran surgir derivadas de esta enfermedad.

Para más información, así como listas de alimentos recomendados, os invitamos a visitar la web de la FACE  (Federación de Asociaciones de Celiacos de España)


Cristina Celada Castro y Alicia Pérez Termenón
Alumnas 6º curso de Grado en  Medicina

                Elpidio García Ramón
Médico de Familia. Centro de Salud Arturo Eyries

REFERENCIAS:

  • Rozman, C. Farreras. Medicina Interna. Págs. 158-162. 17 edición. Editorial Elsevier. 2012
  • Tellez, C. Manual curso intensivo MIR Asturias. Aparato digestivo. Capítulo 12. Pags 122-129. MIR Asturias. 2016.
  • Todo sobre la enfermedad celíaca. Asociación de celiacos de Madrid. Consejería de Sanidad y consumo.  Comunidad de Madrid. www.celiacosmadrid.org
  • La enfermedad celíaca en atención primaria. Nuevos criterios, diciembre 2012. Hospital de Cruces. Departamento de sanidad y consumo. Gobierno Vasco.
  • Diagnóstico precoz de la enfermedad celiaca.  Ministerio de Sanidad y consumo. Sanidad 2008. Disponible en: https://www.msssi.gob.es/profesionales/prestacionesSanitarias/publicaciones/Celiaquia/enfermedadCeliaca.pdf
  • Heredia, C. Castro, F. Palma, J. Enfermedad celíaca del adulto. Rev Méd Chile 2007; 135: 1186-1194. Scielo. Septiembre, 2007.  http://www.scielo.cl/pdf/rmc/v135n9/art15.pdf

 

Revisado: noviembre de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *