Ansiedad y trastornos ansiosos

ansiedad

Cada vez es más frecuente en nuestros días escuchar frases como “estoy muy ansiosa”; “tengo mucha ansiedad, necesito tomar una pastilla”. Seguro todos conocemos a alguien que sufre ansiedad o incluso nos ha pasado a nosotros mismos. Pero ¿Qué sabemos en realidad sobre la ansiedad?, ¿Es siempre malo tener ansiedad?, ¿Qué es un trastorno ansioso?  y ¿Cuál es su tratamiento?.

En el siguiente post intentaremos aclarar algunos mitos y verdades respecto de ella.

Intentaremos comenzar, como no, por el principio.

¿Qué es la ansiedad?

Podría definirse como una anticipación a una desgracia futura,  o  como una respuesta frente a situaciones que no podemos controlar o predecir. Suele ir acompañada de un sentimiento desagradable de incomodidad, y de síntomas físicos de tensión.

Es algo así, como una señal de alerta que nos advierte de un peligro inminente y permite adoptar las medidas necesarias para poder hacer frente a esas amenazas.

¿ Toda ansiedad es mala o patológica?

La respuesta es no.

La ansiedad es una sensación o un estado emocional normal. Cierto grado de ansiedad es incluso bueno para el manejo de las exigencias de nuestro día a día. Pero cuando se sobrepasa ese nivel de normalidad es cuando se convierte en patológica o negativa produciendo  gran malestar en la persona tanto en lo físico, como en lo psicológico.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Los síntomas son muy variados y diversos, pero en general podemos reconocer dos grupos: psicológicos y físicos.

Dentro de los psicológicos es común encontrar: excesiva preocupación, aprensión, sensación de agobio, miedo a perder el control o a volverse loco, sensación de muerte inminente, dificultad de concentración, irritabilidad, inquietud, desasosiego,  inhibición, bloqueo, obsesiones o compulsiones.

Dentro de los físicos, pueden aparecer: sudoración, sequedad de boca, mareo, inestabilidad, tensión muscular, palpitaciones, dolor precordial, alteraciones del tránsito intestinal, problemas en la esfera sexual.

Entonces…

¿Qué es un trastorno de ansiedad?

Se llama así, a un grupo de enfermedades que se caracterizan  por la presencia de una preocupación, miedo o temor excesivo.  Esta tensión permanente provoca gran malestar en la persona y que le impide llevar a cabo diferentes aspectos de su vida diaria.

¿ Qué es una crisis  de pánico?

Es una reacción ansiosa muy intensa, que va acompañada de la sensación de falta de capacidad para controlar lo que está pasando en ese momento, e incluso la convicción de que uno puede llegar a morir en ese momento. Esta crisis de ansiedad (o de pánico) puede producirse en diferentes situaciones (conduciendo, en la calle, etc.) o incluso sin ningún desencadenante específico.

¿Por qué se producen los trastornos de ansiedad o las crisis de pánico?

 Hoy en día la respuesta no está del todo clara. Se cree que influyen diferentes aspectos tales como lo genético, lo ambiental y lo social.

¿Qué hacer si sufro de crisis de pánico o sospecho que puedo tener un trastorno de ansiedad?

 Pedir ayuda.

En el caso de las crisis de pánico, a veces los síntomas son tan intensos, que muchas veces es común llegar al Servicio de Urgencias debido a la angustia que nos producen. Pero cuando los síntomas  no son tan intensos, sin embargo  nos están causando igualmente gran malestar y existe la sospecha que puede existir un trastorno de ansiedad,  es mejor acudir a nuestro médico de cabecera para que sea él quien nos valore y nos indique si necesitamos tratamiento.

¿ Cuál es el tratamiento de los trastornos ansiosos?

Se acepta como tratamiento adecuado de los trastornos ansiosos, la terapia psicológica como también el tratamiento con fármacos como antidepresivos y/o benzodiazepinas, y algunos casos ambos tratamientos estarán indicados.

¿ Existen otros tratamientos aparte de los fármacos y la terapia psicológica?

Existen algunos tratamientos complementarios a los que hemos mencionados, que pueden ayudar a combatir los trastornos ansiosos.

Por ejemplo la “biblioterapia” que consiste en lecturas seleccionadas por el terapeuta a fin de que conozcamos más respecto de lo que nos pasa.

También es de conocimiento popular la utilización de “hierbas medicinales” para rebajar nuestros niveles de ansiedad como el kava- kava, la valeriana o la paciflora, lo cierto es que hoy, no contamos con estudios científicos que avalen fielmente su eficacia,  sin embargo pueden ser un instrumento adyudante a un tratamiento formal de la ansiedad (terapia psicológica o medicamentos).

 ¿Cómo podemos prevenir la ansiedad?

La ansiedad no la podemos prevenir, porque como hemos dicho antes es un estado de emoción normal frente a situaciones estresantes, sin embargo podemos evitar tener altos niveles de ansiedad que nos lleven a sentirnos agobiados, preocupados o excesivamente inquietos, por ejemplo realizando actividades como deporte, lectura, escritura, manteniendo una vida social y familiar activa, limitando nuestras horas de trabajado y respetando nuestras horas de ocio.


María Jesús Leñero Navarrete
Residente de Psiquiatría Hospital Universitario Río Hortega

 

 

BIBLIOGRAFIA

  • Guía de Práctica Clínica para el Manejo De Pacientes con Trastornos De Ansiedad en Atención Primaria.

 

Revisado: octubre 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *