Hiperhidrosis o sudoración excesiva

sudoracion

El sudor es un mecanismo natural que poseemos los seres humanos para adaptarnos a los cambios de temperatura.

¿Qué es el sudor?

El sudor es un líquido compuesto por agua, sales minerales y otras sustancias. A veces también está formado por sustancias aromáticas (generadas por algunos alimentos) que pueden dar olor al sudor.

¿Para qué sirve el sudor?

El sudor, a través del mecanismo de la transpiración, permite la termorregulación corporal. Esto permite la adaptación de nuestro cuerpo a la temperatura ambiente ya que el sudor se evapora de la piel eliminando el exceso de calor y sustancias nocivas para la salud.

¿Por dónde eliminamos el sudor?

El sudor se elimina por las glándulas sudoríparas, distribuidas por toda la superficie corporal. Las glándulas sudoríparas de tipo ecrino son las que tienen más participación en la termorregulación y se encuentran distribuidas por toda la piel (excepto los labios o el conducto auditivo externo). Las zonas en las que hay más glándulas de tipo ecrino son el dorso de la mano y la yema de los dedos, donde podemos llegar a tener hasta setecientas glándulas por centímetro cuadrado.

¿Qué ocurre cuando la sudoración es excesiva?

Hay personas que producen una cantidad excesiva de sudor, este trastorno se conoce con el nombre de hiperhidrosis y puede provocar algunos problemas en el normal desarrollo de nuestras vidas.

¿Por qué se produce la hiperhidrosis?

Este exceso está provocado por una sobreactividad de las glándulas sudoríparas ecrinas, principalmente de las palmas de las manos, las plantas de los pies, las axilas o la cara sin saber la causa la mayor parte de las veces. En un 30-35% de los casos hay algún antecedente familiar lo que sugiere que pudiera existir alguna causa genética. Alteraciones hormonales, situaciones de estrés, ansiedad o ciertas comidas picantes o muy calientes también pueden provocar la aparición del sudor

Debe quedar claro que en ningún momento se produce por falta de higiene y el olor es provocado por las bacterias que pueden aparecer si el sudor permanece en la piel durante un largo tiempo e incluso tras comer ciertos alimentos el sudor puede adquirir determinado olor.

¿A quién suele afectar este problema?

La hiperhidrosis puede afectar tanto a hombres como a mujeres en cualquier etapa de la vida, presentándose sobre todo en la adolescencia y en un 60% de los casos, en las mujeres, por lo que también se cree que puede tener relación con aspectos hormonales.

A pesar de no ser una dolencia muy conocida, en España afecta ente un 1% y un 3% de la población, iniciándose en la infancia o pubertad y durando toda la vida.

¿Existen varios tipos de hiperhidrosis?

Principalmente existen dos tipos de hiperhidrosis:

  • Hiperhidrosis focal: Es la forma más frecuente. Afecta a los pies, palmas y en un 30-40% a las axilas. Igualmente puede verse afectada la cara. Dentro de este grupo también se encuentra la hiperhidrosis gustativa que afecta a la cara tras la ingesta de alimentos picantes o condimentados.
  • Hiperhidrosis generalizada: Afecta a toda la superficie corporal. Es mucho menos frecuente que la focal y suele ser provocada por la existencia de otra enfermedad como una infección, diabetes o enfermedades de tiroides.

¿Cómo puede afectarnos en nuestra vida diaria?

A pesar de ser una dolencia con la que se puede convivir, la enfermedad puede causar un considerable estrés emocional, dificultando en ocasiones la vida personal, laboral y social del paciente, pudiendo afectar aspectos psicológicos (las personas se pueden tornar retraídas y huir de actividades sociales y contacto con otras personas) y aspectos físicos (la ropa humedecida por el sudor y puede originar infecciones locales, irritaciones o incluso mal olor).

¿Existe tratamiento para la hiperhidrosis?

No existe una cura definitiva pero sí podemos encontrar algunos remedios y tratamientos tópicos que puedan ayudarnos a mejorar la clínica sobre todo de manera focal:

  • Fomentos que pueden encontrarse en la farmacia. Los fomentos son un preparado farmacéutico con diversas propiedades curativas para ser aplicado sobre la piel con propiedades astringentes. Los más útiles para hiperhidrosis son los formados a base de permanganato potásico.
  • Aldehídos: su función principal es la de taponar los poros de las glándulas sudoríparas.
  • Sales metálicas: se trata de una solución alcohólica que se aplica a la noche sobre la piel seca y se retira por la mañana.

¿Debo seguir algunos consejos en casa?

Sí, sobretodo consejos que van encaminados a mejorar la vida del paciente. Algunas de las medidas que podemos llevar a cabo en casa son:

  • Ropa: Utilizar ropa de algodón, transpirable, y evitar los tejidos sintéticos. Si es necesario, cambiarse de ropa durante el día. Usar calcetines de algodón y zapatos de cuero con buena transpiración, evitando el calzado de plástico y de goma.
  • Aseo e higiene: Ducharse una o dos veces al día con jabón desodorante. Afeitarse el vello axilar. Si el sudor tiene olor desagradable, utilizar en la ducha un jabón especial contra el olor.
  • Dieta: Evitar la ingesta de café, alcohol y especias picantes.
  • Hidratación de la piel: ya que al ducharse tan continuamente nuestra piel pierde la capa protectora que la cubre y es necesaria la hidratación abundante para la regeneración de la piel.
  • Control del estrés: es necesario evitar los desencadenantes relacionados con el estrés ya que estos eczemas empeoran con las situaciones de tensión y además provocarán más picor y por tanto el rascado.

¿Existe un tratamiento definitivo para la hiperhidrosis?

La hiperhidrosis es un trastorno que puede mejorar, pero es difícil su curación completa. Hay situaciones, sobre todo en los casos graves, en las que el médico puede plantear pautar otros tratamientos de tipo farmacológico y de actuación local (mediante cirugía o inyecciones de BOTOX) o incluso sistémica.


María Hernández Carrasco

Médico residente, MFyC, C.S. Arturo Eyries, Valladolid

BIBLIOGRAFIA

  • Grimalt R, Callejas M. Hiperhidrosis. Diagnóstico y tratamientos actuales. 1ª edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana 2004. 155 pag ISBN 84-7903- 885-3.
  • Alomar A. Guía de la hiperhidrosis. Revista Medicina Estética 2005;31:1-8.
  • Hernández H, Schroeder N, Bayona E, et al. Endotipificación sensoperceptual de la hiperhidrosis familiar primaria. Acta Neurol Colom 2007;23:71-76

Revisado: septiembre 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *