Recomendaciones dietéticas para los cálculos renales

nefrolitiasis

¿Qué son los cálculos renales?

Los cálculos renales son estructuras cristalinas que se forman en nuestro riñón y crecen hasta que, de forma aleatoria, se rompen y los fragmentos pasan a las vías urinarias. Estos cálculos están compuestos por materiales que normalmente se eliminan por la orina.

En el 70% de los casos están compuestos por sales de calcio, la más frecuente el oxalato cálcico, aunque también pueden formarse a partir de cristales de fosfato cálcico o hidroxiapatita. Estas formas se producen sobre todo en varones de edad superior a 30 años que presentan elevadas pérdidas de calcio en orina (hipercalciuria). En esta situación parece razonable recomendar una ligera reducción de alimentos con calcio (sobre todo si su consumo era excesivo) y también reducir el oxalato, aunque la toma conjunta de alimentos con ambos componentes parece reducir su absorción.

Por otro lado, los cálculos de ácido úrico comprenden aproximadamente entre el 5 % y el 10 % de los casos. El ácido úrico presente en la sangre es normalmente eliminado por los riñones, que lo hacen pasar en las orinas.  En caso de una concentración de ácido úrico en la sangre elevada, (hiperuricemia), ésta puede cristalizarse en las vías urinarias y provocar un cálculo.

¿Por qué mi riñón forma cálculos?

En situación normal, incluso presentando una alta ingesta de calcio dietético, no suelen eliminarse por la orina más de 200 mg de calcio al día. Sin embargo, una fracción de la población absorbe una cantidad de calcio por encima de lo normal y, por tanto, presenta una mayor pérdida de calcio en la orina (>300 mg/día), facilitando la formación de cálculos renales.

Aproximadamente un 30% de pacientes con litiasis, tiene algún familiar de primer orden afecto de la misma patología.

Entre las causas que pueden facilitar este proceso encontramos:

  • Factores generales: la historia familiar de litiasis renal y el inicio precoz de la enfermedad (<25 años), así como la litiasis recidivante grave (3 episodios en 3 años o 2 episodios en un año) le confieren un mayor riesgo de recidiva, lo mismo que una disminución crónica de volumen en nuestro organismo, secundaria tanto a una ingesta insuficiente d líquidos como a la permanencia en climas cálidos. En los pacientes que únicamente tienen un riñón hay que extremar las precauciones, no porque presentes un mayor riesgo de formación de litiasis, sino porque en estos pacientes es muy importante la prevención de casos recidivantes.
  • Fármacos: algunos fármacos pueden producir litiasis, tanto por la cristalización del propio compuesto como por actuar como favorecedor del proceso de litogénesis.
  • Enfermedades sistémicas: multitud de enfermedades o situaciones pueden favorecer la formación de cálculos, tales como aquellas productoras de un aumento de calcio en la sangre (hiperparatiroidismo, inmovilización prolongada, neoplasias, sarcoidosis), enfermedades del tubo digestivo (enfermedad inflamatoria intestinal, síndromes malabsortivos, cirugía bariátrica), hiper o hipotiroidismo, enfermedades óseas, osteoporosis, y enfermedades metabólicas (gota, diabetes, hipertensión, obesidad o dislipemia).
  • Malformaciones anatómicas y alteraciones del sistema urinario.
  • Características de la litiasis: son indicadores de riesgo un tamaño del cálculo >2 cm, litiasis múltiple, litiasis renal bilateral o la persistencia de fragmentos residuales tras cualquier tipo de tratamiento previo por urolitiasis, que pueden servir como núcleo para crecimiento de nuevos litos.

¿Qué recomendaciones dietéticas me pueden ayudar?

Se ha descrito el efecto beneficioso del consejo dietético sobre la litiasis renal. Globalmente, el 60% de los pacientes quedan libres de cálculos a los 5 años con recomendaciones dietéticas.

Las recomendaciones consistieron en una reducción de la ingesta proteica y en el aumento de la ingesta de líquidos. En la hipercalciuria con nefrolitiasis se aconseja:

  1. Limitar la ingesta de proteínas, ya que su restricción disminuye el riesgo de nuevos episodios. Sin embargo, siempre dentro de unos límites que aseguren un adecuado aporte proteico a nuestra dieta.
  1. Controlar la ingesta de carbohidratos, ya que la sobrecarga de glucosa provoca un aumento de la eliminación urinaria de calcio en este tipo de pacientes, mientras que el control de la glucemia disminuye la misma.
  1. Limitar la ingesta de alimentos ricos en oxalatos, así como las dietas vegetarianas. El consumo de cantidades elevadas de vitamina C lleva, en algunos sujetos, a incrementar las concentraciones de oxalato en orina y aumentar el riesgo de litiasis por oxalato cálcico.
    A pesar de que apenas un 5% del oxalato de la dieta se absorbe, elevadas cantidades de alimentos en ésta, pueden suponer riesgo de litiasis.
  1. No tomar suplementos orales de calcio. Limitar la ingesta de lácteos a una ración/día.
  1. Aumentar la ingesta de líquidos para asegurar un volumen urinario de 2’5-3L/día y evitar o tratar la presencia de infección urinaria.
  1. Limitar la ingesta de sal a 2g/ día, ya que el sodio puede influir en la eliminación en orina de calcio.
  1. Practicar ejercicio moderado y mantener nuestro peso en límites de normalidad.
  1. En cuanto a los consejos en pacientes con niveles elevados de ácido úrico, te invitamos a revisar nuestro post sobre la hiperuricemia.

A continuación adjuntamos una hoja descargable con estas recomendaciones y una lista de alimentos ricos en componentes litogénicos: recomendaciones-dieteticas-nefrolitiasis


Alba Hidalgo Benito
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid
Técnico Superior en Nutrición Humana y Dietética

REFERENCIAS

  • Medicina Interna, Farreras-Rozman. 16ª Edición. Elsevier
  • Prevención en litiasis renal recidivante: nuevas recomendaciones dietéticas y médicas. Juan Antonio Galán Llopis.

 

Revisado: septiembre 2016

Un comentario en “Recomendaciones dietéticas para los cálculos renales

  1. Pingback: Recomendaciones dietéticas para los cálculos renales – eyrieSalud – UGC Posadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *