Dietas milagro: ¿pueden ser peligrosas?

dieta-milagro

¿Qué es una dieta milagro?

Denominamos “dietas milagro” a aquellas que usan estrategias variadas y argumentos pseudocientíficos para convencer de sus bondades.

Se caracterizan por ser muy restrictivas en energía, desequilibradas en algunos nutrientes básicos, por el hecho de excluir de la dieta alimentos necesarios para el organismo y, con frecuencia, se acompañan de mensajes y creencias erróneas.

A continuación os damos una pincelada de algunas de las más conocidas y os explicamos porqué pueden resultar perjudiciales para nuestra salud.

DIETA SHELTON:

Clasifica los alimentos, según su composición, en: alimentos de alto contenido proteico, de alto contenido en hidratos de carbono de digestión lenta (complejos), de alto contenido graso,  de alto contenido “ácido” y en bajo contenido en azúcares (simples) e indica a sus seguidores las combinaciones de estos grupos de alimentos necesarias para una “digestión correcta”.

DIETA MONTIGNAC o DISOCIADA

En esta dieta se nos recomienda no mezclar hidratos de carbono y lípidos. Limita alimentos glucídicos )excepto alimentos ricos en fibra) , prohíbe el azúcar, pan blanco, patatas, pasta y arroz, e indica que la fruta debe consumirse sola, nunca al final de las comidas.

Esto aumenta el riesgo de ingerir demasiadas grasas y proteínas, lo que puede conducir al desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

DIETA ATKINS (cetogénica)

Permite el consumo ilimitado de grasas y de tanta carne, pescado, huevos y productos lácteos como se desee. Sin embargo, se limita mucho el consumo de hidratos de carbono y sólo permite ingerir cantidades reducidas de verdura y fruta.

Quizá sea una de las más conocidas y utilizadas por sus rápidos resultados. Al principio, como al cuerpo le llegan muy pocos hidratos de carbono a través de la dieta, éste empieza a utilizar sus reservas internas de carbohidratos (glucógeno → reservas en hígado)

Una vez agotadas las reservas de glucógeno, el cuerpo empieza a utilizar la grasa y el tejido muscular para obtener energía. Cuando se utiliza grasa en ausencia de carbohidratos, el organismo produce unas sustancias llamadas cetonas, que contribuyen a inhibir el apetito.

Sin embargo, La dieta Atkins es una elección poco saludable porque suele ser rica en grasas, especialmente grasas saturadas y se desconoce aún el riesgo a largo plazo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, el elevado contenido en proteínas de la dieta hace que los riñones tengan que trabajar más para procesar y eliminar los desechos de las mismas.

La exclusión de alimentos ricos en hidratos de carbono, como cereales, frutas y verduras, implica que la dieta carezca de vitaminas, minerales y fibra,  alimentos que contribuyen a protegernos de enfermedades como las afecciones cardiacas o el cáncer.

¿Qué riesgos para la salud se derivan de las dietas milagro?

    • Desequilibrios energéticos y déficit de vitaminas y minerales.
    • Pueden producir algunas alteraciones gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarreas, estreñimiento).
    • Aumentan el riesgo de alteraciones cardiacas, renales, óseas o hepáticas.
  • Producen el llamado “Efecto yo-yo”, éste consiste en que, tras abandonar dichas dietas, se recupera más peso del que se había perdido (y con mucha más facilidad).

La pérdida de peso se produce sobre todo a expensas de agua, electrolitos y proteínas, pero no tanto de grasa, que es lo que verdaderamente importa cuando existe exceso de peso

¿Cómo puedo reconocer una dieta milagro?

Desconfíe de aquellas dietas que prometen perder peso rápido y sin esfuerzo, sugieren una ingesta demasiado baja de calorías, prohíben la ingesta de alimentos básicos (pan, pasta, patatas, arroz, fruta…) o basan el aporte calórico del día en un grupo específico de alimentos (dieta de la piña, de la alcachofa etc.).

Si desea realizar una dieta para disminuir de peso y mejorar su salud, consulte siempre con su médico o un especialista en nutrición, ellos le aconsejaran como conseguirlo de una forma saludable y segura a largo plazo.


Alba Hidalgo Benito
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid
Técnico Superior en Nutrición Humana y Dietética

Revisado: junio 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *