La dermatitis atópica

atopia

La dermatitis atópica es un motivo frecuente de consulta en atención primaria. Se trata de una patología más frecuente en edad pediátrica. Generalmente la dermatitis atópica aparece en edad pediátrica y luego persiste en la edad adulta pero con brotes menos frecuentes e intensos. Con la edad también cambia la localización de las lesiones.

¿Qué es la dermatitis atópica?

Es una enfermedad crónica de la piel que se caracteriza porque la piel está seca y pica.

La dermatitis atópica debe sus lesiones a que, dada la sequedad cutánea la piel pica y te rascas. En consecuencia, la piel se inflama y aparece un eccema. Esto supone que la piel se pone roja, pudiendo aparecer pequeñas vesículas o ampollas. Si continuas rascándote, aparecerán lesiones de rascado como erosiones o costras.

Con frecuencia algunas de las personas que tienen dermatitis atópica padecen también asma, rinitis o conjuntivitis.

¿Qué zonas del cuerpo se afectan?

La dermatitis atópica en adultos afecta fundamentalmente al cuello, la zona del escote, los pliegues de los codos, la parte posterior de las rodillas, manos, pies, cara y cuero cabelludo.

¿Debe hacerme mi médico alguna prueba especial o mandarme al dermatólogo?

No. La dermatitis atópica se diagnostica por la clínica. No hace falta ninguna prueba especial. El especialista en dermatología sólo será necesario que te valore si se da una dermatitis atópica grave y resistente al tratamiento o si aparece alguna patología de la piel asociada que requiera su valoración.dermatitis atópica- CICLO

¿Qué cuidados generales puedo hacer si soy atópico?

Lo más importante es ser persistente con la hidratación de la piel. En la dermatitis atópica la piel pica porque está seca. Por eso, si tienes dermatitis atópica, lo más importante es darte crema hidratante a diario, una o dos veces al día, preferiblemente después del baño y del ejercicio.

A continuación pasamos a exponerte algunos consejos para el cuidado de la piel atópica:

  1. Evita el calor: En primer lugar debes saber que las personas con atopia toleran muy mal el calor. Por ello, debes evitar temperaturas elevadas o el uso de excesiva ropa de abrigo. Es importante evitar temperaturas extremas, tanto frío como calor. Tampoco son buenos los cambios bruscos de temperatura.
  2. Evita la sequedad ambiental: La sequedad ambiental empeora el picor de la piel en la dermatitis atópica. Por esta razón notarás mejoría en las zonas de costa. Si vives en el interior, ten cuidado con las calefacciones de aire porque notarás mucha más sequedad. Puedes probar a humidificar el ambiente colocando ropa húmeda en los radiadores en los meses de invierno.
  3. La exposición al sol: en general resulta beneficiosa para esta enfermedad de la piel, es otra de las razones por las que se mejora en verano y en zonas de costa. No obstante, debes exponerte al sol siempre con moderación, con protección solar y evitando las horas centrales del día. Hay que tener en cuenta que la gente con dermatitis atópica suele tener la piel muy blanca y muy sensible al sol, deben evitarse las quemaduras solares.
  4. Ropa de algodón: lo ideal es usar ropa de algodón, que permite transpirar mejor a la piel y se tolera mejor. Hay que evitar el contacto directo de la piel con lana, fibras sintéticas u otros tejidos que puedan tolerarse mal. Trata de evitar también la ropa ceñida.
  5. Dieta: en cuanto a la dieta no hace falta restringir ningún alimento en el atópico. Puedes comer de todo. Lo que sí hay que tener en cuenta es que algunos alimentos como el café y el alcohol pueden incrementar el prurito.
  6. Higiene: el atópico puede ducharse a diario pero debe tener en cuenta algunas cosas. Como comentamos previamente, el atópico tolera mal las altas temperaturas por lo que el agua de la ducha debe estar templada. Además debes saber que siempre es mejor una ducha que un baño. Y mejor una ducha corta que una larga. Así que, ducha corta y con agua templada. Puedes usar cualquier jabón neutro. Para el atópico lo mejor es usar un jabón de lagarto, de glicerina o de avena. Debes evitar los jabones perfumados y el contacto prolongado de la piel con el jabón.
  7. Hidratación de la piel: Debes darte crema hidratante a diario, el momento ideal es después de la ducha o del ejercicio. Lo ideal sería darse crema hidratante 2 veces al día. Cuando salgas de la ducha sécate a pequeños toques, no frotando y luego te aplicas la crema. Si la piel está más irritada puede que toleres mal las cremas muy densas y sea mejor que te des una leche corporal. Cuando no tengas rojeces y no te pique mucho es mejor usar crema que leche corporal. El aceite hidrata menos que la crema y la leche corporal. Un pequeño truco es aplicar la crema fresquita. Puedes meterla un rato antes de cartela el frigorífico, alivia más el picor.
  8. Lavado de la ropa: usa detergentes suaves, sin perfumar. Aclara bien la ropa. No uses suavizante.
  9. No rascarse: para que la piel no pique debe estar muy bien hidratada. Si te pica y te rascas, te harás más lesiones y además te picará más. Lleva siempre bien cortas y limpias para evitar heridas al rascarte.ATOPIA- ZONAS MAS AFECTADAS SEGÚNLA EDAD

¿Necesito algún tratamiento?

El tratamiento depende de la intensidad de la dermatitis atópica que padezcas. Lo que es imprescindible en todo atópico es la hidratación de la piel.

En las formas más leves, deberás aplicar las medidas que expusimos anteriormente. Si aparece un brote o alguna lesión eccematosa persistente, puede usarse un corticoide tópico. Te lo aplicarás en la zona con eccema (eritema) los primeros días, si te molesta mucho, por la mañana y por la noche. Pasados unos días, cuando notes mejoría, serán 5-7 días, empiezas a aplicártelo una vez al día y cuando ceda el brote, retiras el corticoide tópico. En algunas ocasiones, si no responde a corticoides tópicos puede que te pongan otro tratamiento.

En formas algo más intensas, el tratamiento es el mismo pero si hay un picor (prurito) muy generalizado, puede que tu médico te dé un antihistamínico para tomar vía oral.  En lesiones localizadas y muy cronificadas pueden pautarte el uso de brea o derivados.

En formas más graves, intensas o resistentes al tratamiento es posible que tu médico te derive para valoración por dermatología.


Marta Cano Pazos
Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, C. S. Puebla de Sanabria

REFERENCIAS:

  • Bielsa Marsol I. Eccemas II. En: Ferrándiz C, ed. Dermatología Clínica. 3ª ed. Barcelona: Elsevier; 2009, p. 131-144.
  • Guerra Tapia A. Dermatitis atópica. En: Fonseca Capdevila E, ed. Dermatología Pediátrica. Tomo I. Madrid: Aula Médica; 1997, p. 83-180.
  • Management of atopic eczema in children from birth up to the age of 12 years. Clinical guidelines CG57 2007 [Texto completo] [Resumen BMJ]

Revisado: junio 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *