El electrocardiograma

Cómo funciona y para qué sirve el electrocardiograma

electrocardiografo

El electrocardiograma se ha convertido en una prueba complementaria de referencia para el médico de hoy. Permite disponer de información muy útil sobre el funcionamiento del corazón en un momento preciso. Es una técnica relativamente barata y que no tienen riesgo alguno para el paciente.

¿En qué se basa la electrocardiografía?

Cuando el corazón se contrae y se relaja se producen estímulos eléctricos que somos capaces de detectar mediante electrodos. Esto lo intuyó Willem Einthoven, un médico holandés que nació allá por mediados del siglo XIX en la isla de Java. Einthoven usó el galvanómetro para registrar estos potenciales eléctricos del corazón y en los primeros años del siglo XX configuró los primeros electrocardiógrafos, unos artefactos enormes y rudimentarios. Sin embargo, el fundamento de entonces sigue vigente hoy y Einthoven recibió el Nobel por sus aportaciones a la ciencia médica.

¿Cómo se realiza un electrocardiograma?

Los electrodos se colocan sobre el torso del paciente y en la parte final de las cuatro extremidades. No hacen daño y el paciente no siente nada. La prueba no suele durar más de cinco minutos.

En la práctica de rutina se obtienen doce registros simultáneos de la actividad eléctrica del corazón, cada uno de los cuales nos aporta información sobre una región del corazón.

Las diferentes señales eléctricas obtenidas por los electrodos son registradas en una tira de papel milimetrado que el médico puede interpretar.

einthoven-ecg

El electrocardiógrafo de Willem Einthoven, a principios del siglo XX

El ECG Holter

Otro personaje ilustre en la historia de la electrocardiografía fue Norman Holter, quien en 1947 desarrolló un genial invento, un dispositivo portátil que permitía obtener un ECG de un paciente en movimiento o mientras realizaba actividad física. Lo de portátil es un decir: el aparato en cuestión pesaba 38 kilos y debía transportarse en una especie de mochila acoplada a la espalda (foto). Desde entonces, Holter mejoró sus equipos y los hizo más manejables.

La monitorización continua del corazón mediante dispositivos Holter permite obtener registrar la actividad cardiaca durante días enteros. De este modo es posible encontrar problemas difíciles de diagnosticar. En ocasiones se pueden implantar bajo la piel pequeñísimos Holter para monitorizar al paciente durante meses (foto).

¿Cuándo se solicita un ECG?

Esta prueba se utiliza como herramienta complementaria en la exploración de múltiples síntomas:

  • Arritmias y palpitaciones
  • Dolor torácico
  • Dificultad respiratoria
  • Cansancio o debilidad

No siempre su médico decidirá realizarle un electrocardiograma. Es una prueba que complementa y ayuda al diagnóstico, pero nunca un fin en sí mismo. Como cualquier prueba complementaria, no soluciona los problemas por sí mismo, sino que debe utilizarse de forma racional y en el contexto de las dolencias del paciente.

También es útil en el seguimiento y control de distintas patologías cardiovasculares crónicas, incluyéndose en estudios de rutina, así como para la monitorización contínua de pacientes graves o durante intervenciones quirúrgicas.


Eduardo González García
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid

REFERENCIAS:

  • Rodríguez Padial. Curso básico de electrocardiografía
  • Dubin. Interpretación de ECG
  • Hampton: 150 problemas de ECG
  • Hampton: ECG en la práctica

Revisado: mayo 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *