El dolor de hombro

El dolor de hombro es una causa frecuente de limitación de la actividad habitual

hombro doloroso

¿A quién no le ha dolido el hombro? De repente o de forma paulatina. No nos deja realizar nuestras tareas diarias con normalidad. Nos duele al moverlo.

Casi todas las personas lo hemos sufrido alguna vez. Es una de las consultas más frecuentes en Atención Primaria, siendo la tercera causa de consulta de causa osteomuscular, después de la patología lumbar y cervical. Es una causa frecuente de baja entre la población activa.

¿Por qué duele el hombro?

El dolor en el hombro se asocia con la realización de esfuerzos y movimientos repetitivos. Son especialmente delicados aquellos movimientos que nos obligan a llevar el brazo por encima o por detrás de la cabeza.

Es frecuente en deportistas, pero también en personas que realicen sobreesfuerzos en cualquier actividad diaria. Es más frecuente a partir de la edad adulta.

¿De dónde viene el dolor?

La articulación del hombro es una de las más complejas. El dolor puede proceder de cualquiera de las estructuras que la forman, siendo lo más habitual  la inflamación de músculos y sobretodo los tendones, o de las bolsas articulares que permiten el desplazamiento de los mismos. De todos los tendones el tendón del supraespinoso es el responsable de la gran mayoría de las lesiones que ocasionan el dolor y cese del correcto funcionamiento articular.

¿Donde aparece el dolor?

El dolor se localiza en la cara externa del brazo habitualmente. Es un dolor intenso, que puede perpetuarse como un dolor sordo durante semanas o meses. Imposibilita la realización de algunos movimientos habituales y necesarios para nuestras actividades básicas, como ducharnos, peinarnos o vestirnos, y además interrumpe  el descanso, ya que es más intenso en la cama obligándonos a dormir casi sentados.

¿Es necesario realizar pruebas complementarias?

El diagnóstico es fundamentalmente clínico. Esto quiere decir que con historia clínica y la exploración física conseguimos el diagnóstico. No serán necesarias pruebas de laboratorio, radiografías ni resonancias magnéticas. Sólo si la evolución no es acorde a lo esperado, puede que sea necesario apoyarnos en alguna prueba complementaria de cara a elegir otro tipo de tratamiento.

¿Qué puede hacer el médico para aliviarlo?

Después del interrogatorio el médico procederá a una exploración minuciosa de tu hombro. Esto le permitirá orientar  el diagnóstico y pautar el tratamiento.  El tratamiento se basa en tres aspectos fundamentales

  • Analgésicos-antiinflamatorios: se utilizarán pautados, dos o tres veces al día, durante un tiempo. El primer objetivo debe ser ayudar a disminuir el dolor para evitar en lo posible que el hombro esté inmovilizado.
  • Medidas físicas y posturales: el frío podrá ser de ayuda en los momentos iniciales, pero después, lo más recomendable será aplicar calor seco intermitente. Será necesario mantener un reposo relativo, de tal manera que no inutilicemos la articulación, pero no la expongamos a esfuerzos. Además hay pautas para continuar realizando actividades básicas con el menor dolor posible, como comenzar a vestirse por el hombro afecto, y a desvestirse por el sano.
  • Ejercicios de rehabilitación: son la base fundamental de la recuperación y ayudarán a la prevención de nueva patología del hombro. Realizaremos los ejercicios como mínimo dos veces al día, durante aproximadamente 10 minutos. Para su correcta realización, es recomendable que se realicen sin dolor o con el mínimo dolor posible, por lo que se iniciarán después de la toma de analgésicos o antiinflamatorios, y de forma progresiva en intensidad.

El médico valorara la necesidad de tratamientos tópicos con parches o la necesidad de infiltraciones en hombros agudos muy dolorosos y con movilidad reducida.

¿Qué puedo hacer yo?

Es muy importante la realización periódica de los ejercicios rehabilitadores, que deberemos alargar en el tiempo aún cuando el dolor ya haya cedido.

Además es imprescindible identificar las tareas que realizamos para valorar si alguna de ellas es la causante de nuestra sobrecarga de hombro.

Sea paciente y constante. El dolor de hombro perdura durante semanas o meses de forma habitual. Son necesarias pautas regulares de los ejercicios de rehabilitación y una actitud tranquila y positiva para conseguir la recuperación.


Irene García Álvarez
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid

Revisado: mayo 2016

REFERENCIAS:

  • Sociedad Española de Reumatología ¿Qué es el hombro doloroso?  [ septiembre 2015; julio 2016] http://www.ser.es/wp-content/uploads/2015/09/20.pdf
  •  Tejedor Varillas A. Miraflores Carpio JL. Caba Doussoux P. Hombro doloroso.  AMF 2005;1(2):63-74

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *