12 razones por las que defender la Atención Primaria

El 12 de abril celebramos juntos el día de la Atención Primaria

atencion-primaria-medico

En los momentos de celebración conviene hacer memoria, pararse y mirar lo bueno y lo malo de las cosas. Hoy toca reflexionar sobre nuestra realidad como médicos de Atención Primaria. Sí, esos médicos de cabecera que son una pieza tan importante de nuestra vida de pacientes y de nuestro tan querido sistema sanitario. Creo que lo que tenemos es bueno y que la Atención Primaria es un tesoro para cuidar y hacer crecer.

12 razones por las que defiendo la Atención Primaria:

1. Accesibilidad: una de las más importantes. Por eso está la primera. Porque aquí estamos, disponibles, cercanos. Sólo tienes que llamar por teléfono o pedir cita por Internet. Y si vienes sin cita, te buscaremos un hueco, aunque nos enfade un poco. No cerrar nunca la puerta es una prioridad para nosotros. Queremos ser verdaderos médicos de cabecera.

2. Continuidad: otra razón de peso es que siempre te veo yo, tu médico. Desde hace años y ojalá que hasta que me jubile. Esto es muy bueno para mí, porque te conozco. Me pone las cosas más fáciles. No tengo que empezar de cero y tengo más presentes esas pequeñas cosas que sé que a ti te afectan. Y claro, esto es muy, muy bueno para ti. No es agradable que cada vez te vea un médico distinto, con el que no tienes confianza y que no conoce tus antecedentes. Por suerte en la consulta de tu centro de salud está el de siempre: tu médico.

3. Relación confiada: al final, este día a día, de enfermedad en enfermedad, va a ir creando entre tú y yo una relación muy estrecha. De médico con su paciente y de paciente con su médico, sí, pero una relación llena de conocimiento mutuo, de apertura. La confianza es un tesoro que tu médico y tú habréis podido forjar con el paso de los años.

4. Enfoque integrador: el pie que duele, la cabeza que pica, el corazón que no termina de arrancar. Ahora los mocos y luego algo que te han visto en un riñón. Todo. Todo de pies a cabeza, como el mecanismo complejo que eres. A nosotros nos importa todo y todo lo tenemos en cuenta para ayudarte. No podemos decir “no es de lo mío”, y eso es una alegría para nuestra vocación de médicos generales.

5. Tú y tu circunstancia: porque además de esas digestiones que te tienen frito o las fiebre raras con las que llevas dos semanas, también tienes hijos y tienes padres. Y tienes trabajo, o tal vez no. Quizás estudies, o quizás tengas que cuidar del abuelo que vive en casa y necesita mucha atención y mucho tiempo. Todo esto te condiciona. Es tu entorno y un determinante claro de tu salud. Nosotros, los de Atención Primaria, estas cosas las tenemos en cuenta cada vez que vienes a la consulta.

6. Promoción de la salud: a veces nos gusta imaginar que somos una especie de mánagers de tu salud. Y esto incluye lidiar con los problemas que vienen, pero también aconsejarte lo mejor posible para que no llegues a enfermar. Promover hábitos de vida saludables es una tarea prioritaria en nuestro día a día.

7. Coordinación de recursos: la Atención Primaria es la puerta de entrada del sistema sanitario y también su piedra angular. Si fallamos, las listas de espera de los especialistas se vuelven kilométricas, las Urgencias se colapsan, los hospitales se llenan. Nuestro papel como filtro es muy importante. Somos una especie de Iniesta que mueve el balón y reparte juego. Si hay que tirar se tira; si hay que pasar, se pasa. Igual no somos tan buenos, pero esa es la idea.

8. Todoterreno: nuestra formación es versátil. Sabemos más o menos de todo y eso nos permite hacer frente a numerosos problemas de distinta índole: enfermedades comunes, bajas laborales, afecciones agudas, pacientes crónicos que requieren control a largo plazo, cuestiones administrativas, atención en la violencia doméstica, ecografías, charlas sobre temas de salud, abordaje familiar, cirugía menor. urgencias… ¿Seguimos?

9. Atención domiciliaria: pues sí, seguimos, porque hacemos algo que casi no hace nadie más hoy día: visitamos pacientes en sus domicilios. Tenemos en nuestro cupo pacientes que no pueden salir de casa, que se han puesto fatal y no pueden venir a la consulta o que se encuentran en situación terminal. También ellos, que nos abren las puertas de su casa, reciben nuestra atención y nuestro esfuerzo.

10. Soportamos la incertidumbre: esto, querido lector, te sonará raro. En una sociedad en la que todo se tiene que conocer en el acto y de forma inequívoca, los médicos de Atención Primaria seguimos trabajando sin tener certezas. Así debe ser y esto es bueno para ti, porque para saber hay que hacer, y a veces los médicos cuando hacemos, hacemos daño. Nuestro adagio primun non nocere (ante todo no perjudicar) también se aplica a las pruebas diagnósticas. Muchas pueden causarte daño y nuestra obligación es evitar que te expongas a riesgos innecesarios.

11. Herramientas de trabajo de toda la vida: la entrevista, el razonamiento clínico, la escucha paciente, la exploración física, el cariño y la cercanía. No hay mucha tecnología en estas cosas, la verdad. Suena a otros siglos. No tenemos tantas maquinitas como en el hospital, pero es que nos somos ingenieros. Somos médicos. Y ya lo decía Gregorio Marañón: la herramienta más importante que tiene un médico es la silla. La silla que nos permite sentarnos al lado del paciente y escuchar.

12. Es mi especialidad: yo siempre he querido ser médico. Desde pequeño: ser médico de verdad, de esos que saben de todo y ayudan mucho. Así me imaginaba de mayor. Miro todas las razones anteriores y pienso “vaya, pues sí que merece la pena”. Esta es la última razón: que la Atención Primaria puede ser así de buena, así de satisfactoria, así de cercana. Que es lo que siempre he querido: ser médico de personas.

 

atencion-primaria-personas

Hay muchas cosas que mejorar. Como profesionales siempre tendremos el reto de saber más, de cuidar mejor a nuestros pacientes a pesar de todas las trabas que la sobrecarga de trabajo y el peso de la burocracia nos pongan. Sigo creyendo que nuestro compromiso es firme y nuestra acción valiente y que para la mayoría de nosotros el paciente es y seguirá siendo una prioridad. La razón de nuestro trabajo y de gran parte de nuestra existencia.


Eduardo González García
Médico residente, MFyC, Centro de Salud Arturo Eyries, Valladolid

Revisado: abril 2016

Un comentario en “12 razones por las que defender la Atención Primaria

  1. Ana

    Me ha gustado mucho la entrada, solo quería señalar, y con cierta rabia, que en los últimos dos años he tenido 4 médicas de familia distintas. Por suerte todas encantadoras pero es un desgaste enorme cambiar de médico cada pocos meses, generalmente cuando ya has cocido cierta confianza. Es agotador ponerle al día, ver que se esfuerza en “estudiarse” tu historial aunque la sala de espera esté a reventar de gente… No es bueno para el profesional ni para el paciente. Aprovecho para enviaros mi apoyo pues sé que pese a las dificultades, recortes, etc os esforzáis día a día para que el servicio no pierda calidad. Un abrazo

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *