Enfermedades de transmisión sexual

enfermedades-transmision-sexual

¿Qué es una Enfermedad de Transmisión Sexual?

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) constituyen un grupo muy variado de procesos infecciosos cuyo nexo común es su forma de transmisión: las relaciones sexuales. Se transmite de persona a persona a través del contacto sexual.

¿Puedo contraer una ETS sin tener relaciones sexuales?

Sí. Algunas ETS pueden ser trasmitidas sin participar en un acto sexual, pero no es común. El factor principal de transmisión son las relaciones sexuales.

Por ejemplo, un bebé puede infectarse a través de la madre antes o durante el parto.  Algunos parásitos como los piojos púbicos (ladillas) y sarna, pueden ser contagiadas por contacto directo con una persona infectada o por sábanas infectadas, toallas y ropa pero esto no ocurre con bacterias o virus como el VIH.

Las ETS no se contagian por tocar timbres de puertas, inodoros, bebederos de agua públicos, o utensilios de cocina.

¿A quién puede afectar este tipo de enfermedades?

Las ETS pueden afectar a cualquier persona sexualmente activa, aunque no se distribuyen de manera uniforme a lo largo de la vida.

La incidencia más elevada de enfermedades de transmisión sexual tiene lugar en personas de edades comprendidas entre los 14 y 35 años, grupo de edad que suele presentar un mayor grado  de promiscuidad. Los individuos mayores de 35 años de edad y las personas casadas o monógamas, tienen un nivel bajo de enfermedades de transmisión sexual lo que no significa que no las puedan padecer.

 ¿Cuáles son las principales causas de ETS?

Las ETS son enfermedades causadas por una variedad de organismos incluyendo bacterias, virus y parásitos. Estos organismos entran al cuerpo durante el contacto sexual con una persona infectada .

Las más habituales son la gonorrea, la tricomoniasis , la sífilis, los condilomas, la pediculosis y las infecciones por virus de la hepatitis y el VIH

¿Qué tipo de relaciones suponen riesgo de padecer una enfermedad de transmisión sexual?

Existe riesgo en:

  • Relaciones sexuales (vaginal, anal u oral) con alguien infectado y sin preservativo.
  • Contacto con semen, secreciones vaginales, sangre menstrual u orina en boca, contacto con la piel o heridas
  • Relaciones sexuales cuando uno de los integrantes tiene ulceras genitales
  • Contacto oro-anal-genital
  • La gonorrea y clamidia también pueden ser trasmitidas a través del contacto de los dedos con los ojos

 ¿Qué síntomas puedo tener?

Aunque la mayoría suelen ser asintomáticas y no presentan ningún síntoma, debemos estar atentos a la aparición de algunos síntomas:

  • Clínica miccional: sensación de necesidad de ir al baño constantemente y/o escozor (probable uretritis o cervicitis)
  • Cambios en el flujo: cambios en el olor, cantidad de flujo, color del flujo…(vaginitis)
  • Lesiones cutáneas: a nivel de genitales presentar úlceras, vesículas, tumoraciones…(chancro duro, chancro blando, herpes, condilomas acuminados, molluscum contagiosum)
  • Presencia de parásitos: piojos en vello, liendres…(ladillas o sarna)
  • Algunas enfermedades presentas síntomas sistémicos: cuadros gripales, tos, adenopatías, pérdida de peso, o cuadros oportunistas como neumonías, cáncer anal o vaginal,micosis… (hepatitis B, hepatitis C, VIH, virus papiloma humano)

¿Cuándo hay que consultar con el médico?

  • Ante la presencia de cualquiera de los síntomas anteriormente expuestos.
  • Ante la sospecha de relación sexual con paciente de riesgo.

Generalmente estos temas suelen ser embarazosos, pero tú médico sabe afrontarlos y no debes tener ningún tipo de reparo en consultar dudas.

¿Cómo puede mi médico diagnosticarme una ETS?

Lo más importante para tu médico va a ser la exploración física. Es muy importante el examen completo visual: cavidad bucal, genitales y ano, además de la palpación de huecos axilares e ingles para la búsqueda de adenopatías.

Existen pruebas complementarias que el médico solicita para confirmar el diagnostico: pruebas de laboratorio como analítica, serología y/o cultivo de secreciones.

¿Qué debo hacer si me diagnostican una ETS?

Fundamentalmente seguir las recomendaciones de tu médico.

  • Tras el diagnostico de una enfermedad de transmisión sexual se deberán evitar las relaciones sexuales sin protección y hasta completar el tratamiento.
  • Siempre informar a las parejas sexuales para que acudan a su médico y sean examinados y tratados.
  • Cumplir estrictamente el tratamiento pautado por el médico
  • Nunca tomar medicinas recetadas por alguien que no sea un profesional.

¿Qué mitos existen sobre las enfermedades de transmisión sexual?

  • Solo las personas promiscuas las padecen: No, un único contacto sexual puede ser suficiente para contagiar una ETS.
  • Si mi pareja lo tiene, yo lo notaré: No, ya hemos dicho que en la mayoría de los casos estas enfermedades son asintomáticas.
  • Si no hay penetración no hay riesgo: No, cualquier contacto anal u oral, contacto con fluidos o sangre puede contagiar una ETS sin necesidad de penetración.
  • Si tuviste una ETS no la volverás a tener: No, se pueden volver a presentar de nuevo la misma ETS u otras varias veces.
  • Si tú te has hecho análisis descartando ETS, tu pareja no necesita realizárselos: No, primero porque la pareja puede haber tenido contactos previamente y haber desarrollado la enfermedad sin presentar ninguna clínica.

 ¿Cómo puedo evitar contraer una enfermedad de transmisión sexual? 

  • La mejor manera para evitar una ETS es no tener relaciones sexuales, o tener relaciones solo con un compañero(a) fiel que esté saludable.  No hay riesgo de contraer alguna infección si ambos compañeros no están infectados y solo tienen relaciones sexuales entre ellos.
  • Si tenemos más de una pareja sexual y no sabemos si está infectado, es imprescindible utilizar métodos barrera, es decir el condón de látex, cada vez que se tengan relaciones sexuales para reducir el riesgo de infección y durante toda la relación sexual.
  • Las pastillas de control de embarazo y otros métodos de anticoncepción no protegen frente a las enfermedades de transmisión sexual.
  • Consultar a su médico de forma precoz si ha mantenido relación sexual no protegida con alguien que sospecha que padece una ETS.
  • Consultar a su médico inmediatamente si se presentan lesiones genitales o secreciones alteradas.
  • Acudir a revisiones periódicas si no se mantienen relaciones sexuales mutuamente monógamas, aunque no se tengan síntomas.
  • En el caso de haber comenzado con tratamiento, tomar la medicación según la prescripción independientemente de los síntomas.
  • Volver a control según las indicaciones médicas.
  • No mantener relaciones sexuales hasta desaparecer los síntomas y completar el tratamiento.
  • Si se padece una ETS comunicarlo a todas las parejas sexuales.

Usando preservativos de látex se puede reducir el riesgo de contraer ETS. 

Ni siquiera el preservativo de látex garantiza un 100% de protección. Sé prudente.


María Hernández Carrasco
Médico residente, MFyC, C.S. Arturo Eyries, Valladolid

 

Revisado: abril 2016

Referencias:

· Boletín Infac. Infecciones de Transmisión Sexual. Vol. 17. N.10 Osakidetza.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *