Me duele la cabeza

cefalea

¿Qué es la cefalea?

La cefalea es el dolor que se localiza en la cabeza, esa sensación que se localiza en el cráneo y es tan desagradable. Las cefaleas son muy frecuentes incluso más común de lo que crees: todo el mundo lo ha experimentado a lo largo de su vida alguna vez y es una de las consultas más frecuentes en atención primaria. Su importancia radica en que, en muchas ocasiones, es un cuadro leve, pero en otras el dolor de cabeza nos dificulta nuestras actividades de la vida diaria e incluso puede impedirnos realizarlas. Y lo que no es menos importante, altera nuestra relación con los demás.

¿Y por qué me duele?

Hay múltiples causas. Lo importante es considerar que en el 95% de las ocasiones, una cefalea no está asociada con otro trastorno o enfermedad importante.  La cefalea es una enfermedad en si misma y podemos tratarla para reducir su frecuencia e intensidad.

Además, hay otro tipo de patologías localizadas en la zona cervical y del cráneo, como sinusitis, dolor dentario o dolor de la articulación mandibular, pueden asociar dolor de cabeza y es necesario hacer un diagnóstico diferencial.

Los dos tipos de cefalea más frecuentes son la cefalea tensional y la migraña, representan el 95% de todas las cefaleas y ambas tienen tratamientos específicos que podemos aplicar para controlarlas. Nuestra labor como médicos es, primero, descartar que ese dolor de cabeza sea síntoma de otra enfermedad y una vez hecho esto, clasificar el tipo de cefalea para aplicar el tratamiento idóneo.

Necesitaremos por tanto,  evaluar el patrón de tu cefalea, con varias consideraciones.

¿Debemos analizar nuestro dolor de cabeza?

Es muy importante para el paciente analizar las condiciones en las cuales se repiten los episodios de cefaleas, pues ello puede facilitar el diagnostico. Así debemos analizar:

  1. Antecedentes familiares. La cefalea tanto la cefalea de tensional como la migraña, son más frecuente en el sexo femenino y es común que nuestros familiares de primer grado la padezcan o hayan padecido, sobretodo en el caso de la migraña.
  2. Desencadenantes o asociaciones. Es importante valorar si nuestra cefalea comienza tras un hábito concreto: algún alimento, algún fármaco o tóxico, falta de sueño, estrés… Es muy frecuente su asociación con alimentos concretos como el chocolate o el vino tinto, y con sueño insuficiente la noche anterior, además de coincidiendo con un nuevo fármaco o con una temporada de estrés.
  3. ¿Qué es lo que sueles hacer para que ceda el dolor? Quizá sólo se te alivia durmiendo, o alejándote de la luz y el ruido, o realizando ejercicios de relajación, o quizá necesitas recurrir a la toma de analgésicos.
  4. Características de la cefalea. Para identificar el tipo de cefalea que tenemos que tratar, nos ayuda responder a una serie de preguntas:

-Cómo es el inicio, y cuánto dura

-Dónde se localiza el dolor y de qué tipo es,

– Si se asocia con náuseas o vómitos,

-Si antes de aparecer podemos predecirlo por alguna sensación específica previa

-Si establecemos alguna asociación con un hábito

Cuántas veces al mes aparece, con qué se calma

-Si necesitamos fármacos cuales son, y cuántos tenemos que tomar.

cefalea-2

¿Qué puede hacer mi médico por mí?

Tras la entrevista anterior, realizaremos una exploración física, centrándonos en el examen de cabeza y cuello y el examen neurológico. Este examen nos permite descartar esa posible asociación con otra enfermedad. Si el examen neurológico se encuentra dentro de la normalidad, pasaremos a iniciar el tratamiento según el patrón de cefalea por el que nos hayamos decantado.

Este tipo de tratamiento se basará en un tratamiento puntual, que es el tratamiento de las crisis de dolor y que se aplicará en el momento de la cefalea, y a él se le podrá añadir un tratamiento preventivo. Este tratamiento preventivo se tomará durante un tiempo continuado si tu cefalea repite muchas al mes,  con el objetivo de que los episodios de dolor sean menos frecuentes y menos intensos.

¿ Es necesario hacer un TAC?

No. En las cefaleas tu médico te realizara un interrogatorio en el cual se asegurara de que no presentas síntomas de alarma. A continuación te realizara una exploración neurológica para ver tu sistema nervioso.

Si no tienes síntomas de alarma y la exploración es normal , no es necesario realizar pruebas , ni realizar un TAC cerebral. El TAC y otras pruebas solo se realizaran en los casos en los cuales tu médico tenga sospechas de que se trate de cefaleas de otro origen.

¿Y qué puedo hacer yo?

Por  todo lo mencionado en el punto anterior, se deduce que un buen hábito de sueño, retirar de la dieta aquellos alimentos o tóxicos desencadenantes e intentar disminuir nuestro estrés ayudarían a la no aparición de nuestro dolor de cabeza.  Además, cuando se presenta, ayuda un ambiente tranquilo libre de ruidos, con luz tenue y descansar si es posible.

  • Adopta una postura adecuada, si pasas tiempo sentado o frente al ordenador, y asegúrate de que tus artículos para el descanso, como tu almohada, son adecuados.
  • Relájate: Es importante realizar ejercicios que relajen la musculatura cervical, y cualquier otro tipo de ejercicio, o técnica de relajación es favorable para mejorar el riego sanguíneo y manejar mejor el estrés.
  • No abuses de la toma de fármacos, pues el abuso de analgésicos provoca episodios frecuentes de cefaleas crónicas. Sigue el tratamiento de u médico.

 

Mi médico tiene lista de espera, ¿tengo que correr?

Cuanto antes acudas, antes podremos poner solución a tu problema. Pero no es lo mismo que hablemos de tu cefalea habitual que de una cefalea asociada a algún signo de alerta. Éstos son los síntomas que deben hacerte acudir rápidamente:

Que la cefalea se inicie a una edad mayor a 65 años

Que el dolor de tu migraña habitual, cambie de lado de localización

Que el dolor de cabeza ocurra tras un traumatismo en la cabeza

Que el dolor aparezca asociado al realizar ejercicio o deporte intenso

Que tengas alteraciones de la visión, habla, movimientos o sensibilidad

Que te produzca vómitos que no ceden

Que sea cada vez más fuerte, que te despierte por la noche, o que no ceda en dos días

Recuerda: Las cefaleas son tratables. No es necesario padecer dolor.  Acude a tu Médico de Atención Primaria antes de abusar de los analgésicos, te guiaremos sobre los hábitos y tratamientos  necesarios para combatir tu dolor y recuperar tu actividad habitual.

Revisado: marzo 2016

REFERENCIAS:

  • Fernández de Sanmamed Gutiérrez R. Tranche Iparraguirre S. ¿Cuándo tengo que pedir pruebas complementarias en una cefalea?AMFj2012;1(3):1
  • Organización Mundial de la Salud {sede Web}. Centro de prensa. Notas descriptivas. Cefaleas [abril 2016; julio 2016] . http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs277/es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *